Egipto inaugura su primer hotel para fanáticos islámicos en el Mar rojo.

por bajurtov
  • Hotel egipcio deja de vender alcohol y ofrece piscinas sólo para clientas ”sabanudas”.

    5a7aab3c5efc2a533da5922dc2ecb846.cache.012
    Sabanuda muuuy religiosa !

    A unos metros de las aguas turquesas del mar Rojo, el pub inglés del viejo hotel Les Rois solía ofrecer pintas de cerveza con vistas a la playa. Un sugerente menú que el establecimiento acaba de enterrar en una rápida y conservadora metamorfosis. La nueva fonda, llamada 4Win, presume de ser el primer territorio de la costa que ha abrazado la ley seca de los islamistas y se ha adaptado al canon ‘halal’ con piscina exclusiva para las clientas más devotas.

    Su bautismo, cuentan, fue multitudinario y concitó la atención de la ciudad de Hurgada, a unos 400 kilómetros de El Cairo. “Invitamos a todo el mundo, desde agencias de viajes y touroperadores alemanes (los turistas que son legión aquí). Pero sí, los islamistas eran mayoría”, reconoce a ELMUNDO.es el director del hotel Abdel Basset Omar. Además de bulliciosa, la ceremonia incluyó -por si hacían falta más pruebas- un llamativo manifiesto: Los propietarios de 4win vaciaron varias botellas de alcohol y las hicieron pedazos en las escaleras. Después colgaron en la entrada un cuadro con versículos del Corán.

    “Romperlas era un símbolo que confirma que este hotel no vende bebidas alcohólicas”, replica Omar. “No queremos exagerar. El nuestro es un hotel corriente que respeta los principios musulmanes. No queremos ganar dinero ‘haram’ (ilícito)”, argumenta el director. Y, para seducir al público más puritano, su última planta está reservada a las mujeres que desean dormir alejadas de los huéspedes masculinos y viajan sin un ‘mehrem’ (un tutor varón).

    Además, una piscina exclusiva para ellas corona la azotea. El servicio está formado por camareras, lo que permite que las mujeres con ‘niqab’ (la prenda que cubre todo el cuerpo salvo los ojos) gocen del capricho de prescindir del atuendo y darse un chapuzón. Un grupo de vigilantes femeninas monta guardia para evitar las miradas furtivas del sexo contrario. “Hay otra piscina mixta para el resto de clientes” precisa Omar. El gimnasio reserva unas horas diarias para las clientas y la playa ofrece un rincón especial para quienes buscan bañarse sin hombres.

    El hotel, de tres estrellas, cuenta con 184 habitaciones y es uno de los tantos complejos que bordean la preciada costa del Mar Rojo, con su amplia oferta de buceo, esquí acuático, windsurf o vela. Su conversión ha sido tan veloz que su página web aún canta sus antiguos “vicios”: dos restaurantes italiano y griego y un pub inglés por donde corren grados de alcohol y dos piscinas por las que desfilan los bikinis.

    “Proporcionamos los medios para alegrar y dar descanso sin violar el islam”, apunta Omar que -sin embargo- aspira a que los turistas europeos y rusos prueben y caigan rendidos al nuevo modelo. “Quien se aloje estará contento, le gustarán los servicios y podremos presentarle una buena cara de los egipcios”.

    Por si acaso, el director aclara que la carta del establecimiento no ofrecerá alcohol pero no estará prohibido que los turistas puedan adquirir y traer sus botellas a las instalaciones.

    Y agrega: “Queremos ofrecer un servicio que no sea contrario al turismo europeo. Pero le digo que los europeos no están aquí para buscar vino sino para encontrar un lugar donde descansar”. En la tierra de los faraones, no todos los hoteles despachan bebidas etílicas pero 4Win es el primero que hace publicidad de su oferta ‘halal’ y respetuosa con la ‘sharia’ (ley islámica). “Los conservadores no quieren que sus mujeres estén en la piscina con otros hombres”, arguye Omar decidido a invertir en campañas de publicidad en países árabes e islámicos.

    El director, quien aguarda aún el plácet definitivo del ministerio de Turismo, está entusiasmado con la publicidad gratuita que los medios de comunicación le han brindado durante la última semana. Y confía en que los turistas europeos elijan su hotel picados por la curiosidad. “Yo quiero que todos los hoteles de Egipto y del mundo sean como el mío. Si Dios quiere, tendremos mejor ocupación que antes y superaremos a los establecimientos de la zona”, dice con ilimitadas dosis de fe.

    El turismo egipcio, golpeado por las revueltas de 2011 y dos años de inestabilidad política, atraviesa una larga sequía. Antes de la revolución que derrocó a Hosni Mubarak, el sector generaba más del 11% del productor interior bruto (PIB) y uno de cada ocho empleos. En una reciente entrevista con ELMUNDO.es, el ministro de Turismo Hisham Zaazou aseguró que la recuperación está en marcha. “El año pasado nos visitaron unos 11 millones de turistas. Los primeros tres meses de 2013 hemos continuado la senda de crecimiento con una subida del 14,6 por ciento de las llegadas. Nuestro objetivo es llegar cuanto antes a los niveles previos a la revolución”.

5 comentarios to “Egipto inaugura su primer hotel para fanáticos islámicos en el Mar rojo.”

  1. esta mas bien usa mini sabanas

    Me gusta

  2. jo,jo,muy bueno lo suyo,Don Galilo!

    Me gusta

  3. Sois unos idiotas Monos, este blog es pura kaka manipulada, nada objetivo, lleno de odio a todos
    me asquea leer este forokaka, chau

    Me gusta

    • La verdad no solo incomoda, tambien puede causas ascos dovi? Espero que tambien te cause una diarrea que haga que se salga la mierda que tienes en el cerebro, con suerte y empieces a pensar por ti mismo

      Me gusta

  4. Kish in potz,amigo Dov !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: