El exprimer ministro israelí Ehud Olmert, condenado a seis años de prisión por soborno

por Triana
  • ELMUNDO TV

El ex primer ministro israelí Ehud Olmert, condenado a seis años de cárcel por soborno

Ehud Olmert

El ex primer ministro israelí Ehud Olmert. Efe

SAL EMERGUIEspecial para EL MUNDO Jerusalén

Ehud Olmert (68) confesó una vez que uno de sus sueños era pasar a la historia como el dirigente de Israel que firmaba un acuerdo de paz con los palestinos. Según varios testimonios y fuentes, estuvo cerca de conseguirlo. Esta mañana ha hecho historia por un motivo muy diferente: es el primer ex jefe de Gobierno de Israel que acaba entre rejas. La grave sentencia de seis años de prisión por recibir soborno -anunciada esta mañana- es un drama personal pero también un precedente en 66 años de vida de Israel.

“Se trata de un día triste en el que se prevé una sentencia muy grave e injusta contra una persona inocente”, había afirmado Olmert poco antes de escuchar la sentencia en la sexta planta del Tribunal del Distrito de Tel Aviv.

Tras ser condenado hace seis semanas por aceptar soborno (en beneficio de su hermano) cuando era alcalde de Jerusalén en el complejo caso de corrupción del proyecto inmobiliario “Holyland”, Olmert no tenía hoy muchas esperanzas. Superando incluso las previsiones, el juez David Rozen ha anunciado una pena de seis años de prisión y una multa de un millón de shekels (210.000 euros). “Se trata de un castigo desproporcionado de forma extrema”, denunció su portavo, Amir Dan, coincidiendo con varios ex juristas.

El juez ha notificado también el castigo para la mayoría de los otros nueve condenados (promotores, banqueros, altos funcionarios…) en el “Affaire Holyland”.

Quien recibe o entrega soborno traiciona la confianza de la sociedad. Los que tienen más poder y pertenecen a la élite política, social y económica deben dar ejemplo. Sus delitos deben ser vistos pues con mayor gravedad y ser castigados con mayor contundencia”, afirmó Rozen al inicio de la lectura de la sentencia retransmitida por todas las televisiones y radios israelíes.

“Olmert aprovechó el poder que ostentaba para promover sus intereses”, añadió en una dura critica que combinó con elogios a su labor por las clases más desfavorecidas.

El ex primer ministro no ingresará en la cárcel de forma inmediata, ya que Rozen ha permitido el aplazamiento hasta el 1 de septiembre a la espera del veredicto del Tribunal Supremo (TS) sobre su recurso.

Es un mazazo tremendo para el hombre que hace poco más de un año especulaba aún con la posibilidad de volver a la políticapara enfrentarse al actual primer ministro, Benjamin Netanyahu. Paradojas del destino: Antes de ser alcalde de Jerusalén (1993-2003), ministro (2003-2006) y jefe de Gobierno (2006-2009), el joven abogado y diputado Olmert se hizo famoso por su lucha sin cuartel contra la corrupción.

En su intervención hace unos días ante el juez, lanzó su última defensa. “Esta sentencia se basa en una falsedad. Nunca pedí o acepté soborno ya sea de forma directa o indirecta. Ni para mí, ni para mis allegados ni para mis familiares. Soy inocente”, proclamó en alusión al soborno que según el tribunal aceptó para entregar a su hermano Yossi a cambio de promover el lujoso proyecto residencial de “Holyland” en Jerusalén. Los 560.000 shékels (más de 100.000 euros) del soborno no llegaron a su bolsillo sino al de su hermano endeudado.

Su abogado, Eli Zohar, explicó al juez que Olmert ya fue castigado con creces al dimitir como primer ministro y ser objeto de una “campaña de desprestigio y ataques”. Por eso, solicitó trabajos para la comunidad en lugar de la prisión. La Fiscalía, por el contrario, exigió una pena de seis años de cárcel.

Olmert fue absuelto de otros casos de corrupción. Hoy, sin embargo, tras diez años de investigaciones e interrogatorios recibe un castigo que es definido como “ejemplar”. Para algunos juristas entrevistados por los medios “es exagerado y desproporcionado en comparación con el resto de condenados”.

Desde la sentencia judicial a finales de marzo, Olmert se ha recluido con su familia en su casa a los alrededores de Jerusalén para intentar digerir las consecuencias. Su única esperanza ahora es el TS aunque pocos auguran que consiga revertir una decisión tan rotunda.

En el Servicio Penitenciario israelí se ha creado una comisión especial que administrará una situación sin precedentes. “Nunca hemos tenido en la cárcel a ex primer ministro por lo que debemos tener estudiar bien el caso y decidir donde cumple su sentencia”, explican a ELMUNDO.ES fuentes del servicio penitenciario.

Se puede comparar sólo al del presidente, Moshe Katsav, que cumple siete años de prisión por violación. Los dos dirigentes provienen del Likud aunque el primero abandonó la derecha y se convirtió en puntal del centro con el partido Kadima. Ocho años después de tocar el paraíso con la victoria en los comicios (gracias en parte a la alargada sombra de Ariel Sharon que se debatía entre la vida y la muerte por el grave derrame cerebral), Olmert certifica una caída sin precedentes.

La clase política ha recibido con sorpresa la gravedad de la sentencia. “Se trata de un proceso judicial habitual en todo país democrático aunque a nivel personal es un día muy triste”, ha declrado su ex aliado político, el presidente Simón Peres que recoge el doble sentimiento de la opinión pública israelí: tristeza por ver al que fuera su máximo dirigente entre rejas y satisfacción porque se ha vuelto a demostrar que nadie está por encima de la ley.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: