El gentil hindú es un sionista y el judío, un traidor pro-”palestino”…!

por bajurtov

“Amo al público argentino”

29/09/10

Zubin Mehta. El director indio ya pasó el sábado por San Pablo con la Orquesta de Munich. Llega aquí pasado mañana.

PorEleonora Gosman

El día lluvioso y gris conspiraba contra la convocatoria musical. Pero con los primeros sonidos de la obertura de la ópera El murciélago que atravesaron el parque de Ibirapuerta (en la capital paulista), la mañana del sábado último, se produjo una aglomeración frente a su anfiteatro. Con un silencio apenas quebrado por el viento, sin las voces que suelen poblar por el mediodía ese bosque tropical localizado en el centro de la megaciudad, los aficionados se dispusieron a escuchar a la Filarmónica de Munich conducida por el magistral Zubin Mehta.

El músico transportó a los melómanos paulistas a través de los románticos de la segunda mitad del XIX y la primera del XX. A veces alegre, otras arrolladora, la Filarmónica del sur alemán ejecutó a Johann Strauss II, a Friedrich Kreisler, Max Bruch, Dvorak, Brahms y Sarasate. Para el cierre, preparó algo muy especial. Más que la obra elegida, la Obertura 1812 de Tchaikovsky, fue una novedad que la filarmónica integrara a los músicos brasileños de la sinfónica de Heliópolis, una de las mayores favelas de la capital paulista.

Como en San Pablo y en Río, junto con la orquesta de Munich se presenta Mayuko Kamio, una joven violinista japonesa de 24 años que obtuvo la Medalla de Oro en el décimo tercer festival internacional Tchaikovsky en Moscú (en el verano de 2007). En 2009 se vinculó a la Orquesta del Estado Bávaro, con sede en Munich además de otras sinfónicas. Con su cuerpo magro y sus 24 años, la violinista puso en tensión hasta la última fibra muscular y brindó una ejecución preciosa de Fantasías sobre temas de Bizet de Pablo de Sarasate.

El mismo programa e idénticos intérpretes estarán este sábado a las 13 horas en el Obelisco, en un espectáculo montado por el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires bajo el auspicio del diario Clarín y revista Ñ . A la comuna porteña le habría gustado incluir a jóvenes músicos argentinos de los barrios marginales. Pero -según confiaron a esta periodista, representantes del Gobierno de la ciudad, que asistieron a la velada matutina- ya no había tiempo para imitar la iniciativa brasileña.

Para el músico indio, que inició la nueva gira por San Pablo, para estar hoy en Río y a partir del viernes en la Argentina, éste es un regreso con varias innovaciones. Es la primera vez que desembarca en el sur de América con la Filarmónica de Munich. En su última gira por las grandes capitales de la región, hace apenas un año, vino con la Filarmónica de Israel.

Mehta, hijo de una aristocrática familia de la India, no puso reparos para que sus aficionados pudieran aparecer en fotos junto a él. Originario de la ciudad de Bombay, estudió en el conservatorio de Viena, al igual que nuestro compatriota Daniel Barenboim. Eso explica ciertas coincidencias en los repertorios musicales, si bien Mehta es violinista y Barenboim, un virtuoso del piano. Las diferencias entre ambos se profundizan en el terreno de la política internacional. Mehta dirigió en julio pasado un concierto con la Filarmónica de Israel en la frontera con Gaza. Su objetivo, dijo, era llamar la atención al mundo y a los palestinos sobre la necesidad de liberar al soldado Gilad Shalit que desde hace 4 años está en cautiverio. “Todo Israel quiere la libertad de Gilad” dijo. Esto marca la diferencia con Baremboin, de 68 años y de familia judeo-rusa, quien forjó hace 20 años una sólida amistad con el fallecido Edward Said, uno de los mayores intelectuales palestinos, profesor en Columbia University. En su biografía oficial, el gran pianista y director argentino resalta que con Said compartían la misma visión sobre el potencial de la cooperación palestino-israelí. Esto condujo al argentino a realizar en 1999 su primer concierto recital la universidad de Birzeit en el West Bank.

Mehta adquirió tempranamente renombre mundial. En 1958, se estrenaba como maestro en Viena. A lo largo de su vida condujo varias orquestas de primera línea como la Sinfónica de Montreal, la Filarmónica de Los Angeles y la de Nueva York.

Pero su trabajo más duradero fue en la Filarmónica de Israel. Es director honorario de la Filarmónica de Munich y director artístico de la Opera Bávara. En una entrevista en San Pablo el sábado por la mañana, Mehta dijo que Brasil representa, para él, “algo muy especial” y destacó la fineza del oído paulista (en esta ciudad, salvo honrosas excepciones, el gusto por la música clásica se limita a las clases sociales altas). Político y “polite”, Mehta también declaró su amor por la Argentina y el teatro Colón. “Amo a su público”, sostuvo.

Esta vez porteños y turistas podrán disfrutar de la música al aire libre y sin pagar entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: