¿Islamista, musulmán?

por malapeste

“No se trata de islamofobia si están intentando matarte…”

Los teológos musulmanes dividen el mundo en Casa de la Paz o del Islam (Dar al Salam, Dar al Islam) los países islámicos y Casa de la Guerra (Dar al Harba) o sometidos a la Sharia y contra los que debe ejercerse la Yihad en todas sus modalidades hasta conseguir su sometimiento.

De cuando en cuando se levantan buenismas voces en la “casa de la guerra” especialmente después de alguna salvajada yihadista que protestan de que se englobe a todos los musulmanes en el mismo grupo y pretenden establecer una distinción: existirían los musulmanes “malos”, los que practican la violencia fisica activamente y que serían una minoría a los que se llamaría “islamistas” y los musulmanes “buenos” con los que no habría dificultad de convivir, por tener costumbres y pretensiones análogas a las de cualquier persona civilizada y que por ser mayoría y seguir la línea coránicamente correcta serían los realmente autorizados a utilizar el calificativo de musulmanes.

Frente a estos en la “casa de la paz” se levantan voces que dicen que eso son tonterías que no hay islamistas, sino únicamente musulmanes, que todos son lo mismo, apreciación en la que coinciden con los enemigos del Islam mas radicales.

El caso es que nadie ha podido proporcionar una respuesta lógica que explique los motivos por los que alguien aparentemente normal un buen día decide asesinar a perfectos desconocidos, cuanto mas inofensivos mejor. La falta de respeto a los diferentes, el considerarlos inferiores podría explicar la ausencia de barreras psicológicas que impidiesen el cometer el crímen, pero no serían el motivo para cometerlo.

Sin dejar de tener en cuenta ni los distintos motivos por los que los musulmanes asilvestrados y sus partidarios pretenden esa identificación: la captación de mas adeptos, la justificación religiosa a sus crímenes, la protección y encubrimiento por una comunidad mas numerosa etc y que el hecho de que los musulmanes de las distintas sectas a la menor oportunidad se maten entre ellos con un entusiasmo aún mayor que el que dedican a los infieles pudiera ser un indicio de que en realidad el Islám es aún muchísimo peor, ni que tal vez porque quienes establecen esa distinción no conocen los fundamentos del Islam y no han sido capaces de proporcionar apoyo doctrinal que justifique esa diferenciación, no hay el menor inconveniente en aceptar que es evidente que la inmensa mayoría de los musulmanes ni han asesinado ni asesinarán a nadie.

Pero no es menos evidente que la inmensa mayoría de los musulmanes no reacciona o lo hace muy tibiamente frente a las atrocidades yihadistas, sus protestas son formales, por cubrir el expediente, que no se diga que no hubo nadie que no dijo nada en contra, pero flojas y muy escasas, nada que ver con la cantidad y virulencia de las que se producen cuando se produce algo que consideran un ataque al Islam, de hecho en lugar de rechazar y marginar a los criminales asumen un papel protector identificándose con ellos y encubriéndoles, cuando no les proporcionan un apoyo mucho mas amplio y efectivo.

Se acepta que la mayoría de los musulmanes sean buenas personas, pero no hay que olvidar la sentencia de Burke “lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada”, si los musulmanes de bien no desean ser identificados con los criminales, que sean ellos los primeros en rechazarlos y combatirlos, mientras no lo hagan esa identificación será inevitable Si consideran que su religión no les incita al odio, la discriminación, la violencia y la agresión al diferente, que lo demuestren con hechos y empiecen por respetar las costumbres ajenas en general y especialmente las de los países  que los acogen, sin pretender cambiarlas y menos por la coacción y la provocación del tipo que sean. Mientras no lo hagan sus vecinos vivirán en el temor de que todo musulmán en cualquier momento pueda sentir la “llamada de la selva” y convertirse en un musulmán asilvestrado.

2 comentarios to “¿Islamista, musulmán?”

  1. Empiezas la semana con una excelente cosecha entre tus conocimientos, amigo mío. Digno de alguien que hace algo grato a los ojos de nuestro Buen Padre.

    En efecto, tenemos el problema de la falta de lealtad, incluso contra su misma sangre, del pueblo árabe. La falta de sinceridad en sus actuaciones. La falsa discrepancia de los grupos violentos que forman parte de sus sociedades, grupos a los que se unen brutal y salvajemente en cuanto tienen ocasión.

    Por supuesto que hay algunos que serán sinceramente buenas personas, por supuesto. Y por esa misma razón deberán entender que en un momento dado se endurezcan mucho las leyes, y que de ese endurecimiento culpen a sus compañeros salvajes y criminales.

    Porque las leyes se deben endurecer hasta límites que permitan la libre vida de las gentes de bien. Y aplicar medidas firmes que disuadan a la gente de mal a hacer de las suyas en los paises de acogida.

    Es bien conocido la diferencia de actuaciòn de una persona individualmente y en el seno de un grupo. En el segundo caso suele quedar anulada su individualidad y pasar a formar parte de algo que en ocasiones difiere absolutamente de su manera de entender la vida, pero que él considera suyo.

    Y eso es la comunidad musulmana. Sencillamente.

    Me gusta

  2. el islam adoctrina en el odio, y mientras nosotros estamos anclados en la cobardia, la duda, la indecision,

    Mi experiencia con personas musulmanas es desoladora, incluso con aquellos que aparentemente tienen mas formacion y han conocido el mundo occidental

    A poco que entres en debate con ellos, sale a relucior lo peor de ellos, defendiento a tiranos de la calaña de Sadam Hussein por el unico motivo de haberse enfrentado a occidente independientemente de los musulmanes (arabes o kurdos) que asesino el regimen nazi del baaz

    Es como si yo defendiese a un hipotetico hitler que hubiera combatido a los musulmanes.

    Acordemosnos de la crisis ocurrida cuando se publico en Dinamarca una caricatura de mahoma: miles, millones de musulmanes protagonizaron algarabias en todo el mundo, especialmente en el mundo arabe clamando por la muerte del dibujante

    Ahora mismo de las miles de madrassas de pakistan, afganistan, de las escuelas palestinas, de los colegios saudies sudanes o yemenies esta cocinandose, ante nuestras propias narices y con nuestra indiferencia (“lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada”), la proxima hornada de terroristas encantados de sembrar caos, dolor y muerte en una lucha contra un enemigo que en realidad no existe, pues ni Israel ni Estados Unidos buscan confrontaciones gratuitas con el mundo musulman.

    Precisamente una de las cosas que mas me repugna de este credo es el uso que hace de sus niños (tengo una niña de siete años) bien conviertiendolos en propagandistica carne de cañon o escudos humanos o justificando los peores abusos que se puedan cometer sobre ellos.

    saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: