Dos jefes de inteligencia del Medio Oriente, el general Kochavi y el príncipe Bandar, se equivocaron sobre Siria

por edwin2295

Nuevo director del Comando Norte OC, el general Aviv Kochavi

El nombramiento del Director de Inteligencia Militar el mayor general Aviv Kochavi al Comando OC del Norte, anunciado el viernes, 25 de abril, levantó algunas cejas en los mejores círculos del mando de las FDI. Durante los tres años que sirvió como jefe, Kochavi fue acreditado con la mejora de las “capacidades operativas de las FDI al más alto nivel en su historia y su transformación en una fuerza de combate.
Pero, Kochavi también fue el responsable de tres grandes errores de cálculo .

En 2012, él sobreestimó las perspectivas de duración en curso cuando al primer presidente electo de Egipto de la Hermandad Musulmana, Mohamed Morsi se le pudo dar un  golpe de Estado para derrocarlo, cuando se fraguó por medio del hombre fuerte, el general Abdel-Fatah El-Sisi, que es él mismo que se está lanzando a la presidencia para el próximo mes.
Al juzgar el gobierno islámico en El Cairo que estaba allí para quedarse, Kochavi no apreció la fuerza del antagonismo a la Hermandad que contribuyó al derrocamiento de Morsi, ya que fue fraguada en gran parte en el mundo árabe.
Este error de juicio vio afectada la formulación de políticas israelíes de manera adversa a la actual, en relación con la Hermandad y su descendencia Palestina de Hamas en la Franja de Gaza.

Su segundo error fue la opuesta a la primera. Mientras que sobrevaloró las posibilidades de supervivencia de Morsi,  subestimó las del presidente sirio Bashar Assad. En ese error, se encontraba en agosto. El príncipe Bandar Bin Sultan cometió el mismo error y lo pagó con la pérdida de su trabajo como director de Inteligencia General de Arabia Saudita el 15 de abril.

Desde los primeros días de la guerra civil en 2011, el jefe de AMAN se ha pegado a la convicción de que Assad estaba montado para una caída, negándose a reconocer que la guerra se había convertido en su favor desde el principio de 2013.

El Tercer desliz de Kochavi fue su aceptación de la decisión del gobierno de Netanyahu de dejar al libanés chiíta, proxy de Irán, Hezbollah, prestar su fuerza de combate a Assad. Este incremento se convirtió en un factor importante en el logro de los éxitos militares sirios contra la insurgencia siria.

Esta política israelí, que se basó en las recomendaciones y evaluaciones de AMAN, fue motivada por dos objetivos:

1. Para mantener a las fuerzas de Hezbollah muy lejos de la frontera libanesa con Israel.
2. Para permitir que Hezbollah drenara su fuerza para su división entre los dos frentes.
Los estrategas israelíes calcularon que para mantener la fuerza de Hezbollah fuera de acción, sería suficiente aplicar los frenos a su oferta de alta calidad y la cantidad de armas, bombardeando a propósito envíos, mientras eran  trasladadas desde Siria a Hezbollah y sus bases en el Líbano.
Tampoco se logró el objetivo.

Los enfrentamientos en Siria no debilitó a Hezbollah sino, por el contrario, endureció sus operativos por las condiciones de los duros combates. El ejército israelí no ha sido expuesto a operaciones de intensidad comparables desde la guerra del Líbano de 2006.

La oferta de Israel para demostrar que sus fuertes pérdidas y muchos combatientes heridos estaban socavando a Hezballah en el hogar también fracasó. Hezbollah está emergiendo con una gran reputación como la fuerza dominante en el Líbano, frente a ningún desafío real de cualesquiera de los sectores políticos, militares o de inteligencia occidentales o de Oriente Medio.

Su intervención en el conflicto sirio ha dado a Hezballah profundidad estratégica, una gran ventaja en el caso de una guerra con Israel.

Todos estos beneficios acumulados han contribuído ha que haya un apriete entre Irán y Siria y la mejora de su alianza a tres bandos en la región
El príncipe Bandar perdió su trabajo, principalmente porque no fue capaz de cumplir con la promesa personal que dio al rey Abdullah de lograr la caída del presidente Assad a manos de los rebeldes respaldados por los Saudíes. También fue criticado por tratar de lograr este objetivo mediante la asociación con elementos islamistas extremistas en el movimiento rebelde sirio, entre ellos algunos ligados a Al Qaeda.

Tanto el príncipe Bandar, como Kochavi, mostraron brillantez en gran parte de sus logros – en particular en el proyecto que ha sido diseñado en conjunto con los EE.UU. y Jordania para construir un sistema de defensa dentro de Siria para mantener a Al Qaeda fuera de la bahía del Golán y las fronteras sirio-israelí y sirio-jordanas.
A diferencia del príncipe saudí, el jefe de la inteligencia israelí no fue expulsado.

Su nuevo nombramiento como director del Comando Norte de OC le saca de las habitaciones traseras de la sede de la Comandancia General en Tel Aviv y lo pone en la línea del frente contra Siria y Hezbolá.
Allí, tendrá que lidiar con las consecuencias de los errores que cometió lejos de la acción. Fuentes militares de debkafile se enteraron de que este nombramiento fue aprobado por el Jefe Adjunto del Estado Mayor, el general de división Gady Eisenkott, que está programado para tener éxito junto con el teniente general Benny Gantz, jefe de personal el próximo año. Gen. Eisenkott es un veterano del frente norte. Como Jefe de Operaciones de la Comandancia General en la guerra del Líbano de 2006, ganó elogios por las operaciones ofensivas que inició para corregir las decisiones equivocadas del teniente general Dan Halutz, jefe del Estado Mayor que dirigió esa guerra.

En el curso de ese conflicto, Eisenkott fue ascendido en el comando Norte de OC, puesto que ocupó durante cinco años hasta su elevación a subjefe del Estado Mayor en 2011. 
Al recomendar a Kochavi para el comando norte, tomó en cuenta su exitosa carrera como oficial de combate antes de su trabajo en la inteligencia, incluyendo su experiencia en operaciones encubiertas tras las líneas sirias.

Algunos críticos consideran que el sucesor de Kochavi Brig. Gen. Hertzi Levy, cuyo nombramiento como Jefe de la Inteligencia Militar se dio a conocer al mismo tiempo, hubiera sido una mejor opción para el Comando Norte. El brigadier viene de Sayeret Matkal y el Cuerpo de Paracaidistas.
Pero la decisión final fue aprobada por tres zares de seguridad de Israel, el ministro de Defensa Moshe Yaalon y los dos generales Gantz y Eisenkott.

Fuente:  Debkafile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: