Archive for octubre 12th, 2009

octubre 12, 2009

Entregarle un premio a Hussein Obama por ”acercarse al mundo musulman” es como darle un premio al Pápa por acercarse al cristianismo…

por bajurtov

Sorpresa y críticas en el mundo por el Nobel de la Paz a Obama

El comité noruego destacó las iniciativas en materia de desarme nuclear, diplomacia y multilateralismo del mandatario estadounidense. Hubo elogios y también despertó polémica dentro y fuera de EE.UU. por “prematuro” e “incoherente”.

Por: Ana Baron, corresponsal

//

1 de 5
Obama, poco después de haber ganado la presidencia, en noviembre último. (EFE)

//

Todavía no había salido el sol en Washington cuando el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs, lo despertó y le dijo: “Sr. Presidente, le han otorgado el Premio Nobel de la Paz”. La sorpresa de Barack Obama fue tan grande como la que pudo observarse en el mundo entero. Nunca antes el anuncio de un Nobel de la Paz tuvo reacciones tan polarizadas. En Washington, como en las grandes capitales europeas, asiáticas y musulmanas pudieron escucharse aplausos entusiasmados como también muchos silbidos de desaprobación.

El Comité noruego explicó que decidió otorgarle a Obama el prestigioso premio por sus iniciativas para reducir el número de armas nucleares en el mundo, sus esfuerzos para acercarse al mundo musulmán, el acento que pone en su política exterior sobre la diplomacia y el multilateralismo y el impulso que le ha dado a las negociaciones sobre cambio climático. “Obama ha creado un nuevo clima internacional”, dijo el Comité.
La presidencia de Obama, sin embargo, tiene apenas 9 meses. Mas allá de los cambios que ha comenzado a instrumentar en la orientación de la política exterior, EE.UU. sigue involucrado en dos guerras -en Irak y en Afganistán-, el conflicto en Oriente Medio está estancado. Irán y Corea del Norte siguen adelante con sus respectivos programas nucleares y viene siendo cuestionado por el acuerdo con Colombia por el uso de 7 bases militares, la reactivación de la IV Flota y la poco consistente oposición al golpe de Estado en Honduras. De hecho ayer no hubo festejos en la Casa Blanca ni en la sede del Partido Demócrata.

“No es como esperaba despertarme esta mañana”, admitió el laureado, revelando que poco después del llamado de Gibbs ingresó en su cuarto su hija mayor, Malia, de 14 años, y le dijo: “Papá, ganaste el Premio Nobel de la Paz y es el cumpleaños de Bo”, el perro de la Casa Blanca. Su hija menor, Sasha, añadió: “Y además viene un fin de semana de tres días”.
“Es bueno tener niños que te permitan mantener la perspectiva de las cosas”, comentó Obama, quien señaló que no veía este premio como un reconocimiento a sus logros. “Para serles honesto, no siento que merezca figurar entre esos hombres y mujeres que me han inspirado e inspiraron al mundo entero con sus valientes luchas por paz”, dijo. En la larga lista de galardonados está por ejemplo Mijail Gorbachov, quien obtuvo el premio por su contribución a terminar la Guerra Fría, y Nelson Mandela por su lucha contra el apartheid en Sudáfrica.
Obama explicó que aceptaba el premio en tanto que lo consideraba “un llamado a la acción”, un llamado a otras naciones para enfrentar los desafíos del siglo XXI conjuntamente. “A través de la historia, el Premio Nobel de la Paz no fue utilizado únicamente para honrar un determinado logro, fue utilizado para darle impulso a determinadas causas”, explicó.

Obama irá a recibir el premio el 10 de diciembre próximo a Oslo pero ya ha anunciado que donará los 1.400.000 dólares que le corresponden. El premio pone en evidencias, sin embargo, las diferencias que hay entre Europa y EE.UU.. Mientras que en el viejo continente Obama es venerado sin límites, en EE.UU. las críticas de la oposición republicana a su gestión internacional han sido feroces. El presidente del comité del Partido Republicano, Michael Steel, dijo que Obama ganó el premio más por el poder de “estrella” que tiene que por sus logros. Más aún, el representante republicano Gresham Barrett comentó jocosamente: “No estoy seguro de qué le gusta más a la comunidad internacional, si su actitud dubitativa en Afganistán, el retiro del escudo antibalístico ene Europa Oriental, darles la espalda a los luchadores de la libertad de Honduras, hacerle arrumacos a Castro, ponerse del lado de los palestinos en contra de Israel o ponerse casi duro con Irán”.

La reacción no fue mucho mejor en ciertas páginas ultraprogresistas de internet, donde algunos escritores insistieron con que Obama debería terminar las guerras antes de recibir el premio. “Ahora se puede hablar de cooperación internacional mientras que se envían aviones sin pilotos a tirar bombas sobre gente inocente en Afganistán…y ganar el premio de la Paz, hay algo que está mal en esta foto”, dijo Mike Ferner, presidente de Veteranos por la paz.