Observaciones finales de Geert Wilders en su juicio en Amsterdam.

por ramrock

Geert Wilders

1° de junio 2011

http://www.hudson-ny.org/2165/geert-wilders-trial-remarks

Señor Presidente, Miembros de la Corte,

Estoy aquí por lo que he dicho. Estoy aquí por haber
hablado. He hablado, hablo y continuaré hablando.

Muchos han guardado silencio, pero no Pim Fortuyn,
no Theo Van Gogh y no yo.

Estoy obligado a hablar. Porque Holanda se encuentra
bajo la amenaza del Islam. Como he afirmado muchas veces, el Islam es,
principalmente, una ideología. Una ideología de odio, de destrucción, de
conquista. Es mi firme convicción que el Islam es una amenaza para los valores
occidentales, para la libertad de expresión, para la igualdad de hombres y
mujeres, de heterosexuales y homosexuales, de creyentes y no creyentes.

En todo el mundo podemos ver cómo la libertad está
huyendo del Islam. Día a día vemos nuestras libertades reduciéndose. El Islam se
opone a la libertad. Prestigiosos académicos del Islam, de todas partes del
mundo, están de acuerdo en esto. Mis testigos expertos suscriben mi punto de
vista. Hay más estudiosos del Islam que el tribunal no permitió que llame a
declarar.

Todos están de acuerdo con mis afirmaciones,
muestran que digo la verdad. Esa verdad es la que hoy está siendo juzgada.

Debemos vivir en la verdad, dijeron los disidentes
bajo el régimen comunista, porque la verdad nos hará libres. Verdad y libertad
están inextricablemente conectadas. Debemos decir la verdad porque, de lo
contrario, perderemos nuestra libertad.

Es por eso por lo que he hablado, por lo que hablo y
por lo que continuaré hablando.

Las declaraciones por las que estoy siendo juzgado
son declaraciones que hice en mi función como político que participa en el
debate público en nuestra sociedad. Mis declaraciones no estaban dirigidas a
individuos, sino al Islam y al proceso de islamización. Es por ello que el
Ministerio Público ha concluido que debo ser absuelto.

Señor Presidente, Miembros de la Corte,

Estoy actuando dentro de una larga tradición que
deseo honrar. Estoy arriesgando mi vida en defensa de la libertad en Holanda. De
todos nuestros logros, la libertad es el más precioso y el más vulnerable.
Muchos han dado su vida por la libertad. Nos lo han recordado en las
conmemoraciones del mes de mayo. Pero la lucha por la libertad es mucho más
antigua.

Todos los días, los automóviles blindados me llevan
más allá de la estatua de Johan de Witt en el Hofvijver en La Haya. De Witt
escribió el “Manifiesto de la Verdadera Libertad” y pagó con su vida por la
libertad. Todos los días voy a mi oficina a través de la Binnenhof, donde Johan
van Oldenbarneveldt fue decapitado después de un juicio político.

Apoyado en su bastón, el anciano Oldenbarneveldt
dirigió sus últimas palabras a su pueblo. Dijo: “He actuado con honor y
piadosamente como un buen patriota”. Esas palabras son también mías.

No deseo traicionar la confianza de los 1,5 millones
de votantes de mi partido. No deseo traicionar a mi país. Inspirado por Johan
van Oldenbarneveldt y Johan de Witt, deseo ser un político que sirve a la verdad
y por lo tanto, defiende la libertad de las provincias holandesas y al pueblo
holandés. Deseo ser honesto, Deseo actuar con honestidad y es por eso que deseo
proteger a mi tierra natal contra el Islam. El silencio es traición.

Es por eso por lo que he hablado, por lo que hablo y
por lo que continuaré hablando.

Libertad y verdad. Pago el precio todos los días.
Día y noche, tengo que estar protegido contra las personas que quieren matarme.
No me quejo de ello; ha sido mi propia decisión hablar. Sin embargo, aquellos
que me amenazan, a mí y a otros críticos del Islam, no están siendo juzgados
aquí. Yo estoy siendo juzgado. Y por eso me quejo.

Considero que este juicio es un juicio político. Los
valores de D66 [un partido liberal de izquierda holandés] y el NRC Handelsblad
[un partido de izquierda liberal holandés] nunca serán llevados ante un juez en
este país. Uno de los demandantes indica claramente que sus intenciones son
políticas. Hasta, preguntas que efectué en el Parlamento y la cooperación con el
SPG, son traídas como acusaciones en mi contra por el Sr. Rabbae de GroenLinks
[el izquierdista Partido Verde Holandés].

A la izquierda les gusta forzar la separación de
poderes. Cuando no pueden ganar políticamente, porque el pueblo holandés ha
discernido su siniestra agenda, tratan de ganar en los tribunales. Cualquiera
pueda ser vuestro veredicto, ésa es la amarga conclusión de este juicio.

Este juicio es también surrealista. Estoy siendo
comparado con los asesinos hutus en Ruanda y con Mladic. Hace tan sólo unos
minutos, algunos aquí han dudado de mi salud mental. He sido llamado un nuevo
Hitler. Me pregunto si los que me ponen tales nombres también serán demandados
y, si no es así, también si el Tribunal ordenará el enjuiciamiento.
Probablemente no. Y eso está bien. Porque la libertad de expresión se aplica
también a mis oponentes.

Mi derecho a un juicio imparcial ha sido violado. El
auto del Tribunal de Amsterdam para enjuiciarme, no fue simplemente una
decisión, sino un veredicto de condena por parte de jueces que me condenaron
antes, incluso, de que el juicio real hubiera comenzado.

Señor Presidente, Miembros de la Corte, ahora deben
decidir si la libertad todavía tiene un hogar en Holanda. Franz Kafka dijo: “Uno
ve al sol ponerse lentamente, sin embargo, uno se sorprende cuando, de repente,
se hace de noche”.

Señor Presidente, Miembros de la Corte, no permitan
que las luces se apaguen en Holanda.

Absuélvanme: Pongan fin a esta situación
kafkiana.

Absuélvanme. La libertad política exige que, a los
ciudadanos y a sus representantes electos, se les permita expresar opiniones que
se mantienen en la sociedad.

Absuélvanme, porque si soy condenado, condenarán a
la libertad de opinión y de expresión de millones de holandeses.

Absuélvanme. Yo no incito al odio. No incito a la
discriminación. Pero defiendo el carácter, la identidad, la cultura y la
libertad de Holanda. Esa es la verdad.

Es por eso que estoy aquí. Es por eso que hablo. Es
por eso, al igual que Lutero ante la Dieta Imperial en Worms, que digo: “Aquí
estoy, no puedo hacer otra cosa”.

Es por eso por lo que he hablado, por lo que hablo y
por lo que continuaré hablando.

Señor Presidente, Miembros de la Corte, aunque estoy
aquí solo, mi voz es la voz de muchos. Este juicio no es sobre mí. Es sobre algo
mucho más grande. La libertad de expresión es la fuente de vida de nuestra
civilización occidental. No permitan que esa fuente se seque sólo para adular a
un régimen totalitario. “La libertad”, dijo el presidente estadounidense Dwight
Eisenhower, “tiene su vida en los corazones, las acciones y el espíritu de los
hombres, de modo que debe ser ganada y actualizada diariamente – de otro modo,
como las flores cortadas de las raíces que le dan vida, se marchitará y
morirá”.

Señor Presidente, Miembros de la Corte, ustedes
tienen una gran responsabilidad. No corten la libertad de Holanda de sus raíces,
nuestra libertad de expresión. Absuélvanme. Elijan la libertad.

He hablado, hablo y, es mi deber – no puedo hacer
otra cosa – continuar hablando.

Gracias.

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Difusion: www.porisrael.org

4 comentarios to “Observaciones finales de Geert Wilders en su juicio en Amsterdam.”

  1. Esto se viene a mi muro de Facebook, espero que no haya ningún problema. Shalóm.

    Me gusta

  2. Estoy por nacionalizarme holandés sólo para poder votarle. La lástima que a gente como él los musulmierdas le pintan una diana en la frente.

    Me gusta

  3. Y yo (lo de nacionalizarme holandes, claro, que luego os equivocáis al interpretarme y pasa lo que pasa, jajajaja :D)

    Yo juraría que le da un aire a ZP… jejejeje, es broma…

    Me gusta

  4. Ningún problema, QUE SE DIFUNDA.

    Cuantos mas mejor, ACCIONPORISRAEL.ORG también tiene página en Facebook pero cuanto mas se extienda mejor.

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: