¿Por qué Israel ha de ser un Estado judío?

por edwin2295

El Monte del Templo en la cima de la ciudad vieja de Jerusalén.  Foto: David Bender

El gabinete israelí aprobó una legislación para definir oficialmente al país como el Estado-nación del pueblo judío. Esta medida oportuna logra varias metas importantes. Además, facilitará la paz mediante el fomento del mundo árabe a aceptar la permanencia de Israel. Le ayudará a forjar un sentido de unidad entre la famosa, diversa y polémica opinión pública israelí. Y no de cualquier manera infringir los derechos de los ciudadanos árabes de Israel y de otras minorías.

El obstáculo principal para la paz árabe-israelí ha sido siempre la negativa de ambos regímenes árabes y el liderazgo árabe palestino a aceptar sinceramente la existencia permanente de un Estado judío. ‘Las Actitudes árabes hacia Israel,’ según el estudio clásico del Proessor Yeshoshafat Harkabi (1921-1994) de la Universidad Hebrea, tiene toda una sección llamada “La artificialidad de Israel”. En él se describe la convicción generalizada entre los líderes árabes, intelectuales y periodistas, de que la existencia de Israel es una aberración, una violación del orden natural del mundo, y una violación de la voluntad de Alá. Harkabi (quien, por cierto, era de la izquierda política) resume el punto de vista árabe: “Israel no puede soportar, porque la justicia va a ganar al final … Israel está destinada a desintegrarse y desaparecer.”

Es por eso que formalmente al definir a Israel como el Estado-nación del pueblo judío enviará un mensaje importante al mundo árabe de que Israel, el estado judío, está aquí para quedarse. Si y cuando los árabes finalmente acepten esta realidad, la paz será posible.

La nueva legislación también contribuirá al propio sentido de la cohesión nacional de Israel. Forjado de inmigrantes de todos los rincones del mundo y de todas las orientaciones políticas y religiosas, esta “reunión de los exiliados” es también conocido por los argumentos políticos, culturales y religiosos vehementes entre sus ciudadanos. Tan feroz son algunos de estos conflictos que agoreros que de vez en cuando emiten advertencias sobre el peligro de la violencia social, o incluso de una guerra civil total. Especialmente en tiempos difíciles como ahora, cuando Israel está bajo ataque incesante – ya sea de cohetes desde Gaza o armas de fuego, cuchillos y bombas incendiarias en Jerusalén – es más importante que nunca que los israelíes reafirmen su terreno común. Un problema básico en el que la abrumadora mayoría de los israelíes está de acuerdo es que el Israel moderno se estableció para ser el estado-nación del pueblo judío.

Israel, después de todo, no fue creado con el fin de ser un estado occidental puramente secular. Tiene características singularmente judíos, y la mayoría de sus ciudadanos lo quieren de esa manera. El sábado judío es el día oficial de descanso. El idioma nacional es el hebreo. La cultura nacional está impregnada de símbolos judíos, la historia y los recuerdos. Una definición oficial de Israel como un Estado judío es el corolario natural de este consenso nacional. Esto ayudará a unir a la gente de Israel juntos en un sentido de parentesco, la fraternidad, y el propósito nacional común.

Nada de esto en modo alguno afectará los derechos de los árabes y otras minorías que son ciudadanos israelíes. A partir de la década de 1970, algunos activistas judíos por la paz comenzaron a instar a Israel a tomar medidas para bajar el tono de su identidad judía. Dijeron que era necesario hacer que los árabes israelíes se sientan realmente iguales. Dijeron, por ejemplo, que el himno nacional, Hatikva (La Esperanza), se debe cambiar, ya que sus letras hablan de “el anhelo del alma judía” para la Tierra de Israel. Dijeron que la Ley del Retorno debe ser abolida, porque da a los Judios solo el privilegio de recibir la ciudadanía automática a inmigrar a Israel.

Bueno, los que predijeron la creciente alienación de las minorías de Israel se han equivocado. Las Minorías israelíes han hecho enormes progresos en formas reales y prácticas que son mucho más importantes que el himno o la ley de ciudadanía. Hoy en día, un árabe israelí se sienta en la Corte Suprema, los árabes israelíes y drusos sirven como diplomáticos israelíes en el extranjero, un coronel druso manda una división de élite del ejército israelí, y un beduino árabe está programado para convertirse en uno de sus comandantes de tanques, también por primera vez. Una mujer árabe israelí fue nombrada Miss Israel – y estaba de vuelta en 1999. Hatikva y la Ley del Retorno no los detendrá.Y tampoco la voluntad de definir a Israel como un Estado judío.

Para facilitar las posibilidades de paz y para avanzar en la causa de la unidad nacional – sin dejar de respetar la igualdad de derechos de los israelíes no judíos, es hora de llamar a Israel como lo que realmente es, y siempre estaba destinado a ser: el Estado-nación de el pueblo judío.

Moshe Phillips y Benyamin Korn son miembros de la junta directiva de los sionistas religiosos de América.

Fuente: Algemierner

One Comment to “¿Por qué Israel ha de ser un Estado judío?”

  1. El mundo islámico también es artificial porque fue impuesto por la violencia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: