Un polémico personaje que podría llegar a ser el primer presidente judío de la República Argentina.

por bajurtov

rabinobergman
El Rabino reformista Sergio Bergman: Atacado por la
izquierda y la derecha en La Argentina.

Esta nota fue publicada en MERCOSUR NOTICIAS:

PARA EL RABINO SERGIO BERGMAN
Por Hugo Presman (x)

¿Sabes una cosa Sergio? No te reconozco. Y sin embargo estás igual. La misma Kipá multicolor. La misma buena oratoria. Tu rostro joven. Si. Estás igual que cuando pedías justicia por las victimas del criminal atentado contra la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina). Ahí en Plaza Lavalle frente a tribunales (en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Cuando eras un referente de Memoria Activa. Junto a Diana Malamud. Paso mucho tiempo. Por eso tal vea se me confunden los tantos. Pero si mal no recuerdo te referenciabas en Marshall Meyer (estadounidense), el rabino que acompañaba a las madres en los años de plomo, en sus rondas alrededor de la Pirámide de Mayo. Aquel al que un día se le acercó un padre cuya hija estaba desaparecida y le dijo Marshall ¿Que haces aquí? ¿Tenes un hijo desaparecido? No, le respondió. Estoy aquí porque vos tenes un hijo desaparecido.

Estás igual y sin embargo no te reconozco a pesar de la misma kipá multicolor. Dejaste Plaza Lavalle y reapareciste en la Plaza del Congreso colocándote en el palco a la derecha de (Juan Carlos) Blumberg (político de la derecha represiva). Cambiaste a la libertad del himno repetida tres veces por la seguridad por triplicado. Y eso no es muy republicano. Aunque entonces aún no habías adherido al discurso del democratismo vacío. Marshall Meyer ya no te guiaba. Ahora te seducía el falso ingeniero (Blumberg que se hacía pasar por ingeniero hasta que fue descubierto). Y la prensa del establishment empezó a darte espacio.

Ahora te buscaban, hacías declaraciones, te convertías en un referente moral. Aunque para ellos estuviera rodeados de admiradores del terrorismo de estado, de la mano dura. Lejos quedaban los lunes poco concurridos de Plaza Lavalle. Ya no estabas en Memoria Activa. Ahora militas en Amnesia Activa.

Nada de lunes sin gente y sin prensa. Ahora velas y medios. Buscaste la cobertura del cristianismo institucional. (El cardenal Jorge) Bergoglio, (el sacerdote derechista Guillermo) Marcó. Escribiste libros que parecen una versión actual de los manuales de educación democrática, materia que se implementó a partir de la Revolución Fusiladora (golpe contra el peronismo en septiembre de 1955).

Para que el pueblo no cayera nuevamente en una dictadura. Ahí también se hablaba de república y democracia mientras se proscribían a las mayorías populares. No se podía, sin cometer un delito, mencionar a (Juan Domingo) Perón, Eva Perón, Partido Justicialista. No tenían voz los millones que lo respaldaban. Pero los Bergman de entonces hablaban de la segunda tiranía. Y los que se decían democráticos y revolucionarios eran entre otros tus socios actuales Sergio: la Sociedad Rural (Argentina), el diario “La Nación”, la Iglesia Institucional, las franjas de clase media que miraban despectivamente a los cabecitas negras que tenían el tupe de gozar de derechos solo reservados hasta entonces a otros sectores. ¿Sabes Sergio que los cabecitas negras han sido discriminados, aquí, en nuestra Argentina, como los judíos lo han sido en otras sociedades?. Y vos Sergio, el que tenía como referente a Marshall Meyer, al humanismo judío, el de la kipá multicolor, hoy bendecís a muchos de los discriminadores. Hablás de nuestros hermanos del campo. No te referís a los peones rurales. A los pequeños y medianos propietarios por fuera del modelo sojero, a los campesinos sin tierras o expropiados de la zona no pampeana. A ellos no los ves. Los “hermanos del campo” son (Hugo) Biolcatti, (Luciano) Miguens, (Mario) Llambías, (Gustavo)Grobocopatel. Te convocan a dar charlas de la Mesa de Enlace junto a Vicente Massot, el sólido cuadro intelectual y propietario de (el diario “La) Nueva Provincia” (de la ciudad de Bahía Blanca), tradicional vocero de la Marina, que justifica la tortura, defendió el terrorismo de Estado y minimizó el holocausto.

¿Será que si ese Dios en que crees, contemplara nuevamente impávido una remake de los años de plomo, vos estarías contra los que denostaban a las madres que buscaban a sus hijos? Si existe una vida después de esta, Marshall Meyer debe haberse muerto de nuevo.

Pareces la versión religiosa en envase judío de Elisa Carrió.

Por eso dijiste (en el acto por la presunta seguridad): “Hay una Argentina que puede ser República después de Néstor” (Carlos Kirchner) “No entreguen ningún voto, ni la dignidad” “Hay que llenar las mesas para que no nos roben los votos” “Tenemos que tomar eso que aprendimos de los hermanos del campo. Hay que organizarse para defendernos. La inseguridad se resuelve con decisión política”.

Créeme Sergio que no te reconozco. Aunque estés igual. Con tu kipa multicolor, tu habilidad oratoria y tu figura de joven querible. Cambiaste tu discurso y tus amigos. Tus aliados. Nunca más la marginalidad. Ahora la primera plana del establishment. Por eso dijiste, en un acto contra la inseguridad que convertiste en un acto opositor, que no hay que confundir “el legado de Perón con la locura de (el emperador romano Tiberio Claudio) Nerón”. No seas hipócrita Sergio. Vos, si hubieras sido contemporáneo y mayor de edad entre 1945 y 1955, hubieras estado contra “la segunda tiranía”. Pregúntale sino a tus nuevos amigos. Donde estuvieron o donde se hubieran ubicados. Hubieras dicho que Perón era Nerón. Que incendiaba la República y asesinaba la democracia. Y que los que lo apoyaban eran la barbarie. Para que se concrete la República que vos y tus aliados quieren, hay que implantar el voto calificado. Y en la lógica de ese razonamiento de democracia blanca es posible que vos como argentino de origen judío también quedes excluido.

Tanto esperar el Mesías, que te impacientaste. Tu confusión te llevó primero a encontrarlo en Blumberg y ahora en la Mesa de Enlace. Crees que Alfredo de Angelí es la reencarnación del un luchador del Ghetto de Varsovia y (Elisa María Avelina) Carrió una continuación de los profetas.

No te reconozco Sergio Bergman. Te ha encandilado el vellocino del oro mediático. Cada vez más cerca de los poderosos. Reemplazaste el Antiguo Testamento por el diario “La Nación”. Cada vez más lejos de Dios si este existe. Que él, que contempló impávido Auschwitz y la Esma (Escuela de Suboficiales de Mecánica de la Armada, principal centro de tortura y asesinato de la dictadura entre 1976 y 1983), los bombardeos en Gaza, en la Plaza de Mayo, atrocidades múltiples y tus involuciones, te perdone.

AHORA LES MOSTRAMOS COMO VE AL RABINO BERGMAN EL BLOG NAZI ARGENTINO ”RADIO CRISTIANDAD”:

7 comentarios to “Un polémico personaje que podría llegar a ser el primer presidente judío de la República Argentina.”

  1. Esta si es una buena noticia!!!.Cuando los justos gobiernan el pueblo se alegra.Ojala y sarga elegido!!!!.Así los argentino no tendrán que salir a otros países,Porque los gobiernos asta ahora en Argentina ,no han mirado mucho por el pueblo que se diga!!!

    Me gusta

  2. Lo que menos me gusta es que la Iglesia Catolica este por medio en este asunto.¡¡¡ESO NO ME GUSTA NADA,!!!!!!!

    Me gusta

  3. No coincido con Bergmann en muchos aspectos, pero la carta me parece escrita más desde el rencor que desde la razón, más desde una izquierda vernácula que nunca supo hacer y sí criticar a quienes se atreven a andar por el camino de las acciones.
    La Iglesia Católica, en Argentina, es para alegría o pesar, un referente social ineludible, cualquiera que desee tener aspiraciones presidenciales, debe establecer con ella canales de comunicación y siendo Bergamann no sólo judío, sino también rabino, si sus aspiraciones son presidenciales, deberá tragar más de un sapo frente a lo que los liberales llamaban manos muertas (la Iglesia Católica)

    Me gusta

  4. Esperemos que por el bien de la Argentina y la imagen de la comunidad judía, ese payaso de Bergman no llegue ni a la esquina…

    Me gusta

  5. Mas allá de la opinión personal que cualquiera puede tener respecto del Rabino
    Sergio Bergman, las críticas de Hugo Presman incurren en una típica falacia
    argumental: la falacia “ad hominem”. Como técnica retórica, puede ser
    poderosa. De hecho, se usa a menudo para convencer a quienes se mueven más por
    sentimientos y por costumbres acomodaticias que por razones lógicas. Ahora,
    como argumento, es de una pobreza franciscana: acá el único recurso que se utiliza
    para descalificar las ideas que sostiene una persona (Bergman) es el de asociarla con la
    Revolución Libertadora, el Proceso o yerbas similares. Patético. En todo caso,
    sería bueno que la crítica a las ideas o posturas que sostiene el Rabino
    Bergman se hagan con argumentos. Acá, brillan por su ausencia.

    Me gusta

  6. Mas allá de la opinión personal que cualquiera puede tener respecto del Rabino
    Sergio Bergman, las críticas de Hugo Presman incurren en una típica falacia
    argumental: la falacia “ad hominem”. Como técnica retórica, puede ser
    poderosa. De hecho, se usa a menudo para convencer a quienes se mueven más por
    sentimientos y por costumbres acomodaticias que por razones lógicas. Ahora,
    como argumento, es de una pobreza franciscana: acá el único recurso que se utiliza
    para descalificar las ideas que sostiene una persona (Bergman), que siempre se pueden discutir, es el de asociarla con la Revolución Libertadora, el Proceso o yerbas similares. Patético. En todo caso,
    sería bueno que la crítica a las ideas o posturas que sostiene el Rabino
    Bergman se hagan con argumentos. Acá, brillan por su ausencia.

    Me gusta

  7. comentario borrado por imberbe

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: