Pegar duro a Gaza

por malapeste

Hay que tomar el tiempo que haga falta y destruir la infraestructura terrorista como Israel hizo con éxito en Judea y Samaria.

Prof. Hillel Frisch

https://i1.wp.com/a7.org/Resizer.ashx/news/136/83/431467.jpg

La estrategia militar israelí hacia Judea y Samaria (Cisjordania) ha sido muy diferente de su estrategia hacia Gaza. Israel evaluó correctamente en la segunda intifada que la AutoridadPalestina” (AP) en Judea y Samaria era fácil de penetrar debido a su relativamente baja densidad de población, pero difícil de contener debido a su tamaño y la longitud de la línea verde (más de 300 kilometros de largo). Gaza, por el contrario, era fácil de contener, pero difícil de penetrar debido a sus muy especialmente  grandes campos de refugiados su pequeño tamaño y alta densidad de población,.

Los movimientos israelíes, consciente o inconscientemente, expresan estas diferencias. En 2002, Israel realizó dos ofensivas masivas contra la A”P” de Yasser Arafat, sus fuerzas de seguridad, Fatah y otras organizaciones terroristas. Tomó temporalmente las grandes ciudades “palestinas”, y ha ido segando la hierbadesde entonces a través de las detenciones preventivas diarias de operativos terroristas en toda la zona. Esta política, junto con la cooperación de seguridad con los servicios más dóciles seguridad de la AP bajo control de  Muhammad Abbas, ha tenido un efecto dramático. El terrorismo en Judea y Samaria se ha reducido a niveles que prevalecían antes de la primera intifada y han permanecido bajo desde entonces.

En Gaza, Israel tomó un camino diferente. Debido a que Gaza era difícil de penetrar, pero se supone que fácil de contener, Israel decidió retirarse de forma unilateral. Los resultados, como todos sabemos, son mucho más problemático.La  nejora de la coheteríaha erosionado el supuesto de que Gaza podría ser contenida. Mientras tanto, Israel ha evitado un ataque terrestre masivo en Gaza en el supuesto de que no sólo es difícil de penetrar en Gaza, sino que un ataque terrestre de ese tipo no tendrá efectos duraderos e incluso podría empeorar la situación.

Los defensores de la tesis de status-quo argumentan que un ataque masivo contra Gaza para destruir la infraestructura militar de Hamas conducirá a su “jihadization”; a una Gaza controlada por una variedad de pequeños grupos yihadistas a expensas de Hamas. A diferencia de Hamas hoy, estos grupos no seguirán una “dirección estratégica” estable no serán disuadidos, ni sujetos a la presión para que desistan de la actividad terrorista.

¿Es válida la tesis del status-quo válida o ahora es el momento de realizar una ofensiva a gran escala contra Hamas y otros grupos islamistas yihadistas en Gaza?

La respuesta es esta última; es el momento para una ofensiva a gran escala. Israel debe tomar el control de Gaza temporalmente destruir la infraestructura terrorista en lo posible, al punto de que Israel será capaz de minimizar el daño futuro a sus ciudades por acciones militares limitadas contra la infraestructura de Hamas. En resumen, Israel debe adoptar la estrategia antiterrorista de gran éxito que empleó en Judea y Samaria en la última década. Esto no va a terminar por completo con el terrorismo de Gaza, ni va a aliviar completamente la difícil situación de las comunidades israelíes adyacentes a Gaza, pero reducirá considerablemente la amenaza de los principales centros de población de Israel.

Mantener el statu quo, por el contrario, es cada vez más peligroso. Después de dos rondas de ofensivas de castigo limitadas, se puede suponer que el argumento de la dirección estratégica apenas funciona. Más preocupantemente, Hamas tiene el objetivo de vincular movimientos israelíes contra la infraestructura de Hamas en Judea y Samaria con la escalada en los ataques con cohetes contra Israel.

Cuando Israel acepta implícitamente este vínculo – y podría estar haciendolo ya restringiendo sus movimientos en Cisjordania contra Hamas para engatusar a la organización a aceptar una tregua esto no sólo pondría en peligro directamente la seguridad de los israelíes, sino también la longevidad de la A”P” de Abbas

Cuando Israel acepte esta vinculación, Hamas podría secuestrar, matar y ampliar su infraestructura en Cisjordania bajo la amenaza de quesi  se mueve Israel contra Hamas provocarán ataques masivos de cohetes. Hamas en esencia estaría repartiendo las cartas en la Ribera Occidental, anulando los efectos de la ofensiva de 2002. La infraestructura de Hamas sería una amenaza directa a la Autoridad “Palestina”; un cambio completo en el equilibrio de poder entre Israel y Hamas. Sin embargo, esto es lo que el retorno al “status-quo” amenaza con traer. En política, no hay casi nunca un prolongado status-quo, sin duda, en un conflicto tan amargo como entre Israel y Hamas.

Las futuras ramificaciones de esta vinculación, incluso podrían ser más grave. Con el creciente poder de la organización ‘Estado Islámico en Irak y Siria ”  y la amenaza que representa para la seguridad de Jordania, es absolutamente vital mantener  libres las manos  israelíes contra todo terrorismo en Cisjordania.

Otros argumentos esgrimidos a favor del status quo también pueden ser cuestionadas. A Hamas debilitado por el directo asalto israelí y amenazado por otros grupos yihadistas, podría estar dispuesto a tener una dirección estratégica más flexible al igual quehizo la A”P” después de la ofensiva terrestre de 2002.

Un Hamas debilitado también facilitará la penetración de la inteligencia israelí en Gaza. En la actualidad, la  contra-inteligencia de Hamas ha logrado parcialmente descubrir informantes. Los grupos yihadistas más pequeños no poseen estas capacidades ni serán propensos a poseerla en la situación más fluida que prevalecerá en Gaza tras el asalto.

Incluso si Hamas se viera desbordado por otros grupos yihadistas podrían pasar más tiempo peleando entre sí que contra el enemigo sionista, como lo vemos hoy en Siria. El régimen sirio ha realizado recientemente importantes avances en gran parte debido a que la ISIL está tan ocupado luchando contra al-Nusra y otros grupos, ya que está contra los sirios. En Gaza, probablemente será poco diferente. Ciertamente, estas organizaciones no tienen la capacidad de Hamas. Difícilmente podrán disfrutar del mismo nivel de apoyo táctico de Irán como Hamas ha disfrutado en el pasado.

Una Gaza yihadista también fortalecerá la cooperación entre Egipto e Israel para contrarrestar la amenaza e incluso podría obtener el apoyo de los europeos preocupados por la subida yihadista en Irak y Siria, la creciente participación de los ciudadanos europeos en estos campos de batalla, y la ramificación evidente que su participación tendrá en el aumento del terrorismo en la propia Europa.

Israel debería aprovechar estas oportunidades para golpear con fuerza contra Hamas. Es hora de reproducir en Gaza el éxito de la Operación Escudo Defensivo 2002 en Cisjordania, incluso si los costos serán mayores y las ganancias menos espectaculares.

El Profesor Hillel Frisch, es un investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos, es profesor de Ciencias Políticas y Estudios de Medio Oriente en la Universidad Bar-Ilan. Se ha especializado en asuntos palestinos; Los árabes israelíes; El fundamentalismo islámico en el Medio Oriente; Las relaciones palestino-jordano; y la Hermandad Musulmana en Egipto y Jordania.

BESA Center Perspectives, publicado gracias a la generosidad de la familia de Greg Rosshandler
Arutz Shevá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: