¡Dejemos que Irán se haga con la bomba!

por candela1

Jeff Jacoby

¿Le preocupa el empeño de Irán por dotarse de armamento nuclear? Al politólogo Kenneth Waltz no. Profesor en Columbia y expresidente de la Asociación Americana de Ciencia Política, Waltz sostiene en Foreign Affairs que ha llegado la hora de despreocuparse, incluso de enamorarse, de la bomba iraní.

El artículo de Waltz –que la publicación señera del Council on Foreign Relations destaca en portada– se titula “Por qué Irán debería tener la bomba”. El Gobierno estadounidense y sus aliados en Europa, Israel y el mundo árabe pueden contemplar la posibilidad de un Irán atómico como la más grave amenaza para la seguridad mundial; pero Waltz, líder de la escuela neorrealista de relaciones internacionales, les dice a todos ellos que se calmen. Que los mulás se hagan con la bomba no sería el peor desenlace de la crisis actual, aduce; y añade: “De hecho, puede que fuera el mejor de los resultados: el que más posibilidades tendría de restaurar la estabilidad en Oriente Medio”.

Por resumir: para Waltz, lo que hace al Medio Oriente peligrosamente inestable es que Israel tenga armamento nuclear y su enemigo más fanático no. “Es el arsenal nuclear israelí, no el deseo iraní de hacerse con uno, lo que más ha contribuido a la presente crisis “, escribe. “Después de todo, el poder apuesta por el equilibrio”.

Pero un régimen violento y fundamentalista como el de Irán, promotor del terrorismo internacional, conculcador brutal de los derechos humanos, exportador de la yihad, abierto partidario de “borrar a Israel del mapa”, ¿no sería todavía más peligroso si sus proyectiles tuvieran cabezas nucleares? Todo lo contrario, dice Waltz:

La historia muestra que cuando los países tienen la bomba se sienten cada vez más vulnerables y se vuelven muy conscientes de que sus armas nucleares los convierten en objetivo potencial de los superpoderes, lo cual disuade a los primeros de emprender acciones agresivas o audaces.

A Waltz tampoco le quita el sueño la posibilidad de que se produzca una carrera de armamentos si Teherán consigue atomizarse. “Cuando Irán cruce el umbral nuclear, la disuasión se pondrá en marcha”, asegura a sus lectores. “Ningún otro país de la región tendrá incentivo alguno para hacerse con su propio arsenal nuclear, y finalmente la crisis presente se disipará”.

Si la alegre despreocupación de Waltz (“¿Cabezas nucleares iraníes? No hay problema”: he aquí la versión reducida) le parece estrafalaria, sepa usted que no está solo. Daniel Pipes, del Middle East Forum, lo considera “el más ridículo” análisis evacuado por un experto “presuntamente serio”. En cuanto a Gary Schmitt, del American Enterprise Institute y antiguo miembro del Comite de Inteligencia del Senado, considera que la idea de que el arsenal nuclear israelí desestabiliza Oriente Próximo prácticamente se refuta sola: un Israel sin armamento nuclear, ¿sería más o menos vulnerable?

En cuanto al efecto tranquilizador de la bomba iraní, es difícil de conciliar con la alarma que suscita en el mundo árabe semejante perspectiva: “Si Irán desarrolla un arma nuclear, nosotros tendremos que hacer lo propio“, ha advertido el príncipe saudí Turki al Faisal.

Ahora bien, no debería subestimarse el influjo de la posición de Waltz, ahora que nos aproximamos a la línea roja, al momento en que las instalaciones nucleares iraníes estén tan avanzadas que sea imposible destruirlas mediante un ataque preventivo. Ante la perspectiva de una intervención militar para frenar a un régimen maléfico, siempre habrá quien sostenga que todo saldrá bien siempre y cuando no se haga nada.

Waltz lleva un tiempo ya recitando su letanía de cuantas más armas nucleares, mejor. “Se ha demostrado, sin excepción, que quien tiene armas nucleares se maneja con moderación y cautela”, insistía en 2007. Y en 1981, nada menos, afirmaba: “La difusión controlada del armamento nuclear es algo que celebrar y no que temer”.

Irán no es Rusia, ni China, ni la India, ni ningún otro miembro del club de las potencias nucleares. Una vez tras otra, Irán ha clamado explícitamente por el exterminio de Israel, y dejado claro que considera el armamento nuclear un medio práctico para alcanzar tal fin. “Una sola bomba atómica acabará con todo en Israel”: así de meridianamente claro lo dejó el presidente iraní Hasemi Rafsanjani en 2001. “Sin embargo, solamente herirá al mundo islámico. No es irracional contemplar una eventualidad así”.

Teherán sigue contemplándola. Hace sólo unas semanas la agencia iraní FARS lanzó una nota de prensa titulada: “Alto Mando reitera compromiso iraní con aniquilación total de Israel”.

¿Hay que permitir a un apocalíptico régimen genocida hacerse con la bomba atómica? ¿Celebrarlo, incluso? Ni el Dr. Strangelove iría tan lejos.

7 comentarios to “¡Dejemos que Irán se haga con la bomba!”

  1. Tontos a sueldo han existido siempre y siempre existirán. A medida que las soluciones diplomáticas se muestren cada vez más y más inútiles veremos a mas de estos voceros.
    Que se la den a al-Qaeda a ver que tan responsables y muchachotes tranquilos se vuelve.
    Saluditos.

    Me gusta

  2. el Señor Walz ignoro quien le paga pero …
    lo que proprone es aquello tan machista de “cuando la violacion es inevitable; relajate y goza” aunque no veo yo como se va a poder relajar uno si le tiran una bomba atomica

    Posiblemente, razonara (¿?) iran con armas nucleares sera un peligro mayor para Arabia y pr lo tanto el papel de EEUU como defensor de Arabia tendra mas importancia y nos pagaran mas. (¿?)

    En ese razonamiento israel ni aparece

    En vietnam los amigos yanquis repartian armas modernas a las tribus de cazadores de cabezas y en Afganistan a los talibanes

    Si les hubieran repartido armas nucleares ¿las hubieran utilizado?

    Que uno disponga de armas ultramodernas no quiere decir que tenga el cerebro preparado para un delicado juego llamado disuasion

    Me gusta

  3. De nuevo mi más cordial felicitación para tí Candela.
    Como siempre, tu post sobrepasa lo superficial.
    Error muy grave sería dejar que Irán obtuviese armas nucleares.
    En el momento que las tenga, tarde o temprano las empleará contra Israel.
    La mentalidad extremista islámica, no concuerda con la cordura de la disuasión.
    Recordad que la inmolación de un extremista, es la llave para entrar en el paraiso de Alá.
    Qué tolerancia cabe para el que por razones religioso-políticas se inmola en un autobus llenos de pasajeros inocentes ó en un avión de linea civíl, ó se estrella contra Las Torres Gemélas llena de civíles inocentes.
    Irán, cuando tenga la “bomba”, la utilizará contra Israel.
    La disuasión funciona en mentes normales.
    El politólogo Kenneth Waltz, se equivoca con respecto a Irán. Su error no tendría consecuencias, si no afectara a la vida de miles,(quizás millones) de judíos.
    Israel, ha demostrado desde siempre moderación y autocontrol de su armamento nuclear.
    El Estado Hebreo, solo emplearía su arsenal nuclear, si viera realmente un peligro grave de supervivencia.
    Irán por el contrario, se inmolaría con tal de causar estragos entre los judíos.
    Para finalizar, la afirmación que hizo Hasemi Rafsanjani en 2001:
    “Una sola bomba atómica acabará con todo en Israel”
    es totalmente erronea, (cualquier analísta militar lo podría constatar).
    Para neutralizar realmente a Israel en un ataque atómico, se necesitarían un mínimo de 12 bombas nucleares que hicieran impácto conjuntamente en diversos puntos estratétigos y vitales, e incluso así, sus submarinos con misiles estratégicos con cargas nucleares responderían a dicho ataque.
    La ignorancia de Rafsanjani en lo que a milicia respecta, queda patente en su simplista exposición.
    Un cordial saludo para todos

    Me gusta

  4. Iván, Waltz es el Krujman de la politología…que ruina de tipo.

    Comprendo las bravuconadas de Ahmadineyad porque tiene que calmar los ánimos en Irán ya que tiene a los súbditos “calentitos”. Estas bravuconadas puede que le hagan ganar puntos y sirvan de cortinas de humo ante sus situación real en Irán.

    Pero lo de Waltz es de frenopático.

    Me gusta

  5. De acuerdo en todo contigo.

    Me gusta

  6. Son todos pacifistas cuando el que arriesga la vida es otro.

    Que hablen lo que quieran, nosotros tenemos que hacer lo que creamos conveniente sin darles la minima entidad.

    Me gusta

  7. Me tome la libertad de cambiar los rebuznos de este retrasado mental y mejor les pongo el segundo mejor chiste del mundo:

    Dos vampiros se saludan:
    “Hola, como te llamas?”
    Soy Vampi
    -Vampi que? Le pregunta el otro
    Soy Vampi Rito, y tu como te llamas?
    Soy Otto,
    -Otto que?
    Otto Vampirito. XD

    Att Ricardo.
    Saludos!

    Me gusta

Responder a candela1 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: