Aparentemente Mahoma nunca ha existido.

por bajurtov

¿Fue Mahoma una invención para justificar el expansionismo árabe?

Robert Spencer.- ¿Por qué va a importar que Mahoma no haya existido? La versión aceptada de la crónica de los orígenes del islam se supone desde luego precisa históricamente. Si bien muchos no aceptan la afirmación que Mahoma fuera un profeta, pocos dudan de que haya existido un caballero de nombre Mahoma que a principios del siglo VII empezó a afirmar recibir mensajes de Alá a través del ángel Gabriel. Muchos de los que han visto mi nuevo libro, ‘¿Existió Mahoma? Una investigación académica del oscuro origen del islam’, preguntan si importa en alguna medida que existiera Mahoma –después de todo, miles de millones de musulmanes están convencidos de que existió, y no van a dejar de estar convencidos por alguna investigación histórica–. Pero las numerosas indicaciones de que el relato estándar de la vida de Mahoma tiene más de leyenda que de hechos tienen en realidad considerables implicaciones para el panorama político contemporáneo.

He aquí unos cuantos de los puntos débiles del relato tradicional de la vida de Mahoma y los primeros días del islam:

No hay ninguna constancia histórica de la presunta muerte de Mahoma en el 632 hasta más de un siglo después de la fecha.
Los primeros relatos redactados por los pueblos conquistados por los árabes no mencionan nunca el Islam, ni a Mahoma, ni al Corán. A los conquistadores los llaman “ismaelitas”, “sarracenos”, “muhajirun” o “hagarianos”, pero nunca “musulmanes”.
Los conquistadores árabes, en sus monedas y sus inscripciones, no mencionan el Islam ni el Corán durante las seis primeras décadas de sus conquistas. Las menciones a “Mahoma” son inespecíficas y en dos instancias al menos se acompañan de una cruz. El nombre podría estar utilizándose como distintivo honorífico.

El Corán, incluso según los relatos de los musulmanes eruditos, no se reparte en su forma actual hasta la década del 650. Arrojando serias dudas sobre ese relato estándar está el hecho de que ni los árabes ni los cristianos ni los judíos de la región mencionen su existencia hasta principios del siglo VIII.

No empezamos a oír hablar de Mahoma, el profeta del islam, ni del propio islam, hasta la década del 690 durante el reinado del califa Abd al-Malik. Las monedas y las inscripciones reflejo de las creencias islámicas empiezan a aparecer también alrededor de esta época.

A mediados del siglo VIII, la dinastía abasí sustituye a la línea dinástica omeya de Abd Al-Malik. Durante el periodo abasí prolifera el material biográfico de Mahoma. La primera biografía completa del profeta del islam aparece finalmente durante esta era –125 años después por lo menos de la fecha de su muerte tradicional-.

La falta de detalles de confirmación dentro del relato histórico, el tardío desarrollo del material biográfico acerca del profeta islámico, la atmósfera de división política y religiosa en el seno de la cual se desarrolla el material y muchas otras cosas sugieren que el Mahoma de la tradición islámica no existió, o que si existió, fue notablemente distinto de la forma en que lo retrata la tradición.

¿Cómo dar sentido a todo esto? Si las fuerzas árabes que conquistan tanto territorio a partir del 630 no estaban movilizadas por las enseñanzas del nuevo profeta y la noticia divina que predicaba, ¿cómo llegó a surgir el carácter islámico de su imperio? Si Mahoma no existió, ¿por qué fue necesario inventarlo?

Cada imperio de aquella época tiene una religión propia. El Imperio Romano Bizantino era cristiano. Su rival Persia, en tanto, practicaba el zoroastrismo. El imperio árabe controló enseguida y necesito unificar enormes ampliaciones territoriales en las que dominaban distintas religiones. El imperio crecía rápidamente, rivalizando al poco tiempo con los imperios bizantino y persa en cuanto a tamaño y poder. Pero al principio no tenía una teología política atractiva que compitiera con aquellas teologías que iba suplantando al cristalizar sus conquistas. Necesitaba con urgencia de una religión común –una teología política que brindara los cimientos de la unificación del imperio y que asegurara la fidelidad al Estado–.

Hacia finales del siglo VII y principios del siglo VIII, los líderes del mundo musulmán empiezan a hablar concretamente del islam, de su profeta, y con el tiempo de su libro. Empiezan a circular las historias de Mahoma. Un profeta guerrero que justifica el agresivo expansionismo del nuevo imperio. Brindar excusa teológica a estas conquistas -.cosa que hacen el ejemplo y las enseñanzas de Mahoma– las sitúa más allá de la crítica.

Es el motivo de que el islam se desarrollase como religión tan marcadamente política. El islam es una confesión política: el reino divino es de este mundo, esperando la ira y el juicio divino no sólo en la otra vida sino también en ésta, juicio a ser cumplido por los fieles. Alá dice en el Corán: ‘En cuanto a los infieles, les castigaré con terrible agonía en este mundo y en el próximo. No tendrán ayudas ni salvación (3:56)’”.

Alá también ordena a los musulmanes emprender la guerra contra los infieles, los apóstatas y los politeístas (2:191, 4:89, 9:5 y 9:29).

Hay razones de peso para llegar a la conclusión de que Mahoma, el mensajero de Alá, aparece solamente después de que el imperio árabe estuviera firmemente asentado y justifica una teología política que lo sustenta y lo unifica. Mahoma y el Corán cimentaron el poder del califato omeya y más tarde el del abasí.

Esto no son especulaciones académicas. El mundo no musulmán puede verse ayudado significativamente en su interpretación de la amenaza de la yihad global –interpretación que ha brillado por su ausencia hasta durante el apogeo del 11 de septiembre de 2001– a través de un examen cuidadoso y sin prejuicios de los orígenes del islam.

Hay un gran debate en la actualidad en Estados Unidos y Europa Occidental en torno a la naturaleza de la ley islámica; legislaciones anti-sharia han sido propuestas en 20 estados por lo menos, y en un estado –Oklahoma– se votó a favor de prohibir la ley islámica en noviembre de 2010, aunque ese código fue revocado rápidamente como violación de la libertad religiosa de los musulmanes. Otros se han resistido con éxito apoyándose en los mismos motivos.

Si se entiende que la faceta política del islam precede a su faceta religiosa, eso puede cambiar. Pero sólo sucederá si una cifra suficiente de personas están dispuestas a llegar adonde la verdad puede llevarles.

http://www.alertadigital.com/2012/05/08/%C2%BFfue-mahoma-una-invencion-para-justificar-el-expansionismo-arabe/

4 comentarios to “Aparentemente Mahoma nunca ha existido.”

  1. Un integrista debe de matar al blasfemo. Y Dios debe de premiarle si dice la verdad.

    Me gusta

  2. Por fin leo algo que de luz al entendimiento de cómo el islam es más político que religioso. En todo caso el aspecto religioso es un ardid para el control dogmático del pueblo sometido en turno. Es increíble que de buena gana se sometan tantas personas a un sistema tan frustrante y megalómano. Lamento que en Europa pareciera que no pueden con ellos y hasta los estimulan para que avancen. Acá, en América del Norte tenemos libertades pero no se equivoquen islamistas, NUNCA colocaran una mezquita al menos en nuestra región. Y tampoco verán a nuestras mujeres humillarse por sus creencias obsoletas, etc, etc. Allá ustedes si se atreven a incomodarnos, sabrán lo que es “amar a dios en tierra de indios”. Inches enfermos! Amigos franceses, españoles e israelíes, por favor eviten de forma organizada que suplan sus formas de pensar y de vivir. Cuiden a sus hijos e hijas de esos grupos, tienen que poder. No lo dejen a la deriva. Shalom!

    Me gusta

  3. Migueltesorrillo: tu comentario pudiera ser considerado como justificante de acuerdo a lo que se lee en el mismo. Pero hay un pequeño gran detalle, los integristas que dices “deben” matar al “blasfemo” no poseen ni cuentan con dios alguno. Es fundamental entender esto. No existe el pretendido dios aludido por su canon del siglo VII-VIII. Y al considerado “blasfemo” ciertamente el Absoluto, Yhv, le tomara en cuenta sus acciones, podemos estar seguros de ello. En cambio, un integrista para nada puede ser tomado en cuenta por un dios inexistente. En cambio sí es muy tomado en cuenta por el Único y Absoluto creador Yhv. Y si se convierte en homicida de un hijo de D-os, encontrara su pago y su “premio” por osado atentado. Que el Padre Eterno someta a toda lengua injuriosa del D-os vivo!

    Me gusta

  4. Bueno, creo es muy importante estos puntos en los cuales se nos enseña el día de hoy, para algunos la linea de los musulmanes, se ah dicho que son descendientes de Abraham padre de la FE. Por la promesa que Dios le dio que serian benditas todas las tierras ESTO, ESTA EN LA HISTORIA DE ABRAHAM DE LA BIBLIA.. mas no tubo familia sino con la criada y de allí la descendencia de las tribus, …y las doctrinas yá antes dichas, posibles …muy apegado a la realidad y me suena bien….prefiero creer a la biblia no se usted………..SALUD.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: