Justo entre las naciones: Chiune Sugihara

por Ricardo

Chiune Sugihara (1 de enero de 1900 – 31 de julio de 1986) era un diplomático japonés que ayudó a millares de judíos a escapar de Europa mientras servía como cónsul del Imperio japonés en Lituania.

Nacido de una familia de clase media, su padre, quería que fuera medico como el, pero deliberadamente reprobó el examen de admisión, ingreso a la universidad de Waseda titulándose en literatura inglesa, dedicándose posteriormente a la diplomacia, siendo destacado en Manchuria, puesto al que renuncio al ver el maltrato que daban a los japoneses los lugareños. Se caso con Yukiko Sugihara, con quien tuvo cuatro hijos, durante esta época se convirtió al cristianismo ortodoxo.

En 1939 se convirtió en vice-consul del consulado japonés en Kaunas, Lituania, un año después se enfrento a una situación que definiría su vida: centenares de judíos polacos y lituanos solicitaban visas de transito en las embajadas extranjeras, y la japonesa, que mantenía una política neutral hacia los judíos no era la excepción, pero los solicitantes debían comprobar su destino, ademas de contar con fondos suficientes para el viaje.
La mayoría de los solicitantes no cumplían ese requisito.
Sugihara solicito instrucciones al ministerio de exteriores en varias ocasiones, pero la
respuesta era que no habían excepciones para quien solicitara una visa.
La gente desesperada se agolpaba fuera del consulado japones, muchos de ellos con sus maletas en mano, solicitaban desesperados un modo de escapar de la persecución. Sugihara, después de consultarlo con su esposa, tomo una decisión: salio a la puerta del consulado, y anuncio que daría una visa de transito a todo aquel que la solicitara.
La gente enmudeció por un momento, y de repente estallaron en vítores.
Sugihara habló con los funcionarios soviéticos, que permitieron que los judíos viajasen a través del país por el ferrocarril Transporte-Siberiano pagando el precio estándar del billete multiplicado por cinco.
Al principio, Sugihara emitió los visados conforme a los procedimientos, pero viendo que le tomaba mucho tiempo, y muchos de los solicitantes no cumplían los requisitos, empezó a ignorar algunas formas, dedicando el y su esposa hasta 20 horas al día, se dice que en un día hacia los visados correspondientes a un mes.
Este era un hecho sin precedentes en la diplomacia japonesa, Sugihara desoyó ordenes directas donde le exigían que dejara de emitir visas, los funcionarios en Japón estaban alarmados ante la creciente llegada de inmigrantes judíos que inundaban los puertos Japoneses y hacían un gran alboroto.
Cuando se terminaron los formatos oficiales, Sugihara empezó a hacerlos a mano, hasta el 4 de septiembre de 1940 cuando el consulado fue cerrado, se le ordeno abandonar Lituania, en la estación del tren, siguió firmando hojas en blanco que le dio a todos los que pudo, incluso cuando el tren se puso en movimiento. Al final entrego su sello oficial a un refugiado para que así salvaran a otros judíos.
Durante los siguientes años, sirvió como cónsul en Praga y Rumania, los rusos apresaron a Sugihara y a su familia, siendo liberados después de 18 meses, regresaron a Japón, donde no se había olvidado su desobediencia y le pidieron su dimisión. Vivio modestamente durante los siguientes años en la Union Sovietica mientras su familia vivía en Japón, pero no fue olvidado por aquellos que salvo, en 1968, Jehoshua Nishri, quien había sido un adolescente en 1940 y ahora era el líder económico de la embajada israelí en Tokio lo busco y lo contacto. Fue saludado por el gobierno
israelí.
En 1985 Chiune Sugihara recibió el honor de Justo entre las Naciones, el y su familia recibieron la ciudadanía Israeli perpetua, honores que fueron recibidos por su esposa e hijo, ya que Sugihara estaba demasiado enfermo para hacer el viaje, un año después, el 31 de julio de 1986 fallecio, sus vecinos no sabían que vivían al lado de un héroe, hasta que vieron que una gran cantidad de judíos ortodoxos, incluyendo al embajador de Israel quienes llegaron a su funeral para presentar sus respetos.
Finalmente el gobierno Japones reconoció la labor de Sugihara, y le ofreció una tardía disculpa a su familia.
Muchas de las personas que se salvaron gracias a las visas de Sugihara, lograron el viaje a través de la union sovietica y llegaron a Japón, donde se les trato  decentemente, de donde hicieron el viaje a Estados Unidos, o al mandato británico de palestina, el futuro Estado de Israel, otros echaron raíces en Japón.
Dado que las visas emitidas eran familiares, muchos padres de familia se llevaron a sus familias consigo, los cálculos mas modestos estiman que se salvaron alrededor de diez mil
personas.

Chiune, su apodo, significa mil vidas.
Su esposa Yukiko Sugihara es Miembro Honorario de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg.

2 comentarios to “Justo entre las naciones: Chiune Sugihara”

  1. Es la segunda vez que leo detenidamente este bello y conmovedor escrito. En ambas ocasiones me ha arancado lágrimas; me he sentido como transportada en el tiempo y siendo un testigo presencial de los acontecimientos aquí narrados; entonces, una mezcla de sentimientos se agolpan dentro de mí y miles de pensamientos me vienen a la mente. Cuán inútiles son muchas veces los “procedimientos” y las “reglas” de los que están en eminencia!!!! Cuán injustas!!!! Cuánta disimulada indiferencia!!!!!

    Ejemplos de justos como estos no deben quedar en el olvido, para avergonzar la bajeza, lo vil, lo mezquino, lo vergonzoso, lo inmundo, lo deplorable, lo ruín, lo humillante y un sinfín de otros atributos que pueden apoderarse del humano. Cómo se atreven a decir los posmodernistas humanistas que todo lo que hay en el hombre es bueno; que el concepto de maldad no existe pues todo es relativo???? Estos ejemplos vivientes están allí para hacer una distinción entre humano y humano.

    Al igual que antaño, una densa oscuridad se cierne sobre los pueblos y el estruendo del mismo espíritu antisemita que precedió a la noche de los cristales rotos ESTÁ RUGIENDO…. ! Sí que duele!!!

    Shalom, Israel!!! Haya paz en tus palacios, dentro de tus muros!!! Bendito sea por siempre Adonai!!!!

    Me gusta

  2. Rectifico: Me ha ARRANCADO lágrimas… Omití una ´r´

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: