Eran niños …

por candela1
  • París recuerda la redada nazi del 42

    Los días 16 y 17 de julio de 1942 las fuerzas del orden de París inician una redada de 14.000 judíos -4.000 niños- en la llamada “solución final de la cuestión judía”. 70 años después París recuerda a sus víctimas.

    Fotografías, cartas, dibujos y documentos oficiales… Son los testigos mudos de las redadas de judíos -también niños y bebés- organizadas por la policía francesa a instancias del ocupante nazi en julio de 1942. Pequeños encerrados con sus familias en campos de concentración que ahora, 70 años después, recuerdan al mundo la barbarie nazi.

    El Ayuntamiento de la capital francesa presenta hasta el próximo 27 de octubre objetos e imágenes inéditas y procedentes de colecciones particulares para ilustrar uno de los episodios más negros de los vividos en el país durante la Segunda Guerra Mundial, con el estigma de la implicación de las autoridades francesas de la época en el Holocausto judío.

    “C’étaient des enfants” -Eran niños- es el título de esta muestra que pretende poner el acento en el hecho de que los dirigentes nazis y sus esbirros colaboracionistas no tuvieron tapujos en llevar lo que con tono aséptico llamaban la “solución final de la cuestión judía” hasta sus últimos extremos: la captura y eliminación de menores, bebés incluidos.

    Una barbarie que tiene como fecha símbolo los 16 y 17 de julio de 1942 cuando las fuerzas del orden llevan a cabo en París una redada de 14.000 judíos, sin distinción de edades (4.000 eran niños), la mayor parte recluidos en un primer momento en el Velódromo de Invierno, antes de ser transferidos a otros campos en Francia y luego a otros de donde muy pocos regresarán.

    La capital francesa contaba cuando se inicia la ocupación alemana en junio de 1940 con cerca de 200.000 judíos (unos 320.000 en todo el país), dos tercios de los cuales inmigrantes llegados de otras partes de Europa, sobre todo huyendo de persecuciones.

    La presión y las amenazas contra esa población se va a acrecentar en los meses siguientes por directivas de los nazis, entre éstas la obligación para los mayores de seis años de llevar visible en su ropa una estrella amarilla, la prohibición de numerosas profesiones e incluso de circular por los espacios públicos, por no hablar de las detenciones arbitrarias.

    Un ambiente que se hizo insoportable, lo que condujo a muchas familias a intentar buscar otros lugares de refugio, aun a costa de la separación de niños que fueron colocados en casas de quienes les acogían disimulando su condición de judíos.

    Pese al celo de los ocupantes y de las autoridades francesas colaboracionistas, cerca del 80 % de los niños judíos que habitaban en la ciudad antes de la guerra sobrevivieron al Holocausto por la movilización de sus padres, de las redes de resistencia comunitaria y por la solidaridad activa de otros ciudadanos.

    La exposición pone cara y ojos a esas cifras, por ejemplo con la historia de Monique Zalcberg-Szmulewicz, nacida en 1937 en el centro de París, y a quien ante la evolución de los acontecimientos con el estallido de la contienda sus padres no dudan con cinco años en enviarla por tren a los Alpes, cerca de Grenoble, donde otros franceses la cuidan con un nombre falso.

    La madre de Monique podrá reunirse con ella un tiempo después, pero su padre tendrá algo menos de suerte: detenido y deportado, logrará sobrevivir a los campos de la muerte y tardará en volver a su familia, marcado para siempre por la experiencia.

    Peor fue el destino de los progenitores de Robert Frank, de origen polaco, que después de haber estado dando tumbos con ellos por diversos puntos de Francia para escapar a las persecuciones, fue separado a los 13 años.

    Robert fue confiado a un cura que le protegió antes de terminar en una residencia en París, lejos de su familia a la que había perdido la traza. Más tarde sabrá que nunca podrá volver a verlos.

    Oficialmente Francia no reconoció su responsabilidad en la persecución y la exterminación de judíos planificada por los nazis hasta que en un ya histórico discurso el 16 de julio de 1995, el entonces presidente, Jacques Chirac, dijo que “sí, la locura criminal del ocupante, como todo el mundo sabe, fue secundada por franceses, secundada por el Estado francés“.

11 comentarios to “Eran niños …”

  1. Me has venido al pelo, Candela. Gracias por esta documentación tan completa. Tengo información sobre ese tristísimo hecho, pero no tenía una información tan personalizada. me vendrá muy bien, tengo algunos tontos a quienes debo enseñar la Historia como verdaderamente sucedió.

    Respecto al tardío reconocimiento por parte de Francia, en el fondo les entiendo… habiendo sido tan digna la actuación de la Francia Libre de De Gaulle, reconocer que ese crimen fue cometido por una parte de los franceses era un plato muy dificil de digerir.

    Pero la distancia ha permitido que se reconozca al fin la verdad de ese hecho indiscutible. Como siempre, la verdad sale a la luz.

    Me gusta

  2. Y la verdad os libertarà , solo la verdad libera a los pueblos y evita que repitan su pasado negro.

    Conociendo la verdad , teniendo posesion de la verdad , podemos enfrentar a el enemigo comun de todos nosotros

    Me gusta

  3. Pues hay almas negras que le quitan importancia a esta dolorosísima tragedia, la peor en la que ha incurrido el género humano en toda su historia.

    Disculpan lo sucedido en la Shoá aduciendo a que lo tenían merecido por dañar la economía mundial de la forma que lo hicieron. Y hacen apología de libros malditos que insultan la inteligencia pero que al ser leidos por mentes débiles y enfermas desatan sus más primitivos odios viscerales contra lo que algún demente les dice que es el enemigo.

    Y nada queda mejor en algunos ámbitos que decir que el enemigo es el judío.

    Por eso os exhorto a que denunciéis todos esos actos que como el que he publicado anteriormente dañan de manera irreparable el pueblo judío.

    Me gusta

  4. No soy partidaria de censurar ningún tipo de libro. Cada cual debe tener la libertad de expresar sus ideas u opiniones. Además, las opiniones no cambian la realidad y eso es lo que verdaderamente importa, con la censura lo único que se consigue es que mucha gente piense que hay algo que ocultar y eso no beneficia a ninguna causa. El único límite a la libertad de expresión -en cuanto a libros se refiere- debería ser el insulto directo, el libelo intencionado o la denigración.

    Gedeon, el Holocausto existió, pese a quien pese está ahí para vergüenza de toda la humanidad, como recuerdo de lo que debe evitarse en un futuro, está ahí como una lacra, como los crímenes genocidas perpetrados por Stalin.

    Entiendo que negar el Holocausto es visto como un crímen, en sí mismo, por un judío. Pero si yo no deseo que algo tenga publicidad lo último que hago es “contraatacar”, da pábulo a elucubraciones y morbo al tema. Recordemos a estos niños y a tantos millones de judíos víctimas del Holocausto, es el mayor honor que podemos hacerles para que sus muertes no hayan sido en vano.

    Como bien dices, la verdad es eterna y siempre sale a la luz.

    Me gusta

  5. Candela, por ejemplo el tipo de libro que recomiendo denunciar sí que debe estar prohibido y perseguido, porque sus textos falsos pueden inducir al equívoco y al odio a personas de buena fe.

    No hay que censurar un libro porque sea de diferentes concepciones políticas a las tuyas, pero sí cuando promueven el odio hacia una raza. Y a mí me encontrarán siempre ante ellos.

    Me gusta

  6. Te comprendo perfectamente y, personalmente, creo que hay libros que pueden incitar al odio, pero piensalo. Cuanto más te empeñes en acallar una idea más la difundes en ese mismo empeño, más cuerda les das a los que extienden esa idea.

    ¿No es mejor denunciar sencillamente el Holocausto? desde un punto de vista estratégico y práctico es lo mejor que puede hacerse. No hay nada que esconder, que digan lo que quieran, lo dirán de todas formas hagamos lo que hagamos. No les demos más propaganda.

    Me gusta

  7. Fer, akismet sigue considerando que lo que tu emites son rebuznos con un aporte totalmente nulo y por eso te los sigue enviando al basurero.

    Me gusta

  8. ¿Otra vez Fer? Error, no los he leido.

    Tu madre será una santa pero tu eres un@ tarad@

    Me gusta

  9. Puedes deleitarte con las estupideces que dice ese cretino en la bandeja de papelera de mensajes, jejejeje…

    Cuando ante la vista de unos niños que a los pocos días de esta foto fueron asesinados, alguien escribe los mensajes que escribe este tipo, demuestra que los que son de su misma ralea (en general, con honrosas excepciones, la izquierda española) merecen todo nuestro rechazo y repulsa.

    La izquierda española se ha quedado sin discurso, porque ahora ataca directamente a los trabajadores, que somos todo el pueblo. Y lo ha cambiado por la innoble tarea de demonizar al pueblo de Israel y glorificar a un pueblo asesino y violento que no busca la paz, sino el exterminio de una raza.

    Ya está bien, Fer, ya está bien. Además de ladrón a tus jefes, has robado también a un Estado que te facilitó una educación que no has aprovechado para ser mejor. No eres capaz de pensar ni de hilvanar un pensamiento sensato que te dignifique como persona. Sólo sigues las directrices que te ordena un pastor malvado. Pero tarde o temprano, la tortilla dará la vuelta.

    Me gusta

  10. Este zombie descerebrado de Fer, que solo sigue consignas y doctrinas es el perfecto estupido que solo sabe insultar. Risible si no fuera por el mensaje de odio enfermizo que rebuzna hacia el pueblo judio, y que no me cabe la menor duda aplaudiria otro nuevo holocausto: los nazis son iguales en todas partes, bien en Alemania en 1940 o en Gaza en 2012

    Me gusta

  11. Ja ja ja ja, el Fer votó el chupo. No aguantaste la presión y ya comienzas a nombrarle la progenitora a todos los administradores de este respetable blog,
    Ese denota a las claras la clase de sujeto con el que estamos tratando, un pobre diablo que a lo mejor no tendrá ni donde caerse muerto.
    Por algo el sistema Akismet te ha rechazado todos esos rebuznos y ha coincidido con nosotros en que tu coeficiente intelectual = 0.00. ja ja ja ja ja ja ja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: