Racing e Independiente empatan a cero en torneo de verano

por edwin2295

En el Cilindro, igualaron sin goles por los clásicos de invierno, a seis días del debut de ambos en el torneo Inicial; presentaron a varios de sus flamantes refuerzos.

Defraudaron. Aburrieron. Jugaron a no ganar. Con más temores que buenas intenciones. La excusa, acaso, será que se trató de un partido de pretemporada. Pero, a una semana de comenzar el torneo Inicial 2012, dejaron más dudas que certezas. Quedó en claro que son dos equipos en construcción y que aún deben crecer mucho más. 

Había expectativas. Las cartas nuevas invitaban a la ilusión. Porque tanto uno como el otro fueron los equipos que más se movieron en un tranquilo mercado de pases. Con la crisis económica de Europa, se armaron con más ingenio que billetes frescos. En ese contexto, la Academia y el Rojo se nutrieron con mayoría de jugadores de experiencia. Aunque, salvo algunas excepciones, con escaso poder de reventa. Hasta se permitieron negociar, cada uno a su tiempo, por los mismos nombres: Villar, Ortiz, Santana y Tula. Gastón Cogorno, mandamás de la Academia, cerró con los dos primeros, y Javier Cantero, presidente del Rojo, con los otros dos.

Todo para afrontar una temporada cargada de urgencias. Sobre todo para Independiente, que peleará, como nunca, por no transitar la frescas huellas de River. Desde una incómoda situación, su esencial aspiración será escaparle al fantasma del promedio. Mientras que en la otra parte de Avellaneda, Zubeldía pudo armar su Racing. Con intérpretes afines a su gusto. El DT llamó uno por uno a los refuerzos. Trató de seducirlos, porque sabe que comienza su verdadera era en la Academia. Tal vez por ello, su equipo fue el primero en regresar del receso (se tomó sólo una semana de vacaciones).

Ante el clásico del barrio, Racing dio más indicios de cuál podría ser su esquema. Con la partida de Valentín Viola se abrió un espacio en el ataque. El juvenil tenía asegurado un lugar junto aPepe Sand en la delantera. Pero su venta a Sporting, de Lisboa, obligó al técnico a probar con los revulsivos e inquietos Centurión (el mejor de la cancha) y Vietto. Los pibes cumplieron y eclipsaron a propios y extraños. Se llevaron las miradas de todos. Despegaron los únicos aplausos que se esparcieron en el Cilindro. Aunque es probable que el lugar de segunda punta lo ocupe Gabriel Hauche, que ayer no jugó por una suspensión que arrastraba de los amistosos de verano. Zubeldía apuesta por los chicos, pero no hará cambios rutilantes. Por eso, pidió hasta el cansancio por Camoranesi. Junto a Saja, el ítalo-argentino será el lugarteniente en el campo de juego. Un tema por resolver es cómo abastecer a Sand en los metros finales. En cambio, Cristian Díaz escondió mucho más. Teme que, antes del arranque, se lesione algún jugador. Por eso no jugó Zapata. Los experimentados Tuzzio y Morel Rodríguez se encargaron de sosegar a los pibes de Racing. El resto quedó en deuda. Aparecieron, como Racing, con cuentagotas.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: