Discurso íntegro del Secretario de Estado John Kerry sobre Siria

por edwin2295

A continuación les ofrecemos latranscripción íntegra del discursoque esta tarde ha dado elSecretario de Estado John Kerry, en el que ha explicado la información de inteligencia con la que cuenta Estados Unidos y que ha desclasificado y hecho pública hoy. En otras palabras, ha explicado las razones por las que en cuestión de horas podrían lanzar un ataque militar contra Siria:

El presidente Obama ha pasado muchos días consultando con el Congreso y hablando con los líderes de todo el mundo acerca de la situación en Siria. Y anoche el presidente pidió nos pidio a todo su equipo de seguridad nacional que consultáramos con los líderes del Congreso, incluidos los dirigentes de los comités de seguridad nacional del Congreso. Y nos pidió que consultáramos sobre lo que sabemos sobre el horrible ataque con armas químicas sucedido en los suburbios de Damasco la semana pasada. Les diré que, como alguien que pasó casi tres décadas en el Congreso de los Estados Unidos, sé que esta consulta es el camino correcto para un presidente antes de tomar una decisión sobre cuándo y cómo hay que usar la fuerza militar. Y es importante hacer las preguntas difíciles y obtener las respuestas difíciles antes de actuar, no sólo después.

Y creo que, como el Presidente Obama hace, también es importante discutir esto directamente con el pueblo estadounidense. Esa es nuestra responsabilidad, hablar con los ciudadanos que han confiado en todos nosotros, en el gobierno y el Congreso y con los que tienen la responsabilidad de su seguridad. Es por eso que la desclasificación que ha hecho nuestro gobierno esta mañana de su estimación de lo que sucedió en Siria es tan importante. Sus conclusiones son tan claras como convincentes. No les pido que se fíen de mi palabra. Léanlo ustedes mismos, todo el mundo, los que están escuchando ahora, todos ustedes, lean por sí mismos la evidencia de miles de fuentes, la evidencia que ya está disponible al público. Y lean por sí mismos el veredicto alcanzado por nuestra comunidad de inteligencia sobre las armas químicas con las que el régimen de Assad atacó a la oposición y a barrios controlados por la oposición o barrios en los que aún se lucha por su control, en las afueras de Damasco en la madrugada del 21 de agosto.

Nuestra comunidad de inteligencia ha revisado cuidadosamente y re-examinado la información con respecto a este ataque. Y les diré que nos ha mas que recordado la experiencia de Irak. No vamos a repetir ese momento. En consecuencia, hemos tomado medidas sin precedentes para desclasificar y hacer que los datos estén disponibles a las personas para que puedan juzgar por sí mismas. Pero aún así, con el fin de proteger las fuentes y los métodos, algunas de las cosas que sabemos sólo se darán a conocer a los miembros del Congreso, los representantes del pueblo estadounidense. Eso significa que hay cosas que sí sabemos, pero que no podemos hablar públicamente.

Entonces, ¿qué es lo que realmente sabemos de lo que podemos hablar?

Bueno, sabemos que el régimen de Assad tiene el mayor programa de armas químicas de todo el Medio Oriente. Sabemos que el régimen ha utilizado esas armas varias veces este año, y las ha utilizado en una escala más pequeña, pero aún así las ha utilizado contra su propio pueblo, incluso no muy lejos de donde el ataque del miércoles pasado tuvo lugar.

Sabemos que el régimen se determinó específicamente en eliminar los suburbios de Damasco de la oposición, y se sentía frustrado de que no había logrado hacerlo.

Sabemos que durante tres días antes del ataque, el personal de armas químicas del régimen sirio estaba sobre el terreno en la zona, haciendo los preparativos.

Y sabemos que a los elementos del régimen sirio se les dijo que se prepararan para el ataque, poniendose máscaras de gas y tomando precauciones relacionadas con las armas químicas.

Sabemos que se trataba de instrucciones específicas.
Sabemos desde dónde se lanzaron los cohetes, y en qué momento. Sabemos donde aterrizaron, y cuándo. Sabemos que los cohetes vinieron sólo desde áreas controladas por el régimen y llegaron solo a barrios controlados por la oposición o en disputa.

Y sabemos que, al igual que el mundo, que sólo 90 minutos más tarde se desató el caos en los medios de comunicación sociales. Con nuestros propios ojos hemos visto los miles de informes de 11 sitios diferentes en los suburbios de Damasco. Todos ellos muestran e informan de víctimas con dificultades respiratorias, personas con espasmos, tos, latidos del corazón rápidos, echando espuma por la boca, con pérdida del conocimiento y muchos muertos. Y sabemos que eran ciudadanos sirios comunes los que informaron todos estos horrores.

Y lo más importante, sabemos lo que los médicos y las enfermeras que los trataron no informaron – ni un rasguño, ni una herida de metralla, ni un corte, ni un ruido de bala. Vimos filas de muertos alineados en sudarios, el lino blanco sin mancha de una sola gota de sangre.

En lugar de estar a buen recaudo en su cama en su casa, vimos a filas de niños muertos uno al lado del otro, tendidos en el suelo del hospital, todos ellos muertos gaseados por Assad y rodeados de padres y abuelos que habían sufrido la misma suerte.

El gobierno de Estados Unidos ya sabe que al menos 1.429 sirios murieron en este ataque, incluyendo al menos 426 niños. Incluso los primeros auxilios, los médicos, las enfermeras y los médicos que trataron de salvarlos, se convirtieron en víctimas. Los vimos respirando con dificultad y aterrorizados de que sus vidas estaban en peligro.

Este es el horror inconcebible e indiscriminado de las armas químicas. Esto es lo que Assad hizo a su propio pueblo.

También sabemos muchos detalles inquietantes sobre las consecuencias. Sabemos que un funcionario del régimen de alto nivel que sabía sobre el ataque confirmó que las armas químicas fueron utilizadas por el régimen, examinó el impacto, y en realidad tenía miedo de que iban a ser descubiertos.

Lo sabemos.

Y sabemos lo que hicieron después. Yo personalmente llamé al ministro de Relaciones Exteriores de Siria, y le dije: “Si, como usted dice, su país no tiene nada que ocultar, deje de forma inmediata que los inspectores de las Naciones Unidas accedan sin restricciones, para que tengan la oportunidad de contar su historia.”

En cambio, durante cuatro días, bombardearon el barrio con el fin de destruir las pruebas, bombardeando bloque tras bloque a una velocidad cuatro veces mayor de la que lo hacían durante los últimos 10 días. Y, cuando los inspectores de la ONU finalmente accedieron, el acceso – como sabemos – fue restringido y controlado.

En todas estas cosas que he enumerado, en todas estas cosas que sabemos – todas ellas – la comunidad de inteligencia estadounidense tiene mucha confianza, mucha confianza. Este es el sentido común. Esto es una prueba. Estos son los hechos.

Así que la pregunta principal ya no es realmente ¿qué sabemos? La pregunta es, ¿qué vamos a hacer? Colectivamente. Qué va a hacer el mundo al respecto?

Cuando otras tormentas anteriores en la historia se han dado cita, cuando los crímenes atroces se encontraban dentro de nuestro poder para detenerlos, se nos ha advertido contra la tentación de mirar hacia otro lado. La historia está llena de líderes que han advertido en contra de la inacción, la indiferencia y, especialmente, contra el silencio cuando más importaba.

Nuestras opciones a continuación, en la historia, tuvieron grandes consecuencias. Y nuestra elección hoy tiene grandes consecuencias. No importa que hace casi 100 años, en respuesta directa al horror absoluto y a la inhumanidad de la Primera Guerra Mundial el mundo civilizado estuvo de acuerdo en que las armas químicas no debían ser utilizadas de nuevo. Esa fue la determinación del mundo entonces. Y eso comenzó hace casi un siglo de esfuerzos para crear una línea roja clara para la comunidad internacional.

Lo que importa hoy es que estamos trabajando como comunidad internacional para librar al mundo de las peores armas. Es por eso que hemos firmado acuerdos como el Tratado START, el nuevo tratado START, la Convención sobre Armas Químicas, la cual más de 180 países, entre ellos Irán, Irak y el Líbano, han firmado.

Es importante para nuestra seguridad y la seguridad de nuestros aliados. Es importante para Israel. Es importante para nuestros amigos cercanos de Jordania, Turquía y Líbano, todos los cuales viven a sólo una brisa de Damasco. Es importante para todos ellos donde están las armas químicas sirias, y si no se controlan pueden causar aún más muerte y destrucción a esos amigos.

E importa profundamente a la credibilidad y a los intereses futuros de los Estados Unidos de América y de sus aliados. Es importante porque una gran cantidad de otros países, cuya política ha desafiado estas normas internacionales, están mirando. Ellos están mirando. Quieren ver si Estados Unidos y nuestros amigos hacemos lo que decimos.

Está directamente relacionado con nuestra credibilidad y si los países siguen creyendo a los Estados Unidos cuando dicen algo. Ellos están mirando para ver si Siria puede salirse con la suya, porque entonces tal vez ellos también puedan poner al mundo en mayor riesgo.

Y no nos engañemos, en un mundo cada vez más complicado por la violencia extremista sectaria y religiosa, lo que elegimos hacer o no hacer importa de maneras reales a nuestra propia seguridad. Algunos hablan del riesgo de hacer las cosas. Pero tenemos que preguntarnos: “¿Cuál es el riesgo de no hacer nada?”

Es importante porque si elegimos vivir en el mundo donde un matón y un asesino como Bashar al-Assad gasea a miles de su propio pueblo con impunidad, incluso después de que Estados Unidos y sus aliados dijeron que no, y entonces el mundo no hace nada con eso, no habrá fin a la prueba de nuestra voluntad y de los peligros que se derivarán de esos otros que creen que pueden hacer lo que quieran.

Esto es importante también más allá de los límites de las fronteras de Siria. Se trata de si Irán, que a su vez ha sido víctima de ataques con armas químicas, de si ahora se siente envalentonado ante la ausencia de medidas para obtener armas nucleares.

Se trata de Hezbolá y Corea del Norte y de cualquier otro grupo terrorista o cualquier dictador que podría contemplar el uso de armas de destrucción masiva. ¿Recordarán que el régimen de Assad fue detenido por el uso presente o futuro de esas armas? ¿O será recordado que el mundo se apartó y se creó la impunidad?

Así que nuestra preocupación no es sólo acerca de algunas tierras lejanas mas allá del océano. Eso no es lo que se trata. Nuestra preocupación por la causa del pueblo indefenso de Siria se trata de decisiones que afectarán directamente a nuestro papel en el mundo y nuestros intereses en el mundo.

También es profundamente acerca de lo que somos. Somos los Estados Unidos de América. Somos el país que ha intentado, no siempre con éxito, pero siempre ha tratado de cumplir con un conjunto de valores universales en torno a los cuales hemos organizado nuestras vidas y nuestras aspiraciones.

Este crimen contra la conciencia, este crimen contra la humanidad, este crimen contra los principios más fundamentales de la comunidad internacional, en contra de las normas de la comunidad internacional, esto es importante para nosotros.

Y también es importante para lo que somos. Y también es importante para el liderazgo y para nuestra credibilidad en el mundo.

Mis amigos, aquí importa si no se hace nada. Importa si el mundo habla de condena y luego no pasa nada.

Estados Unidos debe sentirse seguro y satisfecho de que no estamos solos en nuestra condena y de que no estamos solos en nuestra voluntad de hacer algo al respecto y actuar.

El mundo está hablando. Y muchos amigos están listos para responder. La Liga Árabe se comprometió, y cito, “a mantener al régimen sirio totalmente responsable de este crimen.” La Organización para la Cooperación Islámica condenó al régimen y dijo que necesitábamos, y cito, “mantener el gobierno sirio legal y moralmente responsable de este atroz crimen.”

Turquía dijo que no hay duda de que el régimen es responsable.

Nuestro aliado más antiguo, el francés, dijo que el régimen, y cito, “cometió esta acción vil, y es un insulto al uso de armas que la comunidad ha prohibido desde hace 90 años en todas las convenciones internacionales”.

El primer ministro australiano dijo que no quería que la historia registrara que estábamos, y cito, “haciendo la vista gorda en este caso.”

Así que ahora que sabemos lo que sabemos, la pregunta que todos debemos hacernos es: ¿Qué vamos a hacer? Quisiera hacer hincapié, presidente Obama, que en los Estados Unidos creemos en las Naciones Unidas. Y tenemos un gran respeto por los inspectores valientes que soportaron disparos del régimen y obstrucciones a la investigación.

Pero como Ban Ki-moon, el secretario general, ha dicho una y otra vez, la investigación de la ONU no va a decirnos quien utilizó estas armas químicas. Ese no es el mandato de la investigación de la ONU. Ellos sólo nos dirán si se utilizaron esas armas. Por la definición de su propio mandato, la ONU no puede decirnos algo que no hemos compartido con ustedes esta tarde, o que no sabemos todavía.

Y debido a la garantía del obstruccionismo ruso a cualquier acción a través del Consejo de Seguridad de la ONU, la ONU no puede impulsar que el mundo actúe como debería. Así que permítanme ser claro. Vamos a seguir hablando con el Congreso, hablando con nuestros aliados, y lo más importante, hablando con el pueblo estadounidense.

El presidente Obama se asegurará de que los Estados Unidos de América tomo sus propias decisiones en sus propias líneas de tiempo, sobre la base de nuestros valores y nuestros intereses. Ahora, sabemos que después de una década de conflicto, el pueblo estadounidense está cansado de la guerra. Créanme, yo también lo estoy.

Pero la fatiga no nos exime de nuestra responsabilidad. El sólo anhelo por la paz no significa necesariamente lograrla. Y la historia juzgará a todos con extraordinaria dureza si hacemos la vista gorda a la utilización indiscriminada de un dictador de las armas de destrucción masiva en contra de todas las advertencias, en contra de todo entendimiento común de la decencia, estas cosas que sabemos.

También sabemos que tenemos un presidente que hace lo que dice que hará. Y él ha dicho, muy claramente, que cualquier decisión que tome en Siria no tendrá ningún parecido a Afganistán, Iraq o Libia. No supondrá ningún botas sobre el terreno. No será una operación abierta y sin fecha de final. Y no va a asumir la responsabilidad de una guerra civil que ya está en marcha.

El presidente ha sido claro: Cualquier acción que pudiera decidir tomar será limitada y a la medida de respuesta para garantizar que, el uso por parte de déspotas de las armas químicas rinda cuentas. Y en última instancia, en última instancia, nos comprometemos – seguimos comprometidos, creemos que es – el objetivo principal tener un proceso diplomático que pueda resolver esto a través de la negociación, porque sabemos que no hay solución militar definitiva.

Tiene que ser política.

Tiene que suceder en la mesa de negociaciones.

Y estamos profundamente comprometidos a llegar allí.

Así que eso es lo que sabemos. Eso es lo que los líderes del Congreso saben ahora. Y eso es lo que el pueblo estadounidense necesita saber. Y es que, en el núcleo de las decisiones que ahora se deben tomar para la seguridad de nuestro país, y por la promesa de un planeta, donde las armas más atroces del mundo nunca deben volver a ser utilizadas contra las personas más vulnerables del mundo.

Gracias, muchas gracias.

Fuente: Washington Post

One Comment to “Discurso íntegro del Secretario de Estado John Kerry sobre Siria”

  1. Enough! Game Over Assad! By, Já é tarde !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: