Los ”primavéricos” egipcios se drogan con Tramadol

por bajurtov

La droga, la nueva plaga que amenaza Egipto

  • La excarcelación de ocho narcos egipcios en España, señal del mercado que florece

  • Dos ex toxicómanos relatan a EL MUNDO su adicción al hachís y al analgésico ‘Tramadol’

Dos jóvenes egipcios ex toxicómanos.

Dos jóvenes egipcios  toxicómanos. 

Ali Salem descendió al infierno de la droga hace más de una década, con apenas 16 años. “Es muy fácil conseguir droga. Las calles están llenas y hay sustancias muy baratas”, relata el joven a EL MUNDO. El hachís, el bango (una especie de marihuana local manufacturada en el Sinaí), la heroína o las pastillas de “Tramadol”, el opio de moda, son compañeros de viaje para miles de egipcios. La inestabilidad política ha disparado el consumo de droga y el negocio del narcotráfico en el país más poblado del mundo árabe.

“Empecé porque mis amigos tomaban. Ellos aún siguen consumiendo pero yo decidí dejarlo. Pasé dos meses recluido en casa para evitar la recaída”, explica el ex toxicómano de 27 años. Su historia es la cara B de una escalada cuyos ecos han llegado esta semana hasta España. En aplicación de la nueva ley de justicia universal, el juez Fernando Andreu ordenó el martes la excarcelación de ocho narcos egipcios detenidos en aguas próximas a Almería cuando se dirigían a Libia con un cargamento de 9,8 toneladas de hachís.

Precisamente, la vieja patria de Muamar Gadafi es uno de los puntos calientes de la ruta de la droga. Las revueltas que sacuden la región desde principios de 2011 han vuelto porosas las fronteras y las mafias se han frotado la manos. “La mayoría de las sustancias llegan de Libia”, reconoce a este diario Amr Osman, director del Fondo Nacional para del Control de las Drogas y el Tratamiento de la Adicción del Gobierno egipcio. “Desde la revolución (que derrocó a Hosni Mubarak en 2011) no ha habido control policial y el país se ha convertido en un lugar idóneo para el tráfico de droga”, agrega.

Las cifras le dan la razón. “En 2011 unos 12.000 personas fueron atendidas en nuestros centros de rehabilitación. En 2012 fueron más de 40.000”, detalla. El año pasado las autoridades se incautaron de 84,3 toneladas de hachís, 21 toneladas de bango y 153 millones de pastillas de anestésicos. “Es un gran problema social”, lamenta la doctora Leila Abdelgamed, que gestiona la línea telefónica gratuita abierta por Egipto para aconsejar y facilitar el proceso de desintoxicación. “Funciona durante las 24 horas. No paramos de recibir llamadas de madres consultando los efectos de las drogas”, cuenta.

‘Tramadol’, la droga de moda

“Lo verdaderamente alarmante es que la edad de inicio en el consumo de drogas ha bajado hasta los 11 años”, opina Osman. Junto al hachís, la droga estrella es el “Tramadol”, un fármaco usado para aliviar la enfermedad mediante la inhibición del sistema nervioso. Se emplea como paliativo para dolores agudos o crónicos pero en las calles de Medio Oriente se ha popularizado como remedio a maratonianas y duras jornadas de trabajo.

“Recuerdo que mi primera vez fue cuando me regalaron una pastilla de Tramadol. Poco después me enganché”, relata el veinteañero Hisham Mohamed. “Llegó un día que creía que iba a morir. Pasé tres meses encerrado en un hospital de Alejandría”, agrega. El medicamento, que entre los egipcios también se despacha como sucedáneo del viagra, tiene un largo listado de efectos secundarios: vértigo, dolores de cabeza, erupción cutánea, pérdida de apetito o esquizofrenia.

“Hemos incautado cientos de miles de pastillas de ‘Tramadol’. Es una sustancia muy adictiva que puede inducir al suicidio”, apunta el director de la agencia antidroga. Su organismo ha lanzado un ambicioso plan estatal que incluye el reparto de cajetillas del fármaco que -en lugar de pastillas- contienen advertencias sobre el consumo de “Tramadol”.

Tolerancia cero

Sus colegas árabes también se enfrentan al mismo enemigo, procedente de Asia. Las píldoras han alcanzado incluso Gaza a través de los túneles subterráneos que sortean el bloqueo comercial impuesto por Israel. El movimiento islamista Hamas, que gobierna la franja, ha extremado la vigilancia y prohibido la venta del medicamento en farmacias sin receta médica. Pero aún así el “Tramadol” resulta un frenesí imparable: el pasado mayo la policía se hizo con 290.000 pastillas.

Por las calles libias, egipcias y palestinas los jóvenes recurren a las drogas a modo de evasión: el desempleo y décadas de desigualdad y miseria han arruinado cualquier expectativa de porvenir. En la tierra de los faraones, la receta gubernamental también pasa por aplicar tolerancia cero contra los narcos. Al drogadicto hay que curarle y al traficante castigarle sin contemplaciones, esboza Osman.

El delito de tráfico de drogas se pena con el cadalso. “Hay que conseguir que sean penas máximas”, defiende el funcionario. Para Hisham, un egipcio de 28 años que se hundió en las drogas durante su etapa escolar, el drama que sepulta a miles de compatriotas solo tiene una vía de solución: “Nuestras sociedades tienen que hablar en voz alta del tema. Solo así podremos enfrentarnos con él”.

http://www.elmundo.es/internacional/2014/04/12/53495acf22601d560e8b456c.html

 

One Comment to “Los ”primavéricos” egipcios se drogan con Tramadol”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: