Presidente pedófilo y borracho ganó las elecciones municipales de Nicaragua

por bajurtov

Contundente victoria sandinista en las municipales nicaragüenses

El partido del presidente Ortega encabeza el recuento en 127 de los 153 ayuntamientos del país, incluido Managua

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) obtuvo una contundente victoria en las elecciones municipales celebradas este domingo en Nicaragua, incluido en Managua, según los primeros resultados ofrecidos hoy por las autoridades electorales del país.

Los sandinistas, cuyo máximo líder es el presidente Daniel Ortega, que fue reelegido para otro mandato de cinco años en noviembre del año pasado, lideran ampliamente el escrutinio provisional, seguido por el Partido Liberal Independiente (PLI), que se consolida como la segunda fuerza electoral.

El FSLN encabeza el escrutinio en al menos 127 de los 153 ayuntamientos en disputa en las municipales, incluida la capital nicaragüense. Los sandinistas han obtenido en todo el país un 75,69 % de los votos (824.735 de un total de 1.088.923 votos escrutados), mientras el PLI lidera los resultados parciales en 26 municipios, con un 16,11 % (175.356 votos), según los datos oficiales provisionales.

Sobre la pedofilia de Daniel Ortega

Justicia para la hija del presidente

Zoilamérica Narváez, adoptada desde niña por Daniel Ortega, reclama
desde hace una década el amparo de los tribunales por supuestos abusos sexuales
del mandatario nicaragüense

Zoilamérica Narváez

«Afirmo que fui acosada y abusada sexualmente por Daniel Ortega Saavedra desde los 11 años, manteniéndose estas acciones por casi 20 años de mi vida». Así comienza Zoilamérica Narváez, hija adoptiva del presidente de Nicaragua, el descarnado relato de dos décadas de supuestas vejaciones que tras una interminable batalla judicial podrían ser investigadas a fondo por un tribunal. Narváez, que actualmente lidera una ONG que ayuda a las víctimas de violaciones, ha logrado que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) acepte el caso y determine si los jueces nicaragüenses actuaron de manera independiente al archivar la causa.

La hija adoptiva de Daniel Ortega recurrió por primera vez a los tribunales del país centroamericano en 1998. Entonces, presentó un desgarrador documento de 50 páginas en el que enumera de forma cruda y sobrecogedora los abusos sufridos presuntamente a manos del presidente. La juez sandinista encargada del caso, sin embargo, sobreseyó la causa porque las acusaciones habían «prescrito». Ahora, la Corte Interamericana deberá pronunciarse sobre el proceso y aclarar si existió «denegación de justicia».


En la imagen el Presidente de Ecuador, Rafael Correa,
el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez,
y el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega

El testimonio de Narváez, que no ahorra en detalles, se inicia con los primeros tocamientos cuando apenas contaba 11 años. ‘Enrique’, como llamaban a Ortega en la clandestinidad, le asaltaba en los rincones oscuros para manosearla y se masturbaba mientras la espiaba en el baño. «Fue horrible ver, a la edad de entonces, la imagen de un hombre de pie sostenido de una pared y sacudiendo su sexo como perdido e inconsciente de sí mismo», descerraja con brutalidad en su relato.

Por las noches, el ‘comandante’, de 34 años, se colaba en la habitación que Zoilamérica compartía con su hermano y tras manosearla concluía su acto de placer solitario. «Ya verás que con el tiempo esto te va a gustar», le decía. La entonces niña se lamentaba de que su madre, Rosario Murillo, cerrara los ojos impasible. Los abusos llegaron a ser tan evidentes que su tía Violeta sorprendió a Ortega perpetrando sus supuestas fechorías. La testigo corrió a contárselo a Murillo, pero «recibió como respuesta amenazas y presiones para que guardara silencio». La madre de Zoilamérica había decidido proteger a su compañero en la vida y en la causa revolucionaria.

Miedo y vergüenza

El presidente nicaragüense, siempre según el relato de su hijastra, la violó por primera vez en 1982, cuando tenía 15 años. «Fue en mi cuarto, tirada sobre la alfombra. Con agresividad y bruscos movimientos me dañó, sentí mucho dolor y un frío intenso. Eyaculó sobre mi cuerpo para no correr riesgos de embarazo y continuó haciéndolo durante repetidas veces».

La vergüenza y el miedo la hacían callar y mantener el secreto. Ortega le decía que ella «con la consumación del acto sexual contribuía a su estabilidad emocional ante la supuesta frialdad de mi mamá». Las violaciones se prolongaron hasta que Narváez cumplió los 30. «Llegué a creer que mi sacrificio realmente aportaba a la revolución», confiesa en su testimonio judicial.


Daniel Ortega, líder del izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)
y Presidente de Nicaragua

Por si fuera poco, el presidente llegó a preocuparse por ella más que su madre. «Me hizo ser muy dependiente de él, a pesar de mi dolor y rechazo», agrega.

Al mismo tiempo, aumentaban las aberraciones obligándola a realizar el acto sexual frente a terceros y sugiriendo escenas de lesbianismo.

Graduada en sociología y durante años activa militante sandinista, Narváez logró romper en el año 1998 las cadenas psicológicas que le impedían plantar cara a Ortega.

«Afirmo que mantuve silencio durante todo este tiempo, producto de arraigados temores y confusiones derivadas de diversos tipos de agresiones que me tornaron muy vulnerable y dependiente de mi agresor», se justifica.


El presidente Daniel Ortega le dijo a la mexicana Lucía Morett, una de las tres sobrevivientes
del ataque militar colombiano a las FARC en territorio de Ecuador,
que puede quedarse en el país “el tiempo que desee”, incluso
obtener la residencia o la ciudadanía nicaragüense.

Ortega ha callado siempre, aunque el escándalo llegó a condicionar su campaña electoral de 1998. Pese a que finalmente fue derrotado en las urnas, el ahora presidente llegó a renunciar a su inmunidad en un intento por demostrar su inocencia ante los tribunales. Rosario Murillo se ha encargado siempre de defenderle y negar las acusaciones.

Ahora, Narváez tendrá una nueva oportunidad para buscar justicia en la Corte Interamericana.

Con 41 años y dos matrimonios a sus espaldas, pretende demostrar que «el poder se aprovechó de la ingenuidad propia de mi niñez y estrenó en mí todos los instrumentos posibles de dominación». Daniel Ortega, líder del izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), regresó al poder con apenas un 38 % de los votos en enero de 2007. Habían pasado dieciséis años desde el fin de su mandato en el primer gobierno sandinista (1985-1990).

Lo logró contra todo pronóstico y gracias a una alianza contra natura con la derecha tradicional representada por el ex presidente Arnoldo Alemán.

Para retomar la presidencia Ortega abandonó algunos postulados de izquierdas. Se ganó el favor de la Iglesia al prohibir el aborto terapéutico, legal desde los tiempos de Somoza. Además pasó por la vicaría. Sus pactos ocasionaron el cisma del sandinismo que el pasado 19 de julio celebró 29 años de existencia.

Su relaciones con Venezuela, Bolivia, Cuba o Irán, -peligrosas para EE UU- su posicionamiento contra Colombia al llamar «hermanos» a los guerrilleros de las FARC, o las acusaciones de nepotismo o uso de fondos públicos no parecen preocupar a Ortega. El oficialismo se justifica afirmando que con su regreso aumentó el presupuesto para salud y educación y no se cobran varios servicios públicos, lo que defiende como «conquistas revolucionarias». Pero la riqueza está mal distribuida y el desempleo y el subempleo son muy elevados.

Para sus críticos, como Dora María Téllez, presidenta Movimiento Renovador Sandinista y ex ministra sandinista, el balance es demoledor: ha sido una «gestión ineficaz y errática», que no aplica políticas económicas o sociales claras «ni ha sabido responder al incremento en el costo de la vida».

Mientras se multiplican las críticas, su popularidad cae en picado. Ortega no da ruedas de prensa, sino que prefiere utilizar los mítines para lanzar sus arengas: «La única alternativa que tienen los pueblos es un régimen de justicia, de equidad, de solidaridad. ¿Sólo el socialismo nos dará esa posibilidad!»

Fuente

6 comentarios to “Presidente pedófilo y borracho ganó las elecciones municipales de Nicaragua”

  1. Perdón pero Ortega además como ex guerrillero y terrorista tiene las manos manchadas de sangre, pero lo que hubo fueron elecciones Municipales.
    Las presidenciales fueron hace un año, el 6 de Noviembre del 2011.

    Me gusta

  2. MALDITO SEAS, ORTEGUILLA!!! NO PUEDO DECIR MÁS. LO SIENTO POR LA NIÑA, AHORA MUJER.

    Me gusta

  3. hay un dicho muy popular, que dice DIOS LOS CREA Y ELLOS SE JUNTAN, ESTA MALDITO VIOLADOR DE S PROPIA HIJA Y ASESINO EXGUERRILLERO QUE GOBIERNA SU PAIS NICARAGUA COMO SI FUERA SU PROPIA HACIENDA AMIGO DE LOS MUSULMANES, PERMITE QUE EN SU TERRITORIO UN GRUPO SELECTO DE INSTRUCTORES DEL GRUPO TERRORISTA HIZVOLA, INSTRUYAN A TERRORISTAS PARA QUE CASO DE UNA CONFRONTACION CON EE.UU.ESTOS COMETAN ATENTADOS CONTRA EL TERRITORIO NORTEAMERICANO

    Me gusta

  4. Es un verdadera pena que Zoilamérica haya retirado la denuncia y se haya disculpado con su familia por la denuncia, ahora toda mención a su caso y denuncia queda cómo mera propaganda política sin sustento, pero animo, una mentira repetida mil veces se convierte en una gran verdad cómo dijo Goebbels.

    Me gusta

  5. Esa historia de Zoila America es falsa. Ella siempre quiso Atencion y no se la dieron por eso invento la mentira de la violacion.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: