Pakistán: Una familia se enfrenta al acoso, al asalto de musulmanes rabiosos por no matar a su hija por honor.

por malapeste

El precio de negarse a matar a una niña violada.

Una familia pakistaní está bajo un acoso brutal por negarse a asesinar a su hija por ser víctima de una violación. El caso sirve para subrayar el papel malévolo de Pakistán como el epicentro mundial de los “asesinatos por honor”.

Kainat Soomro tenía 13 años de edad cuando fue secuestrada en 2007 cerca de la ciudad paquistaní de Dadu y brutalmente violada durante tres días por cuatro hombres musulmanes. Cuando, finalmente, tuvo la suerte de escapar de sus captores, el suplicio de Kainat trágicamente no hizo más que empezar.

A pesar de ser la víctima de una violación, Kainat fue declarada kari, o “mujer negra,” por los ancianos de la tribu en su pueblo por haber tenido la osadía de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Como consecuencia de ese decreto, se esperaba que la familia Kainat la hiciera ojeto de un crimen de honor.

Sin embargo, a pesar de la presión para asesinar a Kainat, su familia se negó. Como Kainat mas tarde señaló: “Consumarlo (el asesinato) es la tradición, pero si la familia no lo permite, entonces no sucede. Mi padre, mis hermanos, mi madre no lo permitieron. ”

En su lugar, su familia optó por una ruta más sana y menos bárbaro, buscando que los violadores de Kainat fueran procesados ​​por sus actos atroces. Por desgracia para la familia de Soomro, esta decisión acarreó a la familia años de ataques contínuos y palizas a manos de otros musulmanes fanáticos, asaltos que finalmente llevaron a los Soomros a un estado sombrío de pobreza.

Desafortunadamente, a pesar de los heroicos esfuerzos de la familia Soomro de respetar la vida de su hija, los violadores de Kainat fueron absueltos en mayo de 2010 después que un juez local declaró que únicamente su testimonio como “superviviente de la violación alegada” es insuficiente. Lamentablemente, la angustia de que la decisión judicial aún fue mas honda un mes más tarde cuando el hermano de Kainat fue asesinado por desconocidos, al parecer por el pecado de tener la audacia de defender a su hermana durante el juicio.

Ahora, a los 17 años de edad, Kainat y su familia siguen firmes en su resolución. A tal efecto, están recurriendo en los tribunales superiores de Pakistán para apelar la sentencia en su caso. Sin embargo, acosados por una fuerte presión para retirar su apelación, los Soomros permanecer bajo ataques de hombres afiliados a los violadores, hombres que recientemente destrozaron su casa, golpearon al padre y al hermano con barras de hierro y amenazaron con matar a Kainat.

Lamentablemente, la decisión de los Soomros de resistir los esfuerzos de la comunidad y no matar a su hija sigue siendo la excepción a la regla en Pakistán. La triste realidad es que las más de las veces, las familias paquistaníes están ávidamente dispuestas a asesinar a sus esposas e hijas de cualquier “daño” que pudieran haber hecho a la percepción del “honor” de la familia.

Ese”daño” puede ocurrir cuando una mujer tiene la desgracia de ser violada, se casa con un hombre de su elección; tiene contacto con un hombre que no sea pariente, se promete a un cristiano, coquetea abiertamente, o adopta las formas occidentales de vestimenta y conducta.

Mientras que en la mayoría de los casos los maridos, padres o hermanos de la mujer ofendida en cuestión cometen los asesinatos, en algunos casos, los consejos tribales deciden que la mujer debe ser asesinado y, para ello, enviar a un hombre a ejecutarla.

Según las Naciones Unidas, unos 5.000 asesinatos por honor se realizan cada año, la mayoría tienen lugar en los países musulmanes en el Medio Oriente y Asia meridional. Por su parte, Pakistán representa casi el 20 por ciento de esas muertes, casi 1.000 al año, más que cualquier otro país. Entre los incidentes de que se tiene noticia por crímenes de honor en Pakistán, en el año 2011 se incluyen una niña quemada viva, cinco muertas por ataques con ácido, y cuatro niñas torturadas hasta la muerte.

http://frontpagemag.com/2011/10/10/the-price-for-refusing-to-kill-your-gang-raped-child/

One Comment to “Pakistán: Una familia se enfrenta al acoso, al asalto de musulmanes rabiosos por no matar a su hija por honor.”

  1. Y dicen que el islam es la religión de paz; todo lo contrario es una religión de odio y resentimiento, que no son capaces de perdonar al inocente, mas bien ayudan a los culpables. Pareciera que su dios no conoce la piedad ni la misericordia.

    En cuanto a Kainat, los violadores musulmanes deberían ser ejecutados y la niña absuelta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: