Más de 18.000 personas marcharon en el este de Alemania contra el islam

por bajurtov

La convocatoria fue realizada en la ciudad de Dresde por el movimiento Pegida, que desde hace semanas organiza manifestaciones “contra la islamización de la sociedad”. ¿Podría replicarse en Francia?

Crédito: AFP

Con el eslogan “Nosotros somos el pueblo”, evocando las manifestaciones hechas contra el régimen de la RDA antes de que cayera el muro de Berlín, el movimiento Pegida convocó este lunes a más de 18.000 personas en la ciudad de Dresde, ubicada en el este de Alemania. “Pegida” es el acrónimo en alemán de “Europeos patriotas contra la islamización de Occidente”.

 

Nacido en octubre, el movimiento suma cada vez más seguidores en la región de Sajonia, a pesar de las contramovilizaciones que ha suscitado y de los mensajes de los políticos para apaciguar el clima, incluida la canciller Angela Merkel, y evitar que se contagie a otros puntos del país.

 

En Alemania, hay más de 4 millones de musulmanes censados. El país es, desde 2012, el principal destino de la migración islámica en Europa y el segundo detrás de los Estados Unidos entre los miembros de la OCDE. Muchos de los inmigrantes provienen de Europa Central, a la vez que se ha multiplicado el número de exiliados sirios. En Sajonia, los musulmanes representan el 1% de la población.

ALEMANIA ES EL PRINCIPAL DESTINO DE LA MIGRACIÓN MUSULMANA EN EUROPA

Los simpatizantes de Pegida exigen a las autoridades que endurezcan los requisitos para recibir inmigrantes y asilados islámicos. El movimiento fue impulsado por Lutz Bachmann, un hombre de 41 años que reaccionó luego de ver distintos enfrentamientos entre kurdos y salafistas en las calles alemanas. Fue entonces que decidió organizar una manifestación contra el islammediante las redes sociales. Esto fue el 20 de octubre.

“Tenemos un gobierno extorsionado desde la izquierda”, rezaba una de las pancartas desplegadas en la primera concentración de enero, mientras ondeaban centenares de banderas alemanas, junto con las “Land” del este del país. “Exigimos respeto y tolerancia, también a nuestro pueblo”, “Defendamos nuestras raíces judeo-cristianas” y “No a los abusos a la ley de asilo. No a la inmigración que nos desborda”, eran otros de los lemas.

Pegida encontró en Sajonia, un bastión del partido regional de extrema derecha NPD, un terreno fértil, en el que vio acrecentar su número de adeptos en pocas semanas. La marcha del lunes pasado es la de mayor convocatoria lograda hasta ahora, lo que no quita que las próximas manifestaciones -que tienen lugar todos los lunes- no sean cada vez más masivas.

De acuerdo con un sondeo publicado el 15 de diciembre en el semanario Die Zeit, el 49 por ciento de los alemanes mostró simpatía por el movimiento contra el islam, de los cuales un 30% dijo que lo apoyaba “por completo”.

“Dresde es un caso claro de miedo infundado al extranjero. Aquí hay menos del 1% de población musulmana y muchos de los que ellos ven como extranjeros somos gente nacida aquí”, rechazó en diálogo con la agencia de noticias EFE Khaldum al Saadi, nacido en la vecina ciudad de Chemnitz y miembro de la organización “Dresde para todos”.

¿Puede contagiarse a Francia?

Las recientes reacciones por la publicación de los libros Sumisión, de Michel Houellebecq, y El suicidio francés, de Eric Zemmour, hacen suponer que las masivas marchas contra el islam podrían instalarse también en Francia, el tercer país en Europa -detrás de Alemania y el Reino Unido- en recibir inmigración musulmana.

En Sumisión, Houellebecq presenta un escenario en el que el poder político se alía ante el temor de que crezca la extrema derecha y erige en el Ejecutivo a un líder islámico, que intenta aplicar los preceptos más conservadores de su religión en la sociedad francesa. Por su parte, Zemmour critica en su libro a la clase política, a la que acusa de vender los valores de Francia al permitir la islamización de la sociedad, entre otros motivos.

LOS LIBROS DE HOUELLEBECQ Y ZEMMOUR DENOTAN EL DESCONTENTO ANTE LA INMIGRACIÓN ISLÁMICA

LEA MÁS: Otra vez la presión islámica contra un intelectual

Ambos libros denotan el descontento de ciertos sectores ante la inmigración islámica. Sin embargo, el semanario Minute arriesga que las manifestaciones no tendrán lugar en el país. “Parece que estos movimientos de calle se desarrollan con facilidad donde no existe una respuesta política contra la islamización, pero ese no es el caso de Francia, con el Frente Nacional”.

http://www.infobae.com/2015/01/06/1619260-mas-18000-personas-marcharon-el-este-alemania-contra-el-islam

One Comment to “Más de 18.000 personas marcharon en el este de Alemania contra el islam”

  1. Por fin, miles de alemanes están despertando para darse cuenta del terrible futuro que le espera a Alemania, debido a su permisividad para con los religiosos musulmanes. Ellos, los musulmanes, son la causa de esta razonable explosión de indignación de tantos alemanes que ya están cansados de tantos abusos de estos extranjeros adoradores de Allah contra la tolerancia alemana.

    El articulo habla de islamofobos. Me gustaría leer también algo sobre las persecuciones e intimidaciones que distintas comunidades islámicas de Europa hacen contra grupos de judíos, cristianos, gays, agnósticos y otros. ¿Dónde están las voces que critican por igual la intolerancia de los musulmanes contra los países europeos que los acogen?

    Ahora, estos alemanes que protestan con justa razón contra la abusadora invasión islámica, tienen a dos enemigos internos; unos son los progresistas; cobardes grupos que defienden al Islam, pese a que son y serán también victimas de este.

    Paradojicamente, los progresistas comparan a los islamofobos con los movimientos nazis de la antigua Alemania y a la vez, defienden el accionar del Islam, sin mencionar que el mismo Islam lleva a cabo persecuciones y acosos violentos contra todos los que se nieguen a someterse a esta fe en Europa y en otros lugares del mundo. Especial agresion han sufrido las comunidades judias en Europa a manos de pandillas islamicas.

    Como leí por ahí, en algún otro articulo. Los progresistas; cobardes y cómplices de los musulmanes, padecen el síndrome de Estocolmo; ellos son los cautivos y los musulmanes sus captores.

    El otro enemigo interno de estos manifestantes son los propios musulmanes, quienes con discursos que apelan a la tolerancia, demandan respeto para con su cultura religiosa, pero a la vez, exigen se les permita atropellar a otras culturas que se nieguen a someterse a la fe de Mahoma.

    Espero que cada vez sean mas los alemanes que despierten y se den cuenta del horrendo futuro que les espera si continúan permitiendo a los islámicos reformar la cultura alemana.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: