Condenado a muerte en Iran por ”enemistarse con D-s”

por bajurtov

Habibollah Latifi cumplió en octubre tres años en la cárcel. Pero no en una prisión cualquiera, en una de máxima seguridad donde lo tiene confinado el régimen de Irán. Allí, cumple una condena por “enemistarse con Dios”, un cargo que en el país persa se puede pagar con la vida. Y ese podría ser el destino de “Habibi” si la campaña internacional que han lanzado para ayudarlo no surte efecto.

La pesadilla de Latifi empezó en octubre de 2007 cuando fue detenido acusado de terrorista, un cargo que él desmiente. Por aquellos días, estudiaba ingeniería en la Universidad de Azada en la provincia de Ilam en el sudoeste del país.
Irán acusa a Latifi -de origen kurdo- de haber participado de una serie de atentados en la provincia de Kurdistán en 2007 y de ser miembro del PAJK un partido separatista de Kurdistán. La familia del joven asegura que sólo confesó bajo tormentos, pero que nunca tuvo nada que ver con aquellos ataques. “Habibi” fue brutalmente torturado y tuvo que ser internado dos veces a causa de las heridas.
Activistas iraníes que trabajan a su favor, le contaron a Clarín.com que su sentencia de muerte estaba programada para el domingo. Pero que un grupo de ellos se reunieron afuera de la cárcel en la que está detenido e incomunicado el joven y protestaron de tal manera que el encargado de la prisión decidió suspenderla hasta nuevo aviso.

Los activistas respiraron. Por poco tiempo. En la noche del lunes, la familia en pleno de Latifi fue detenida: sus padres y sus tres hermanos y hermanas. Además, cayeron 10 activistas, entre ellos Simin Chaichi, un reconocido poeta kurdo.
Tras la detención, los pacifistas iraníes redoblaron sus reclamos e intensificaron la campaña para pedir que se de marcha atrás con la ejecución y salieron, vía Internet, a pedir firmas a los usuarios y el apoyo a líderes mundiales. Saben que la presión internacional es una de las fichas que han jugado a favor de la vida en el pasado.
Así fue como lograron liberar a Shiva Nazar, una joven iraní acusada también de “enemistarse con Dios”. Y frenaron la lapidación de Sakineh Ashtiani, condenada a muerte por haber participado en el asesinato de su marido, según la Justicia iraní.
“La suspensión de la ejecución de Latifi es un paso positivo y ha ayudado a devolver cierta paz y normalidad en el Kurdistán”, reconocieron los activistas a Clarín.com. Sin embargo, “el arresto masivo de la familia de este estudiante kurdo ha causado muchas preocupaciones entre la gente”, advirtieron. Y exigieron comunicarse con el joven. El mayor temor que tienen es que Latifi sea ejecutado en secreto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: