¿ES LA MUJER LA PERDICIÓN DE LOS HOMBRES?

por agentorange1

El hombre es un ser realmente desgraciado desde el mismo día en que nació…

El Departamento de Antropología de Género de “DEFENDER…” tras veinte años de estudios exhaustivos sobre la influencia perturbadora de la mujer en el despacho de un intelectual, ha llegado a NINGUNA CONCLUSIÓN…

lo que demuestra que ante la presencia de una hermosa mujer el ser humano masculino es incapaz de pensar y solo se concentra en la pérfida anatomía de la hembra humana…

Alguien podría decir que es una conclusión errónea dado que contemplar y estudiar el cuerpo femenino es una muestra indiscutible de interés teórico por las ciencias biológicas, médicas y concretamente ginecológicas… Pero se equivoca…

El hombre deja de pensar y se convierte en una piltrafa humana… ya no es un hombre sino un gorila en celo porque se produce un cortocircuíto en su cerebro y este se “apaga” para que su actividad pensante se sitúe en sus textículos, territorio anatómico donde la filosofía no tiene cabida.

(Esbozo del artículo exclusivo de próxima publicación en “Enlace Judío” México)

4 comentarios to “¿ES LA MUJER LA PERDICIÓN DE LOS HOMBRES?”

  1. Depende de si hablamos de Kim Basinger o de Mari Tere de la Vega.

    Todo es relativo ¿no?

    Me gusta

  2. Muy bueno eso, Candela, jajajajajaja.
    Recordad el refrán que dice que tiran más un par de tetas que dos pares de carretas.

    Me gusta

  3. Todos hemos escuchados en algún momento de aquellos héroes que en sus respectivas épocas lucharon con brío y vehemencia a fin de obtener con la libertad de su nación, sin embargo, muchos olvidan que esos hombres y mujeres fueron seres humanos, con todas las emociones, con los conflictos e inquietudes y principalmente con el deseo a la carne que esta condición acarrea. A través del paso de los años, se ha visto que los llamados militares (Según el territorio) del país, aparentan un carácter mas fuerte de lo común, diferenciándose en este, entre otros demás aspectos del resto de la población, y con un temple de obediencia, disciplina y sumo respeto a su bandera aparentan ser una raza distinta de la que habita el planeta tierra. Visto esto, podemos reconocer en los anales históricos memorables guerreros que todo lo dieron y poco lo exigieron a la hora de pelear por su tierra, a la vez que muy poco se le conoció otro amor que no fuera el de su emblema. En suma, hombres de guerra que así como los espartanos, estaban entrenados para el cambo de batalla, dejando de lado o mejor dicho a un segundo plano otros asuntos que el resto de los individuos consideran como lo más importante en sus vidas. Pues bien, ya conocemos que el sentimiento de afecto es algo espontáneo que no se elige, solo llega, y algo que hasta la más fría de las personas son victimas a sentir, aún teniendo un compromiso total a su patria, siendo un claro ejemplo de esto el libro que vamos a tratar, en el cual, del mismo modo que en siglos pasados vemos las incidencias del patriotismo en el amor carnal.

    Me gusta

  4. Opino lo mismo que Xad… donde se pongan unas tetas espartanas…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: