Archive for julio 27th, 2007

julio 27, 2007

A dos años de la tragedia.

por bajurtov

untitled.jpg
Soldados expulsando judíos en Gush Katif
bajo las órdenes de Ariel Sharon.

Ya pasaron dos años desde que un día cualquiera se levanto el héroe nacional Ariel Sharon,una mañana clara como tantas otras,y mientras desayunaba junto a sus hijos se le ocurrió que expulsar a 8.500 judíos de Gaza y Samaria norte,le quitarían a esa ”espada de Damocles” que pendía entonces sobre su cabeza: La destitucion en el cargo de Primer Ministro y la carcel.
Llamó al CENTRO RABIN PARA LA PAZ para que le envien profesionales que les laven el cerebro a sus policías judíos de Varsovia y asegurarse de que estos no se le arrepintiesen a último momento.
Los psicólogos se encargaron de explicarles,durante meteóricos cursos especiales, que los ”colonos” eran los enemigos de la paz a los que había que sacrificar para llegar a un acuerdo con los países vecinos y que no debían verlos como a hermanos,sino, como a enemigos a quien debían desalojar sin complejos de culpa..
Finalmente su ”Juddenrein” fue llevado a la práctica con éxito en solamente dos semanas,mucho mas rápido de lo planeado.
El Fiscal general de la nacion,el timorato Meni Mazuz,le cerró la denuncia por corrupcion y recibo de coimas,a instancias del siempre mal recordado filo árabes, Aaron Barac,Juez supremo de justicia de entonces, quien asi pagó el favor al viejo zorro por sus servicios prestados.
A dos años de esta página vergonzosa de la historia de nuestro pais,nos quedan solo esas familias que viven humilladas por sus vecinos izquierdistas ,que le alquilan el terreno de los kibbutzim al estado para instalar alli sus caravanas y que los hostigan diariamente para que dejen el lugar,sin trabajo,comiendose esa ridícula suma de dinero recibida en concepto de indemnizacion,y con sus familias destruídas a raíz del abandono de sus hijos,traicionados por esa sociedad por la cual lucharon y que les dio las espaldas…
Pero tambien nos queda Ariel Sharon,quien todavía sigue ”durmiendo” su castigo por animarse a desafiar los mandamientos del Eterno Bendito Sea.