Archive for julio 2nd, 2008

julio 2, 2008

Tres muertos y mas de 50 heridos en salvaje atentado terrorista en Jerusalem

por bajurtov

Tres muertos y decenas de heridos en un atentado terrorista en Jerusalem
La calle Yaffo, en un mediodía sangriento en Jerusalem.

Un palestino de Jerusalem oriental mató a tres ciudadanos israelíes conduciendo un tractor en la calle Yaffo en la ciudad de Jerusalem. Por lo menos 36 personas resultaron heridas, y por el momento no se sabe el total de muertos. El atacante fue abatido por dos policías, después de haber atacado a conductores, transeúntes y pasajeros de dos autobuses volcados.



Atentado por atropellamiento con un tractor en el centro de Jerusalem: tres personas resultaron muertas. Una de ellas, una mujer aplastada dentro de su automóvil, cuando un palestino, habitante de Jerusalem Oriental, manejó un tractor de la construcción en medio de la calle Yaffo en Jerusalem, atropellando gente y llevándose por delante automóviles y a dos autobuses de Egged, que volcaron.

Dos efectivos de seguridad se subieron al tractor y comenzaron a forcejear con el terrorista, hasta que lo abatieron cerca del hospital Shaarei Tzedek.

La policía informó que hay temor de personas atrapadas debajo del tractor. El conductor es un árabe de uno de los barrios de Jerusalem Oriental, de 30 años, conocido por la policía por sus antecedentes penales.

En el lugar se registró un tendal de destrucción, heridos y muerte. El Maguen David Adom se declaró en emergencia por “incidente con víctimas numerosas”. La mayoría de los heridos, por ahora 36, son de leve consideración, pero entre ellos hay una madre con su beba.

El comandante de la Policía de Jerusalem, Aharón Franco, dijo al Canal 2 que “un terrorista montado en un tractor de tipo Schuffel comenzó a atacar a vehículos por la calle Yaffo, entre ellos dos autobuses. Al parecer hay muertos, pero no sabemos el número exacto. No hubo avisos tempranos de inteligencia sobre este ataque”.

Según el vocero de Egged, Yossi Kackas, “dos de nuestros autobuses fueron atacados y volcaron, uno de la línea 13 y otro de la línea 60. Ambos viajaban hacia el Mercado Majané Yehuda y hacia la Estación Central de Autobuses. El 13 llevaba 35 pasajeros y el 60 llevaba 15. Los choferes y parte de los pasajeros resultaron heridos o sufrieron ataques de pánico”.

Testigo ocular: “Pensé que era un tractor en su trabajo, pero de repente tomó la calle Yaffo y comenzó a subirse a los autos desenfrenado. Los coches estaban parados en los semáforos, y él con su tractor los pisaba y los azotaba con su pala. Le grité a la gente: ‘Dispárenle’. Vi a un uniformado salir del edificio Migdal Hair con su rifle Uzi hacia él. El tractor siguió hacia Majané Yehuda y volteó un autobús, golpeando a los transeúntes y a quien estuviera en la calle. Los coches se desarmaban por cantidades. Sólo en las películas se ven cosas así. Sencillamente terrible”.

POVESHAM

julio 2, 2008

El 75% de los judíos en Israel se niega convivir con los arabes

por bajurtov
julio 2, 2008

La esperanza del ”Zurdaje” israeli sigue desilusionando a todos.

por bajurtov

Esperaba más de Tzipi Livni

1/7/2008 – 07:58

Livni afirma por un lado que hay que reaccionar militarmente a toda violación al alto el fuego desde Gaza. Por otro, sigue negociando con Abu Alá por la división de Jerusalem. Hay un solo modo de explicar sus zigzagueos.

“Hay que reaccionar militarmente y de inmediato a todo disparo de Kassam… No me interesa quién disparó”. Si tuvieran que adivinar quién dijo esta frase, es probable que Tzipi Livni estaría en el fondo de la lista, luego de diputados “halcones” de la derecha política. En efecto, hasta hace algunos días, a nadie se le habría ocurrido que la ministra de Relaciones Exteriores del Estado de Israel, que ocupa su tiempo, en especial, en diálogos secretos con Abu Alá sobre la división de Jerusalem y la entrega de más territorios, llamaría abiertamente a una reacción militar tan enérgica. Parte de nosotros todavía recuerda cómo atacó, junto con Ehud Olmert, a Avi Dichter, que llamara, ya en 2006, a convertir a Beit Janún en una ciudad fantasma.

Del titular que aparece a su nombre en el sitio oficial del partido Kadima, se podía casi pensar que Tzipi Livni había comenzado a internalizar la lección de la Desconexión, la retirada unilateral de Gaza, que ella impulsara con tanto entusiasmo. “Hemos salido de Gaza y nos dirigimos a las colonias. Lo que recibimos a cambio fue terrorismo”, dice el título de su columna.

Pero quien esperaba una postura nueva o, por lo menos, coherente, se desilusionó rápidamente en las siguientes líneas: “Israel ya ha aclarado que está dispuesto a efectuar concesiones territoriales para llegar a la paz”.

Hay personas que quizás se pregunten: ¿qué ha provocado el cambio en las palabras de Livni? ¿Se trata esta vez de un verdadero cambio? La respuesta, lamentablemente, decepciona. No fue el sufrimiento de los habitantes de Sderot: como se sabe, la Desconexión ha aumentado en cientos de porcentuales la dimensión del disparo de misiles Kassam contra ellos.

Y a no equivocarse: tampoco fue el copamiento del Hamás ni el secuestro de Guilad Shalit lo que generó una línea dura en la ministra. Fueron las elecciones internas. Livni sabe que los ciudadanos de Israel están hartos de una política floja basada en la tercerización de la seguridad en manos egipcias o en acuerdos con el Hamás.

Tzipi Livni, que ingresó en la política basada en el buen nombre de sus padres, conocidos comandantes en las filas del Etzel, está dispuesta a continuar con sus malabarismos políticos, con los que se pasó del Likud a Kadima, y del rol de la “militarista” al de concesionista extrema.

Para reforzar sus posibilidades de ganar las elecciones dentro de Kadima, todo vale. Para ello, está dispuesta a declarar que la Desconexión condujo al terrorismo y, al mismo tiempo, impulsar otra descoexión, llamar a una respuesta militar, y a más acuerdos de entrega de territorios.

La ministra Livni, ciertamente, se diferencia de sus compañeros en la cúpula partidaria, en que no está sospechada de ilícitos, pero no se diferencia lo suficiente como para retirarse del partido. Más allá de sus débiles pataleos sobre los actos de sus correligionarios Olmert y Hirchzon, su desempeño está plagado de fracasos.

Durante la Segunda Guerra del Líbano, en el verano de 2006, no logró explicar la posición de Israel y nos dejó con una resolución 1701 que no devolvió a los prisioneros a casa, sino a Hezbollah al sur del Líbano con un arsenal de misiles tres veces más grande que antes de la guerra. La misma Livni, encargada del esclarecimiento a favor de Israel, explicó a la prensa en abril de 2006 que las organizaciones terroristas que atacan a soldados no son terroristas.

Livni debilitó a Israel nuevamente cuando fue la primera en reunirse con Abu Mazen pocos meses después del secuestro de Guilad Shalit cuando aquél era miembro de un gobierno de unidad con Hamás, y un día después de que atacara furibundamente a Israel desde el podio de la ONU.

Es más, en lugar de explicar la postura de Israel y su necesidad de fronteras defendibles, grita desde todo escenario internacional que la creación de un estado palestino es del interés israelí.

Los habitantes de Israel quieren un cambio, están ansiosos por él, y no hay encuesta que no confirme esta sensación. Pero nosotros estamos presos de líderes cerrados, que atan la voluntad popular e intentan lavarle el cerebro con consignas tranquilizantes, con tal de no tener que desocupar sus sillones. A pesar de la imagen que transmite, Livni no es diferente en lo más mínimo de sus compañeros aferrados a sus sillas.

Por Yehiel Leiter – Israel Hayom