Foreign Policy: “Querido Kremlin… Cuidado con Crimea”

por edwin2295

Rusia parece haber hecho una mala apuesta en Ucrania. Su política exterior, tácticamente ágil como siempre, ha sido estratégicamente errónea. Ciertamente era posible, como ya Rusia demostró en noviembre, sobornar al entonces presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich para no firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea. También era posible prometer un préstamo de $15 mil millones a cambio de una política de represión en Ucrania. Después de aceptar el dinero, en principio, Yanukovich forzó ilegalmente un paquete legislativo en el Parlamento que estaba cerca del modelo de leyes similares en Moscú para restringir la libertad de expresión y de reunión. Justo después de que el Kremlin liberara un tramo del préstamo prometido de $2000 millones, el régimen de Yanukovich dio órdenes para el tiroteo masivo de manifestantes.

Sin embargo, no todo salió como estaba previsto. El objetivo estratégico de Moscú era llamar a Ucrania a laUnión Euroasiática. Esta institución, con la intención de competir con la Unión Europea, entrará en vigor en 2015. Los posibles miembros en este punto son Rusia, Bielorrusia y Kazajstán, ninguno de los cuales puede ser acusado de un superávit democrático.

Putin ha dejado claro que para él la Unión Euroasiática no tiene sentido sin Ucrania. Él, como todos los demás, entiende que el imperio ruso sin Ucrania se queda sin gloria. Pero la Unión Euroasiática no puede tener miembros democráticos, ya que sus ciudadanos, al comerciar y emigrar a Rusia, extenderían ideas peligrosas. Por lo tanto, Ucrania tuvo que convertirse en una dictadura.
El problema con esto eran los propios ucranianos. En lugar de dar marcha atrás ante las porras, balas de goma, y ​​una masacre de francotiradores, hicieron una revolución. Aunque esto equivalía a un acto de auto-organización casi increíble, la determinación, y el simple valor físico, no hubiera sido posible sin la política exterior rusa. Si el Kremlin no tuviera el sueño de Eurasia, no tendría que estar tan preocupado por el carácter del régimen de Ucrania y la represión de la sociedad civil ucraniana. Fue precisamente el inconcebible asesinato en masa la semana pasada que cometió el régimen de Yanukovich en Ucrania, no sólo para sus oponentes, sino para muchos de sus aliados. Ahora, Yanukovich ha huido y el régimen parlamentario ha sido restaurado en Ucrania.

En su extralimitación, el Kremlin ha perdido a un líder que podía manipular, y ha provocado el tipo de revolución que a su aparato de propaganda le gusta culpar a Washington y la que su política exterior está diseñada para detener. ¿Y ahora qué? Parece que hay dos alternativas. Una de ellas sería la reconsideración de la totalidad de la política exterior de Rusia, y un genuino reconocimiento de que tanto Rusia como Ucrania tienen, ante todo, un interés en tener buenas relaciones con su vecino común tan importante para el comercio, la Unión Europea, así como con los demás.

La otra alternativa es negar la realidad y continuar persiguiendo el sueño de Eurasia. Esto implicaría el mantenimiento de la línea que hasta ahora Moscú ha tomado en la crisis, a saber, que los activistas ucranianos son fascistas, terroristas y gays.Podría, tal vez, también traducirse en un intento de Rusia por reclamar una parte de Ucrania. El mayor potencial de daño se encuentra en la península de Crimea, en el extremo sur, donde Rusia tiene una base naval y donde gran parte de la población es étnicamente rusa. La política que parece estar bajo consideración en Moscú consta de tres partes: La primera, reclamar, como el primer ministro Dmitri Medvedev ha hecho, que los intereses rusos en Ucrania están en peligro. En segundo lugar, extender pasaportes rusos a los ciudadanos de Ucrania en Crimea. Y tercero, reclamar un derecho de protección – que, en el caso de los vecinos de Rusia, Georgia y Moldavia, ya ha dado lugar a la creación de protectorados rusos. Al escribir estas líneas, la Flota del Mar Negro de Rusia está en alerta, y un parlamentario ruso está en Crimea discutiendo sobre los pasaportes y la posibilidad de una anexión rusa.

No hace falta decir que un intento de apoderarse de territorio ucraniano sería un desastre en el corto plazo, arruinando la credibilidad de Rusia en todo el mundo y es probable que empezara una guerra importante. En el largo plazo, tal acción, incluso si fuera a tener éxito, sentaría un precedente preocupante para la propia Rusia.

Si Rusia excluye de sus propias fronteras de la norma internacional general de la inviolabilidad, podría enfrentar algunos desafíos no deseados en el futuro. Si las fronteras exteriores de Rusia son zonas flexibles, que pueden ser empujadas en varias formas con las apelaciones a los derechos de los hermanos étnicos y los titulares de pasaportes, entonces, ¿qué va a pasar con la línea al este de Siberia en Rusia? Allí, Rusia posee importantes recursos naturales a lo largo de su frontera con China, la más larga del mundo. Unos 6 millones de ciudadanos rusos en el este de Siberia se enfrentan a 90 millones de chinos en las provincias limítrofes de China.

Pekín presta atención a Ucrania, ya que tiene una participación importante en los territorios agrícolas de Ucrania. Es probable que se tenga en cuenta la doctrina rusa del desarrollo de la flexibilidad de las fronteras exteriores de Rusia. China también tiene una participación en el este de Siberia. Necesita agua potable, hidrocarburos, recursos minerales, como el cobre y el zinc, y suelo fértil para sus agricultores. La relación económica china con el este de Siberia es una colonial: China compra materias primas y vende productos terminados. Beijing en realidad invierte más en el este de Siberia de lo que lo hace Moscú.Nadie sabe el número exacto de los ciudadanos chinos en el este de Siberia – en parte debido a que el último censo de Rusia se negó a contar con ellos – pero ciertamente empequeñece el número de rusos en Crimea, y se espera por parte de los analistas rusos que aumenten de manera significativa con el tiempo.

Parece bastante arriesgado para Rusia desarrollar, en su propia frontera, un desafío a la premisa básica de la soberanía territorial. Pekín y Moscú en la actualidad gozan de buenas relaciones, y los líderes chinos son demasiado sofisticados para considerar las amenazas abiertas al este de Siberia. Pero en el camino, a medida que aumentan las presiones demográficas y los recursos rusos se vuelven atractivos, una doctrina rusa de los ajustes étnicos de las fronteras de Rusia podría proporcionar a Beijing un modelo útil.

Fuente: Foreign Policy

2 comentarios to “Foreign Policy: “Querido Kremlin… Cuidado con Crimea””

  1. Creo que la accion de Rusia fue atinada.No respaldo la violencia,pero la modalidad de cambiar gobiernos,sin saber lo que realmente ocultan los promoventes es peor.Putin ha mostrado cordura en sus acciones.El orden es necesario,si los motivos que provocaron el levantamiento es real;que se sienten a dialogar.Hoy es comun desatar un conflicto, que a la larga traerá peores consecuencias;que termina pagando otros.

    Me gusta

  2. Crimea y la zona oriental de Ucrania (la más industrializada del país) es rusa por historia, por cultura, por lengua y lo más importante de todo, porque la mayoría de sus habitantes se sienten rusos y no ucranianos. Que esas partes de Rusia pasaran a manos de Ucrania durante el desmembramiento de la antigua URSS es un error histórico del cual ahora estamos asistiendo a sus consecuencias.

    Un saludo cordial!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: