Israel y Hamas, al borde de un enfrentamiento a gran escala

por Triana

Aumenta la tensión Israel y Hamas, al borde de un enfrentamiento a gran escala Milicias palestinas sujetan sus armas. Milicias palestinas sujetan sus armas. REUTERS
SAL EMERGUIJerusalén Actualizado: 06/07/2014 08:38 horas
14045800053812
La situación en Oriente Próximo se va recrudeciendo. Mientras el grupo islamista Hamas desmiente que haya negociaciones para volver a la tregua con Israel, las milicias palestinas de Gaza han disparado desde este viernes más de 40 cohetes Qassam, proyectiles de mortero y misiles Grad contra ciudades israelíes. Un soldado ha resultado herido.

Las posibilidades de una ofensiva contra Hamas en Gaza han aumentado considerablemente con el ataque contra la ciudad de Beer Sheeba, objetivo de dos misiles disparados desde Gaza por primera vez desde la última escalada a finales de noviembre 2012. Uno ha caído en campo abierto mientras el otro ha sido interceptado por la batería defensiva Cúpula de Hierro.

Rubik Danilovich, el alcalde de esta ciudad, la más importante del sur de Israel, critica “la pasividad” del Gobierno de Benjamín Netanyahu: “Desde hace tres semanas, disparan sin parar contra los ciudadanos de Israel. La función del Gobierno es defender a sus ciudadanos. La contención no está sirviendo ante los ataques terroristas”.

La Fuerza Aérea israelí ha atacado desde anoche más de una decena de objetivos de Hamas en el centro y sur de Gaza. En las últimas horas, Egipto ha intensificado de forma significativa su mediación para lograr la vuelta a la tregua. Uno de sus grandes obstáculos es la acción de pequeños grupúsculos de Gaza y la posición del brazo armado de Hamas.

El pasado jueves y a través del mediador egipcio, Israel dio a Hamas un ultimátum de 48 horas para que frene los ataques. Debido al ataque contra la estratégica Beer Sheeva y el creciente malestar de ministros y de habitantes del sur de Israel, se cree que Netanyahu ordenará una contundente ofensiva aérea contra Hamas, la Yihad Islámica y el resto de facciones. No se trataría de los bombardeos contra bases de entrenamientos y supuestos almacenes de armas vacíos de Hamas como en las últimas semanas tras cada lanzamiento de proyectiles sino algo más importante.

Las reacciones

Hamas, que controla la Franja desde junio de 2007, sigue de cerca los comentarios y mensajes en los medios de comunicación de Israel y capta que Netanyahu y su Ejército no desean hoy una escalada. Entre otras razones, porque rescataría a Hamas de su crítica situación económica y política y provocaría la caída de misiles palestinos en ciudades como Tel Aviv o Jerusalén tal y como han amenazado esta semana desde el brazo armado del grupo de Ismail Haniya y Jaled Meshal.

“En estos momentos, no hay negociaciones reales para conseguir la calma”, afirma el portavoz islamista, Sami Abu Zuhri desmintiendo a la fuente del brazo armado que ayer fue citada por la BBC anunciando tregua “en unas horas”.

Portavoces del Comité de Resistencia Popular advierten que seguirán disparando contra el sur de Israel y condicionan la vuelta a la tregua con “el fin del bloqueo y las agresiones en Cisjordania y Jerusalén”.

Aunque en Israel se cree que Hamas no está interesado en una gran escalada teniendo e cuenta que no cuenta con el apoyo de Egipto de Al Sisi, hay analistas israelíes que opinan que su objetivo es provocar una confrontación para conseguir réditos políticos y quizás un acuerdo que abra de forma permanente el paso fronterizo de Rafah.

Situación crítica

La destrucción de los túneles de contrabando por parte del Ejército egipcio (elevando de esta forma los precios de los productos que llegan de Israel) ha agravado la ya de por si dura situación económica de Gaza (alrededor del 45% de desempleo) y de Hamas (se queda sin los impuestos por los túneles) convirtiendo la zona en una olla a presión.

Hamas vive un momento crítico tras el enorme distanciamiento con Egipto post Mohamed Mursi y los graves problemas en el proceso de reconciliación con Al Fatah que lidera el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Abu Mazen.

Desde la formación del nuevo Gobierno de unidad el pasado 2 de junio, Hamas exige a Abu Mazen que pague el sueldo de los 40.000 funcionarios del poder islamista en Gaza. Abu Mazen responde que una comisión debe decidir quién debe seguir trabajando y por tanto cobrando un sueldo. Además, Abu Mazen está muy molesto con Hamas al que Israel acusa del secuestro y asesinato de los tres estudiantes judíos en el sur de Cisjordania.

Un portavoz islamista insinuó hace unos días que la crisis de los sueldos es un factor importante para explicar el aumento de proyectiles contra Israel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: