Israel y Arabia Saudita coordinan sus movimientos para contrarrestar el acercamiento de EE.UU. a Irán

por edwin2295

Binyamin Netanyahu revive opción militar

Asociados del primer ministro Benjamin Netanyahu filtraron este miércoles a los medios que altos funcionarios del emirato del Golfo habían visitado recientemente Israel, lo que indica una mayor ampliación en la brecha entre Israel y el presidente Barack Obama sobre su acercamiento a Teherán. Estas visitas estaban en línea con los intercambios en curso que Israel sostenía con Arabia y los representantes del Golfo para alinear sus acciones para contrarrestar cualquier potencial relajamiento en marcha de EE.UU. sobre el programa nuclear de Irán.

Debkafile informa que esta es la primera vez que fuentes oficiales israelíes han hecho publicos contactos diplomáticos de este tipo en la región. También revelan que Israel, Arabia Saudita y los emiratos del Golfo se han puesto de acuerdo para sincronizar sus esfuerzos de influencia en el Congreso de EE.UU. para votar en contra de los movimientos de la administración Obama sobre Irán.

Después de que el primer ministro Benjamin Netanyahu se reunió con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca este Lunes, 30 de septiembre, el secretario de Estado John Kerry le llevaba un mensaje solicitando moderación en el discurso que iba a pronunciar al día siguiente a las Naciones Unidas.

Por otra parte, al menos, dos diplomáticos europeos, Alemania y Francia, hicieron la petición contraria: Pidieron una perorata israelí contundente de los límites de ajuste – no tanto por el programa nuclear de Irán sino para tratar de frenar la tendencia del presidente Obama a la distensión con Teherán.

Se teme en las capitales europeas que los EE.UU. esté yendo demasiado rápido y demasiado lejos en su intento de reconciliación con la República Islámica, en detrimento de la asociación con su principal apoyo que es el Golfo Pérsico.
Están, además, ofendidos por la forma en que Washington utiliza a Europa como una herramienta en lasnegociaciones nucleares entre las potencias mundiales con Irán y ahora que esté desechándolos en favor del trato directo con los líderes iraníes.

Netanyahu decidió no acceder a ninguna de las solicitudes. En su lugar, expuso su credo: Irán debe suspender el desarrollo nuclear y desmantelar su programa o enfrentar el riesgo de un ataque militar israelí en solitario.

La mirada en el rostro del embajador de EE.UU. en Israel, Dan Shapiro, sentado en la mesa de la delegación de EE.UU. en la sala de la ONU, demostró que se había dado cuenta de que las palabras del primer ministro no sólo estaban dirigidas a Teherán, sino que eran una andanada imprevista contra la estrategia con Irán de la administración Obama.

A la disonancia entre Jerusalén y Washington sobre Irán y sus aspiraciones nucleares se le restó importancia después de la reunión Obama-Netanyahu en la Casa Blanca, aunque sonó a todo volumen en el discurso de la ONU. Las consecuencias es probable que se reflejen en los medios de comunicación estadounidenses, como lo fueron en el punto más bajo de las relaciones en 2010, cuando funcionarios de la administración día a día exponían evaluaciones negativas de las deficiencias militares de Israel para dañar las instalaciones nucleares de Irán.

Después del discurso de la ONU, el ministro de Defensa interior israelí Galaad Erdan trató de verter aceite sobre las aguas turbulentas, comentando que el discurso del primer ministro había fortalecido la mano de Obama contra Teherán. Sin embargo, Netanyahu tenía un objeto diferente. Fue a pintar al nuevo socio de Washington en la distensión de los colores más negros, aunque sabe que no hay posibilidad de mover al presidente de EE.UU. de su búsqueda de Teherán y de las sanciones, que él cree que son el único medio eficaz de disuasión para los iraníes, pronto comenzará a desentrañarse.

Benjamin Netanyahu se enfrenta ahora a la tarea ardua de la reparación de su propia credibilidad. Durante cinco años había declarado una y otra vez que la opción militar de Israel estaba en camino, en determinadas circunstancias, pero nunca ha cumplido con la amenaza. Ha seguido un camino de pasividad militar casi total.

El presidente Obama sabe que la capacidad militar de Israel depende de una operación en solitario contra Irán. Teherán, sin embargo, aunque consciente de las altas capacidades militares, tecnológicas y cibernéticas de las FDI, está convencido de que Israel como Estados Unidos ha perdido el apetito por una iniciativa militar.

Netanyahu hoy debe reavivar la disuasión de Israel y convencer a Irán de que su desafío en la ONU había terminado una era de pasividad militar y debe ser tomado en serio.

En las próximas semanas, por lo tanto, los iraníes reaccionarán con medidas para perturbar las relaciones entre EEUU e Israel, posiblemente elevando las tensiones militares en la región directamente o a través de sus representantes. Hasta ahora Teherán ha operado desde las afueras de Washington y sus consejos internos. Ahora, los diplomáticos iraníes inteligentes estarán sentados con el presidente de EE.UU. cerca de su oído para las discusiones amistosas sobre formas de promover su acercamiento.

Fuente: Debkafile

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: