Israel y palestinos reanudan diálogo en Jerusalén con máximo secretismo

por edwin2295

Israelíes y palestinos retomaron en Jerusalén las negociaciones de paz por primera vez en tres años, en medio del pesimismo general y cumpliendo con la promesa dada a EEUU de ejercer la máxima discreción hasta el punto de que poco o nada se sabe del encuentro.

Se trata de la primera reunión que celebran los equipos negociadores de ambas partes desde la ronda preparatoria de Washington a finales de julio, que supuso el pistoletazo de salida al proceso negociador, del que la única certeza que se tiene es el plazo de nueve meses fijado para tratar de llegar a un acuerdo.

Sin una agenda clara sobre la que trabajar, israelíes y palestinos se reúnen en Jerusalén para tratar de resolver su histórico conflicto por enésima vez, cinco años después del último intento serio bajo el gobierno del primer ministro, Ehud Olmert.

Lo hacen horas después de que Israel dejara en libertad al primer grupo de 26 terroristas palestinos, la mayoría de ellos detenidos antes de los Acuerdos de Oslo de 1993, medida destinada a satisfacer las exigencias de los líderes de la Autoridad Palestina para que regresen al diálogo.

A primera hora de la tarde la parte palestina ignoraba aún la hora y el lugar convenido para la cita, y fuentes oficiales palestinas cercanas a las negociaciones revelaban que estaban pendientes de que los israelíes les convocaran, lo que da una idea del hermetismo en torno al proceso y dejaba en entredicho la propia celebración del encuentro.

Según la Radio de Israel (Kol Israel), la convocatoria tiene lugar en Jerusalén y no se difundirán fotografías de la misma, en línea con la absoluta confidencialidad que desean las partes.

Pese a que no ha sido comunicado el lugar, algunos comentaristas apuntan que el histórico Hotel Kind David podría albergar el encuentro.

La ministra de Justicia, Tzipi Livni, acompañada por el asesor del primer ministro Itzjak Moljo, conforman la delegación israelí, mientras que la palestina la encabeza el negociador jefe palestino, Saeb Erekat, y el también negociador Mohamed Shtaye, los mismos actores que participaron en la ronda estadounidense.

Livni declaró durante una ceremonia en la que juraron los rabinos jefes de Israel, su compromiso “a hacer el esfuerzo por el bien del pueblo de Israel y sus valores. Será complejo y complicado, pero no estoy preparada para rendirme”.

 

Las negociaciones se reanudan gracias a los intensos esfuerzos diplomáticos del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que efectuó seis visitas a la región desde que ostenta el cargo para empujar a las partes a la mesa de negociación.

Sin embargo, y pese a haber logrado que accedan a intentarlo una vez más, las expectativas en ambos lados son exiguas y el ambiente se ha visto enrarecido una vez más por los anuncios hechos días antes por el Gobierno sobre proyectos de construcción de más de 2.000 nuevas viviendas en barrios judíos de Jerusalén este y en los asentamientos de Cisjordania y Jerusalén Este.

“Está claro que el Gobierno israelí intenta sabotear deliberadamente los esfuerzos de EEUU y la comunidad internacional para reanudar las negociaciones aprobando más asentamientos”, se quejaba Shtaye.

Los interlocutores de ambas partes han mantenido incontables conversaciones y presumiblemente abordado los asuntos más espinosos del conflicto, aunque finalmente no hayan resultado fructuosas.

El hecho de que exista familiaridad entre ellos, de que haya un mediador norteamericano al que deban rendir cuentas y que no participen de momento en el proceso los dirigentes de ambos pueblos, Biniamín Netanyahu y Mahmud Abás, puede sin embargo propiciar algún avance respecto a anteriores ocasiones.

El titular de Defensa, Moshé Yaalón, no dejó hoy lugar al optimismo durante una visita al norte del país.

“Nos hemos fijado el objetivo de nueve meses en los que trataremos de alcanzar algo con los palestinos”, dijo antes de añadir: “Lo hemos intentado durante 20 años desde Oslo, y 120 de conflicto”.

Su número dos, Dany Dannón, recalcó que Netanyahu nunca respaldaría una propuesta de paz como la hecha por su antecesor en el cargo, Ehud Olmert.

“No lograremos apoyos (…), ni del Likud ni de toda la nación”, declaró a la Radio de Israel.

Se refería a una iniciativa de paz por la que Olmert propuso que Israel retuviera el 6,5 % del territorio de Cisjordania (Judea y Samaria) – Abbas ofreció un 1,9 %- en un canje territorial, lo que implicaba que cien mil israelíes abandonarían sus hogares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: