¿De verdad no ha usado Bachar Asad armas químicas contra la oposición?

por candela1
Desde hace algunos meses, los gobiernos occidentales y los medios de comunicación especulan con la posibilidad de que Bachar Asad haya empleado armas químicas para reprimir a las fuerzas rebeldes. Aunque Damasco lo haya desmentido repetidas veces y nadie haya sido capaz hasta ahora de probar que dichas bombas han sido utilizadas contra la oposición y la población civil, Washington, París y Tel Aviv siguen con la mosca detrás de la oreja.

El recurso al gas mostaza o al gas sarin por parte del ejército sirio, han advertido los presidentes Hollande y Obama, provocaría la intervención directa de las potencias extranjeras en una guerra civil que, según estimaciones de la ONU, se ha cobrado desde marzo de 2011 unas 70.000 vidas.

Esa es la línea roja que el régimen dictatorial de Asad no debe franquear. Y en prevención de que el sátrapa sirio tome una medida desesperada para mantenerse en el poder, los Estados Unidos tienen desplegada una pequeña ‘task force’ de intervención rápida en el Líbano.

Por eso el artículo de Frédéric Helbert debería reabrir el debate sobre la posición internacional ante Siria. Pero ayer en Francia ni el gobierno ni la oposición se expresaron al respecto.

Sin embargo, Paris-Match muestra a niños destrozados por enfermedades misteriosas, con ronchas que no se curan, la piel cuarteada y otras deformaciones monstruosas. Cuerpos que de descomponen por dentro y presentan indicios de parálisis y de pérdidas de memoria.

1362745002_0

Según Helbert, se han enviado análisis de sangre de los menores afectados por este extraño mal a laboratorios de la Cruz Roja, sin que hayan sido enviado jamás los resultados.

Para el doctor Ghazi Aswad, cirujano francés de origen sirio que trabaja con los refugiados en Trípoli, esos síntomas son inequívocos de un ataque con armas químicas. Y es preciso actuar cuanto antes, no sólo en el plano diplomático, sino en el de la ayuda humanaria y, quizá, la ayuda armamentística.

“Miren a este niño que debería estar internado en un centro para quemados muy grave y al cual me veo obligado a reenviar a un campamento de refugiados miserable”, exclama el médico. “¡Qué vergüenza para quienes podrían hacer algo y no hacen nada!”.

leer más aquí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: