EL JUDENRAT HECTOR TIMERMAN VENDIÓ LA AMIA A IRÁN

por bajurtov

Israel dice estar “sorprendido” por el acuerdo

28/01/13 – 08:21

com_timerman-hector_102408
Héctor Timerman,No hay peor antisemita que un judío traidor

La Cancillería israelí se manifestó “sorprendida” por el acuerdo entre la Argentina e Irán para crear una comisión independiente destinada a investigar el atentado contra la AMIA, en el que en 1994 murieron 85 personas.

“Nos sorprendieron las noticias”, dijo Yigal Palmor, portavoz de la Cancillería, a la agencia de noticias AFP. “Estamos esperando recibir de los argentinos todos los detalles sobre lo que está pasando, porque obviamente este tema está directamente relacionado con Israel”, agregó el vocero.

Ayer, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que su gobierno había firmado un acuerdo con Irán en torno a la investigación del atentado. Según el Gobierno argentino, el acuerdo permitirá que la Justicia argentina interrogue en Teherán a los iraníes acusados, junto a una comisión internacional independiente que se formará con acuerdo de ambos gobiernos. El acuerdo aún debe ser ratificado por los parlamentos de cada país.

“Desde el principio le advertimos a la Argentina que Irán intentaría tenderle una trampa y que debía estar atenta”, insistió Palmor.

Argentina e Irán habían abierto en octubre negociaciones en la sede de la ONU en Ginebra para resolver las acciones judiciales pendientes en la investigación del atentado por el cual la justicia argentina exige desde 2006 la extradición de ocho iraníes, incluidos el actual ministro de Defensa, Ahmad Vahidi, y el ex presidente Akbar Hashemi Rafsanjani. Irán siempre negó haber participado en el atentado y rechazó arrestar a los sospechosos. Esas negociaciones llevaron al acuerdo sellado ayer en Etiopía.

Otra densa cortina de humo

POR EDUARDO VAN DER KOOY

Otra vez parece abrirse un abismo entre la interpretación que Cristina Fernández y Héctor Timerman hicieron del acuerdo firmado con Irán por el atentado en la AMIA y lo que sería posible desprender de la propia declaración. La Presidenta habló, por ejemplo, de un hecho histórico. El canciller aseguró que, por primera vez en 18 años, se lograrían avances en la causa. Nada de eso estaría garantizado por el memorandum de entendimiento de nueve puntos firmado en Adis Adeba, Etiopía.

Cristina había anunciado en septiembre pasado en las Naciones Unidas que negociarían con Irán dónde podría ser juzgado el atentado. Refirió también a la oferta realizada por la Argentina a Teherán para que un tercer país se encargara de ese juzgamiento. Algo sucedió en el camino: no existe tal tercer país ni se menciona en la declaración ningún juzgamiento.

Los países acordaron, en cambio, la conformación de una Comisión de la Verdad compuesta por juristas internacionales (a designar) para analizar la documentación que ambas naciones poseen sobre aquella tragedia de julio de 1994, que dejó 85 muertos.

Esa aceptación significa, a priori, dos cosas. Que la investigación realizada por la Justicia, a solicitud de Néstor Kirchner, que incriminó a jerarcas del régimen iraní, ha sido puesta en tela de juicio. Y que ese objetivo retroceso tendrá sin dudas incidencia en el desenvolvimiento de la Comisión de la Verdad.

El Gobierno se encargó de subrayar el éxito diplomático que representa la admisión de Irán para que aquellos supuestos responsables por el atentado puedan ser interrogados por la Comisión y las autoridades judiciales argentinas. Teherán condicionó dicha admisión a que se realicen únicamente en suelo iraní. No se trata de una exigencia menor en un régimen que, de modo eficaz y sistemático, bloqueó todas las demandas argentinas sobre el atentado, incluso en foros internacionales. Presumir que de aquel interrogatorio pudiera alumbrar alguna verdad revelada por la AMIA, sonaría a esta altura a inocentada.

Mucho se habló desde que se iniciaron las negociaciones secretas -que el Gobierno intentó ocultar- sobre las múltiples claudicaciones de jurisdicción y soberanía que encerraría el nuevo camino tomado. Ninguna ha quedado desmentida por la declaración de Adis Adeba.

Se abre ahora un proceso que carece de delimitación en el tiempo. Y que tampoco garantiza a futuro la impartición de justicia, reclamada por los familiares de las víctimas de la AMIA y la sociedad en su conjunto.

Queda muy clara, mas allá de los resultados de la Comisión, la voluntad de Cristina de conciliar, antes que tensar, las relaciones con Irán. Se advierte en un plano general, político y comercial. El acuerdo por la AMIA podría ser, quizás, un escape.

Otra densa cortina de humo.

Que es un Judenrat?

Judenrat (pl. Judenräte) es el nombre que recibían, en alemán, los consejos judíos de gobierno de los guetos establecidos por losnazis en varios lugares, y especialmente en el territorio del Gobierno General de Polonia, la parte de Polonia ocupada pero no anexionada por Alemania.

Vigilados por la policía del Judenrat, un grupo de niños del gueto de Łódź hace cola para embarcar en el tren que les llevará al campo de exterminio de Chelmno.

Tuvieron diferentes denominaciones según el Judenrat concreto de que se tratara. Para su formación, los nazis localizaban a algún judío prominente, generalmente algún antiguo cargo electo, un presidente de una asociación judía o un rabino, y le encargaban la formación del consejo. Éste estaba formado por doce miembros en los guetos de menos de 10.000 habitantes y por veinticuatro si superaban esa cantidad. Los presidentes así nombrados por los nazis llamaban a formar parte del consejo a otros antiguos dirigentes judíos, aunque en general tenían cuidado de excluir a personas que pudieran irritar a los alemanes: rabinos ortodoxos, comunistas o socialistas, etc. Los Judenräte tenían a su cargo a toda la población de un gueto, debiendo mantener el orden (a través de unos cuerpos de policía propios, la Policía Judía) y cumplir y hacer cumplir las directrices alemanas. De este modo, los consejos judíos eran los que censaban a la población judía, inventariaban sus bienes para facilitar su confiscación por los nazis, elaboraban las listas de personas que debían ser deportadas hacia los campos de exterminio, las conducían hacia los lugares de embarque y perseguían a quienes huían o se escondían. Por lo general, cumplían puntual y celosamente las instrucciones recibidas, ya que los miembros del Judenrat eran personalmente responsables de cualquier negligencia o desobediencia, y especialmente su presidente, nombrado como se ha dicho directamente por los alemanes, que recibía las instrucciones de un oficial de las SS encargado del gueto.

Los consejos judíos fueron una pieza esencial en el mecanismo del Holocausto, por lo que su labor -sobre la que existe abundante documentación- ha suscitado mucha polémica en la historiografía posterior. Los investigadores actuales coinciden en señalar la habilidad de los nazis al hacer recaer el grueso de las tareas que condujeron a los judíos a su exterminio en los campos sobre los propios judíos (en los campos, también estaban formados por judíos los Sonderkommandos que se encargaban de la eliminación física de los prisioneros y su incineración), y también hay coincidencia en concluir que sin esta colaboración forzada, probablemente el exterminio de los judíos de Europa habría sido una tarea infinitamente más difícil. El punto oscuro de la cuestión es saber cómo llegó a producirse una colaboración tan diligente. Las personas que integraron los Judenräte disfrutaban de una inmunidad temporal a la deportación y en su proceder quizá influyera el hecho de que las decisiones que llevaron a los judíos a la muerte se fueron tomando de manera paulatina, de modo que al formarse los guetos, en 1939, nadie, ni siquiera los propios nazis (excepto quizá los más altos dirigentes), podía suponer que finalmente (en 1942) se optaría por el exterminio total. Inicialmente se pensaba que los guetos eran el paso previo al reasentamiento de los judíos fuera de las fronteras del Reich (y de hecho, reasentamiento fue la palabra que se usó en los documentos oficiales incluso cuando se trataba ya del traslado a los campos de la muerte). Cuando las operaciones de exterminio empezaron, los Judenräte siguieron cooperando con los nazis, al parecer, según los relatos de los escasos supervivientes, inicialmente convencidos de que la matanza no podría durar mucho y de que sacrificando a una parte de los judíos podría salvarse el resto; a medida que la Solución Final se prolongaba en el tiempo, sin embargo, siguieron colaborando para así retrasar su propia deportación y la de sus allegados, aunque finalmente no consiguieron ni siquiera esto último.

En algunos lugares, como el Gueto de Minsk, el Judenrat colaboraba con la resistencia judía clandestina.

Mordechai Chaim Rumkowski es quizá el más conocido miembro de un Judenrat. Gobernaba el gueto de Lodz (Polonia) como un dictador, fue un activo colaborador de los nazis y se rodeaba de una pompa regia, haciéndose llamar Chaim I. En sus discursos abundaban expresiones como “mis judíos”, “mi gueto”, “mis fábricas”… Otro dirigente judío célebre fue Adam Czerniaków, presiden

4 comentarios to “EL JUDENRAT HECTOR TIMERMAN VENDIÓ LA AMIA A IRÁN”

  1. Nao me admiraria que dessa comissão surga denuncia de que Israel estaria por trás dessa tragédia …

    Me gusta

  2. ISRAEL EMPEZO A DARSE CUENTA DE LA FARSA DE LO ACTUADO POR LA JUSTICIA ARGENTINA!!
    El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Yigal Palmor, expresó su “asombro” ante el acuerdo entre Argentina e Irán.
    Sobre la novedosa “Comisión de la Verdad”, el portavoz opinó: “Se supone que la verdad la sacó a luz la justicia argentina. ¿No hubo investigación? ¿Acaso no hubo conclusiones? ¿No se involucró la Interpol? ¿Qué pasa con todo esto?. Este acuerdo con los iraníes ¿es una admisión de incompetencia argentina? ¿De errores jurídicos argentinos? ¿Qué debemos pensar de todas las investigaciones que se han llevado hasta ahora?. Estas son preguntas a las que buscamos respuestas.

    Me gusta

  3. Esto sería para largo. La misma que ahora hace esta fantochada que va a terminar en “NO HAY CULPABLES”, cuando era legisladora se peleó feo con (me parece) Juan pablo Cafiero, porque ella sostenía que no era irán la clave…Tendría que buscar en mis recortes (que son mi archivo). Lo que ocurrió fue que el año 1994 , malhadado año, fue también el de la “reconstrucción al gusto de menem” de la CONSTITUCIÓN…. y los Kirchner fueron convencionales constituyentes y, en ese momento, para ellos menem era “el mejor presidente de la historia”. Hubo alguien, hurgo en mi memoria, lo tengo, el embajador Cheek que declaró que la pista iraní era una cortina de humo. No sé si soy clara. Sólo quiero mostrar (con todo el dolor que desde ese día tengo en el alma) que a partir de ese momento todo fue pompas de jabón. Nunca se pudo discernir la verdad de la mentira. Desde luego que me encantaría que los iraníes fueran los culpables (inocentes de nada son), pero las contradicciones de la mandamás son incalificables. Y el que le daba letra era el desaparecido (porque no se sabe de él) Chávez, un grosero amigo de Mamut Ahmadinejad…No sé. Tengo que hurgar más en mis papeles…Gracias por su paciencia.

    Me gusta

  4. Las comisiones de la verdad no sirven para nada, no juzgan nada como la de Sudáfrica. Para que sirve eso… para decir que es cosa juzgada sin que en realidad se juzgue y se castigue a los culpables. Es decir el estado Iraní.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: