En el Egipto Post-Mubarak se actualizan las buenas viejas Conspiraciones.

por malapeste

Cuando un laboratorio europeo anunció hace dos semanas que los cereales egipcios fueron el origen de la epidemia de e. coli que mató a 48 alemanes y un sueco, el Ministro egipcio de Agricultura no se excusó. Tampoco encargó una investigación del caso.

No. Según el ministro egipcio, el problema no tiene nada que ver con Egipto. Al menos es lo que dijo a los medios de comunicación dispuestos a darle la palabra:

«Israel lleva una guerra comercial contra las exportaciones egipcias,» explicó. Explicación suficiente para cerrar el debate.

Abu-Hadid no es el único ministro del Egipto post-revolucionario  que señala con el dedo de Israel como causante de todas las desgracias de su país. En junio, dijo el Viceprimer Ministro Yehia El-Gamal en el sitio de noticias libanés Al-Nashra, que «Israel alienta los enfrentamientos sectarios entre musulmanes y cristianos en el país».

«Israel no comprende mas que la fuerza y Egipto es un peligro para ellos». «Quieren hacer de Egipto una nación débil», dijo El-Gamal. «Nada deilita mas a Egipto que las tensiones entre las comunidades de musulmanes y cristianos».

Las teorías de la conspiración – con Israel como responsable constante,  reaparecen actualizadas en el mundo árabe, pocos meses después de que todos los comentaristas explicaran que «el Israel culpable en todo momento ya no era posible y los pueblos árabes le habían entendido.» Se añadía entonces que probablemente esa fue una de las razones que empujaron a rebelarse a las tribus del norte de África: «dejar de tomarnos por tontos, sabemos que Israel no está detrás de todos nuestros problemas» decían. Sí, pero como la receta siempre funciona, ¿por qué no seguir aplicándola en la tierra de los faraones?

Hoy, la prensa egipcia es más libre que en cualquier otro momento de estos últimos 50 años, pero el Gobierno sigue en manos de los veteranos de la época Mubarak o mejor del ejército de la época de Mubarak. Y aunque Egipto e Israel están oficialmente en paz, muchos egipcios contínuan hostiles al Estado judío. Los vínculos comerciales y culturales son mínimos.

«Las teorías de conspiración son parte de la textura de nuestra cultura,»dijo Hani Henry, profesor de psicología en la Universidad Americana de El Cairo».»Incluso si tuviéramos un gobierno democrático, el problema no desaparecería.»

El Gobierno egipcio, nombrado y dirigido por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (SCAF), se enfrenta con el aumento del desempleo, una fuerte caída en el turismo y casi 12% de inflación. Ante esos problemas, es más fácil culpar a un enemigo externo que asuma la responsabilida y enfrentar a la ira pública.

La detención a mediados de junio de Ilan Grapel, un estudiante de 27 años, american-israelí, acusado de espiar para Israel y de la agitación social en Egipto, fue considerada por muchos egipcios como una maniobra del Gobierno para desviar la atención del público de sus deficiencias. Grapel viajaba por Egipto trabajando para una organización benéfica que ayuda a los refugiados de África. Su familia, así como el Gobierno israelí, niegan que sea un espía.

«Cuando Policía y manifestantes se enfrentaron en el Cairo en la plaza Tahrir a finales de junio, resultando 1.000 heridos, el SCAF anunció que esas violencias «son parte de un plan para desestabilizar Egipto.»

«Siempre existe una amenaza extranjera», dijo Hani». En la epoca de Nasser, el imperialismo era el hombre del saco. El mperialismo de hoy ha sido sustituido por Israel. «Es una forma de unir una sociedad fragmentada».

En los años anteriores a la caída de Mubarak, la «conspiración internacional encabezado por judíos o Israel» era denunciada regularmente por los funcionarios del Gobierno.

Cuando el Ministro de Cultura Farouk Hosni, no fue elegido para dirigir la Agencia de las Naciones Unidas para la Cultura y la Educación (UNESCO) en 2009, denunció una «conspiración judía gestada en Nueva York». Algunas teorías se han convertido en la rechifla de los medios occidentales. En diciembre de 2010, por ejemplo, el gobernador del Sur del Sinaí acusó al Mossad de una serie de ataques de tiburones en la ciudad balnearia de Sharm Al-Sheikh. »
En los primeros días de disturbios en Egipto, un personaje anónimo, citado como un periodista, en una radio pro-Mubarak acusó: «Israel apoya a los manifestantes»  con el fin de desacreditar a los alborotadores.

 

JSS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: