Archive for marzo 7th, 2015

marzo 7, 2015

Noticias sobe el terrorismo y el conflicto israelí – “palestino” (25 de febrero – 3 de marzo de 2015) incluye el suplemento 8 A

por goal

CENTRO DE INFORMACION E INTELIGENCIA MEIR AMIT

033_15_01_704125745

Reseña

  • Se mantiene la calma en el sur de Israel. En Judea, Samaria y Jerusalén se realizaron manifestaciones (con la participación de unos dos mil palestinos), entre otras cosas al cumplirse los diez años del comienzo de las manifestaciones en Bil’in. Durante las manifestaciones se produjeron enfrentamientos violentos con las fuerzas de seguridad israelíes, en los que resultaron heridos cuatro soldados de Tzáhal y varias decenas de palestinos.
  • Recientemente se descubrió una amplia red de contrabandos activada por Hamás, que se ocupaba de contrabandear materia prima y equipo a la Franja de Gaza. Esos materiales cuyo ingreso en la Franja está bajo control, llegaban a los sistemas militares de Hamás.
  • Los tribunales egipcios de juicio rápido decidieron el 28 de febrero de 2015, que hay que considerar a Hamás como una organización terrorista (no solamente a su brazo militar). Los líderes de Hamás respondieron con furia a la sentencia. Argumentaron que se trataba de una decisión política, que servía a israel, y representaba una infamia y “una gran vergüenza” para Egitpo.

Examinación de los nombres de los 17 periodistas que los palestinos argumentan que murieron en la operación “Roca Firme” (suplemento número 8)

013_15_01_821839833

Abdullah Fadel Mortaja activista militar , cuyo nombre fue incluido en la lista de 17 periodistas, publicada por la Asociación de Periodistas palestinos que argumenta que murieron en la operación “Roca Firme”. Este “periodista” es un activista que servía en la unidad al Shejaiya de las Brigadas Ezz Ad Din al Qassam, y que pertenecía al sistema de información militar de Hamás. Abdullah Fadel Mortaja se ve en la fotografía leyendo su testamento en un Video, producido por las Brigadas Ezz Ad Din al Qassam, publicado después de su muerte  (youtube.com. 30 de octubre de 2014).

Reseña de la examinación

1.      Una semana después del final de la operación “Roca Firme”, la Asociaciónde Periodistas palestinos publicó una lista de 17 muertos,argumentando que eran periodistas, muertos durante la operación. Esta lista fue distribuida por la agencia de informaciones palestinas (WAFA) en nombre de la oficina gubernamental del Ministerio de Informaciones en Gaza, que es controlada por Hamás. En el marco del proyecto de examen de los nombres de los muertos palestinos en la operación “Roca Firme” (proyecto que todavía no se completó) el Centro de Informaciones de Inteligencia y terrorismo analizó la lista de los 17 periodistas, publicada por la Asociación de Periodistas palestinos y por el Ministerio de Informaciones.

2.      Del análisis de la lista se desprende que la mitad de los nombres que figuran en la misma (ocho) eran activistas que pertenecían a Hamás y a la Yihada Islámica en Palestina o que eran periodistas al servicio de los medios de comunicación de Hamás. La Asociación de Periodistas palestinos y la filial del Ministerio de Informaciones en Gaza intentaban ocultar la identidad militar – terrorista de los activistas y los presentaban solamente como periodistas. Analizando los nombres de los “periodistas” se podía distinguir tres niveles de relación, de estos “periodistas” con las organizaciones terroristas (Hamás y la Yihada Islámica en Palestina).

a. El nivel alto: dos activistas terroristas militares, en uniformes y portando armas, que cumplían con tareas de información en las unidades militares de Hamás y de la Yihada Islámica en palestina.Uno de ellos, cuya fotografía aparece en la página principal de este documento, incluso grabó un testamento antes de salir al combate. El testamento fue distribuido por las Brigadas Ezz Ad Din al Qassam.

b. El nivel intermedio: activistas de las Brigadas Ezz Ad Din al Qassam (3) y de la Yihada Islámica en Palestina (1), que paralelamente cumplían con funciones periodísticas / de comunicación para los medios identificados con Hamás y la Yihada Islámica en Palestina y/o para los medios de comunicación locales de Gaza.

c. El nivel bajo: dos nombres que aparecieron en la lista, eran dos civiles de los medios de comunicación, que no eran activistas militares de las organizaciones terroristas, pero trabajaban al servicio del canal de televisión al Aqsa de Hamás y para el periódico al Reesala de Hamás.

3.      Otras conclusiones obtenidas del análisis:

a. Un tercio de los periodistas/ locutores que figuran en la lista (6), murieron durante la cobertura de situaciones en el campo de batalla, en el marco de sus tareas periodísticas. El resto de los periodistas ( o al menos la mayoría), murieron durante los combates en la Franja, en momentos en que estaban en sus casas o se movían en los caminos, por circunstancias que no estaban relacionadas con sus trabajos como periodistas. Su muerte se debió al hecho de encontrarse en áreas superpobladas, en las que luchaban Tzáhal y las organizaciones terroristas, que usaban a la población civil como “escudo humano”.

b. Al menos dos de las personas de comunicaciones que figuran en la lista no murieron por Tzáhal. Se trata de un fotógrafo de la agencia AP y su intérprete, que murieron durante un cese de fuego cuando cubrían la noticia de desmontaje de proyectiles, que estaban realizando los zapadores de la policía palestina en los lugares donde no había fuerzas de Tzáhal. (por otra parte, Israel no fue acusada de responsabilidad por su muerte). Es posible que otros periodistas que figuran en la lista no murieron debido a Tzáhal pero no podemos demostrarlo (el asunto exige un estudio individual de los eventos en terreno frente a los informes palestinos).

4.      Los hallazgos del examen señalan que se trata de una lista de “periodistas” manipulativa, que envuelve conjuntamente a periodistas civiles con activistas terroristas que son utilizados en funciones informativas y de comunicación; mezclando aquellos que realmente cubrieron la lucha en el marco de sus funciones, con los que murieron indirectamente, sin relación con su ocupación periodística; mezclando a los que murieron debido a Tzáhal accidentalmente con otros con los que Tzáhal no tuvo nada que ver. Todo esto para apoyar el falso argumento, de que Israel mató intencionalmente un gran número de periodistas y con esto realizó un “crimen de guerra” por el cual los palestinos exigían demandar a los “asesinos” en el Tribunal Internacional. La manipulación de la lista de “periodistas” es parte de una táctica de confusión y engaño, hecha por los palestinos y liderada por Hamás con las listas de muertos palestinos en la operación “Roca Firme” (como se demostró en el proyecto del Centro de Informaciones, que examinó las listas de muertos). La falsificación de la verdad sobre los muertos palestinos en la operación “Roca Firme” se transformó así en un arma de propaganda que los palestinos usan en la lucha política, la propagandística y la legal, que están dirigiendo contra el Estado de Israel.

Los organismos palestinos que publicaron la lista de los 17 periodistas

5.      El 2 de septiembre de 2014, la Asociación de Periodistas palestinos publicó una lista de 17 periodistas palestinos, muertos durante la operación “Roca Firme” (ver la lista original en el Anexo E). Una semana antes de eso, el 26 de agosto de 2014, esta lista fue publicada por la oficina gubernamental del Ministerio de Informaciones de Gaza (controlada por Hamás). La lista de los 17 periodistas fue distribuida por la agencia de informaciones WAFA de la Autoridad Palestina y consiguió una gran resonancia de comunicación (según los datos del sitio de informaciones de WAFA, válido para el 26 de enero de 2015, habían entrado en el sitio 5,846,812 visitantes). La lista fue mencionada y comentada en sitios de internet y medios de comunicación en todo el mundo y su contenido fue utilizado para ataques propagandísiticos contra Israel.

6.      La Asociaciónde Periodistas palestinoses una organización de periodistas palestinos profesionales, que fue creada en 1979. Al principio, su asiento principal se encontraba en Jerusalén. Hoy día, la oficina principal de la Asociación está en Ramallah y también tiene una sucursal en la Franja de Gaza que, según nuestra valoración, está controlada por Hamás. El Presidente de la organización es Abdul Nasser Al Najar, de quien dependen dos vices: Nasser Abu Bakr en Judea y Samaria, y Tahsin al – Astal en la Franja de Gaza (sitio de la Asociación de Periodistas palestinos, 4 de febrero de 2015).

7.      Una lista de los 17 periodistas muertos en la operación “Roca Firme” , y detalles biográficos sobre ellos, fue distribuida también como documento de la oficina gubernamental del Ministerio de Informaciones de Gaza. El título del documento en hebreo es “Las almas que pagaron la verdad” y en inglés: “Heroes of the Truth”. Asimismo, la oficina gubernamental del Ministerio de Informaciones de Gaza, distribuyó un poster en el que aparecen las fotografía de los 17 periodistas. El documento “Las almas que pagaron la verdad” fue escrito por un equipo de gente de informaciones al frente del cual estaba Ihab Ghussein, que en el pasado había sido vocero del Ministerio del Interior del gobierno de Hamás en la Franja y hoy día es vice Ministro de informaciones, Director de la oficina gubermanmental del Ministerio de Informaciones en la Franja y Director del periódico al Roy de Hamás en la Franja. La oficina gubernamental del Ministerio de Informaciones en la Franja es un organismo que sirvió al gobierno de Hamás en la Franja y sigue existiendo también después de la creación del gobierno de acuerdo nacional en junio de 2014.

013_15_02_170799816

La página frontal del documento de la oficina gubernamental del Ministerio de Informaciones en Gaza, que incluye detalles biográficos falsificados de los 17 periodistas, muertos en la operación “Roca Firme”

013_15_03_709443210

El poster producido por la oficina gubernamental del Ministerio de Informaciones de Gaza, que perpetúa las memorias de 17 periodistas, que murieron durante la operación “Roca Firme” en la Franja. Los nombre que figuran en la fotografía son idénticos a la lista de 17 periodistas que figuran en la lista de la Asociación de Periodistas palestinos  (cuenta Twitter de DAN COHEN, 27 de enero de 2015).

8.      La lista de los 17 periodistas que fue distribuida por la Asociación de Periodistas palestinos y por el Ministerio de Informaciones de Gaza, fue la que usó el Centro de Informaciones como lista – básica, para analizar y comprobar los nombres de los muertos. A continuación los hallazgos del análisis.

Detalles de los hallazgos del examen de los nombres de los muertos

9.      La lista de los 17 periodistas incluye activistas terroristas junto con periodistas civiles que se ocupan de una gran variedad de materias dentro del campo de la comunicación: periodistas, fotógrafos, editores, gente de equipos periodísticos (fotógrafo y traductor) y que son activos en las redes sociales (que dudamos que sean periodísticas).

10.   Del análisis de estos 17, se desprendió que 8 de ellos (la mitad) se indentificaban en diferentes niveles de relación con las organizaciones terroristas de la Franja según la siguiente división: dos nombres son de activistas terroristas militares, usan uniforme y portan armas, que servían en el marco militar de Hamás y de la Yihada Islámica en Palestina en funciones de información (son el número 11 y el 12 en la tabla del Anexo A);cuatro son activistas de las Brigadas Ezz Ad Din al Qassam y de la Yihada Islámica en Palestina, que paralelamente cumplían con funciones periodísticas y de comunicación en los medios de comunicación identificados con esas organizaciones o en medios de comunicación locales en la Franja (son los números 4,5,9,10). Dos son periodistas civiles, que trabajaban al servicio de los medios de comunicación de Hamás (son el número 6 y el 15 de la lista). A conitinuación las fotografías de los activistas identificados con las organizaciones terroristas.

Izzat Salameh Doheir , activista militar de la Yihada Islámica en palestina (número 12 en la lista)

013_15_04_1786729998

A la derecha: Poster publicado por los escuadrones Jerusalén en memoria de Izzat  Salameh Doheir, activista de los escuadrones Jerusalén de la YIP, que pertenecía a la “información de combate” y servía en la División Rafiah. A la izquierda: Izzat Salameh Doheir “armado” con una cámara (foro Hamás, 30 de julio de 2014). En la publicidad del Ministerio de Informaciones palestino no se mencionaba la identidad militar de Izzat y se decía sobre él que había muerto como resultado de “un bárbaro ataque” de los aviones israelíes sobre casas civiles.

 

read more »

marzo 7, 2015

¿Quién es terrorista y quién es periodista?

por goal

Caratula del Centro Meir Amit de información sobre inteligencia y terrorismo

032_15_01_632864366

El caso del activista Abdallah Mortaja, que murió en la operación “Roca Firme”, señala el tema de los activistas terroristas, que cumplen con funciones de información, a quienes los palestinos intentan adjudicar la categoría de periodista y civil.

¿Así que este es el periodista? Abdallah Mortaja, activista terrorista en la Brigada al Shaja’iya de las Brigadas Ezz Ad Din al Qassam, que se ocupaba también de tareas de información. En Hamás argumentaban que él era “periodista” y lo incluyeron en la lista de periodistas palestinos, que murieron durante la operación “Roca Firme” (canal al Aqsa, 17 de febrero de 2015).

Generalidades

1.     A la semana de finalizada la operación “Roca Firme”, la Asociación de Periodistas palestinos publicó una lista de 17 muertos.. Según lo que se argumentaba, eran periodistas muertos durante la operación. Esa lista fue divulgada por la agencia de informaciones palestina (WAFA), Lo hacía para la oficina gubernamental del Ministerio de Informaciones de Gaza, dominada por Hamás. El Centro de Informaciones analizó los 17 nombres y halló que la mitad (ocho) de ellos eran activistas pertenecientes a Hamás y a la Yihada Islámica en Palestina.[1]

2.     Uno de los nombres que figuraba en la lista de los 17 “periodistas” era Abdallah Fadel Mortaja, que era presentado por los palestinos como periodista desentendiéndose completamente de su carácter de activista militar (ver detalles en el Anexo b). Pero en el examen realizado por el Centro de Informaciones, se encontró que Abdallah Fadel Mortaja, era un activista militar, que servía en la brigada al Shaja’ iya de las Brigadas Ezz Ad Din al Qassam, brazo militar de Hamás, en donde también realizaba tareas de información.

3.     El 17 de febrero de 2015, siete meses después de la muerte de Abdallah Mortaja, el canal por satélite al Aqsa de Hamás, transmitió un programa especial en memoria del terrorista muerto. El Vídeo no se desentendió de las tareas de información del “shaid qassami informativo” (o sea, el shaid activista en las Brigadas de Ezz Ad Din al Qassam, que cumplía con funciones de información), pero destacó el aspecto militar de las actividad de Abdallah Mortaja. En el programa en su memoria, se lo veía vestido con el uniforme de las Brigadas y usando diferentes tipos de armas. También se presentaron en el programa partes de su testamento, que él había leído antes de su salida (ver fotografía en el Anexo a).

4.     El caso de Abdallah Mortaja presenta un tema fundamental acerca de la posición de los activistas militares, que cumplen con funciones en la lucha por la concienciación (propaganda), terreno visto como de gran importancia por las organizaciones terroristas. Tanto Hamás, como la Yihada Islámica en Palestina, y también ISIS y Hezbolláh ocupan a los terroristas en tareas de información en terreno. Ellos representan en muchos casos una parte integral de las divisiones militares, en cuyos marcos actúan. Pero Hamás y otras organizaciones palestinas exageraron y tratan de transformar en periodistas legítimos, que gozan de inmunidad periodística en el marco de sus funciones, a los activistas terroristas que cumplen con funciones informativas, Testimonio de esto se puede encontrar en el caso de Abdallah Mortaja y de otros activistas terroristas, que fueron incluidos en la lista de periodistas palestinos, muertos en la operación “Roca Firme” (y en esta ocasión, los palestinos intentan humillar a Israel culpando por la muerte intencionada de esos “periodistas” y que les impidió realizar sus funciones).

HAMAS MEDIA CONTROL CON ESCUDO DE HAMAS

PNG_zps1ed15660Zorrete_zpsa7d818fb

marzo 7, 2015

Islam, guerra y paz

por Edwin2295
KoranE

Por Julián Schvindlerman

Ya desde hace mucho, cada vez que fundamentalistas islámicos perpetran un atentado en Occidente, la respuesta de rigor de líderes mundiales cristianos es afirmar que el “islam es una religión de paz”. Lo han dicho el presidente George Bush (“El rostro del terror no es el verdadero rostro del islam. Eso no es de lo que se trata el islam. El islam es paz”); el presidente Barack Obama (“El islam no es parte del problema al combatir al extremismo violento, es una parte importante de promover paz”); el secretario de Estado John Kerry (“[El islam] es una religión pacífica basada en la dignidad de todos los seres humanos”); el primer ministro David Cameron (“El islam es una religión de paz”) y el papa Francisco (“El Corán es un libro profético de paz”), entre otros.

Esta insistencia occidental y cristiana en asegurar el pacifismo de la religión mahometana a la luz de atrocidades cometidas por musulmanes en nombre de Alá ha terminado por irritar a los propios fanáticos del islam. La edición de febrero de la revista online del grupo Estado Islámico, Dabiq, responde a estas aseveraciones con una nota de cinco páginas que lleva por título “El islam es la religión de la espada. No pacifismo”. En el artículo, los editores de Abu Bakr al Bagdadi lamentan que

han repetido tanto este eslogan que algunos afirman que el islam llama a la paz permanente con ‘kufr’y los ‘kafirin’ [incrédulos]. Qué lejos está ese alegato de la verdad, pues Alá ha revelado al islam como la religión de la espada, y la evidencia para esto es tan profusa que solo un ‘zindiq’ (herético) argumentaría lo contrario.

Los islamistas pasan a explicar que “el Mensajero de Alá (sallallahu ´alayhi wa sallam) fue enviado con cuatro espadas: una espada para los mushrikin [infieles]… una espada para ahlul-kitab [los no creyentes]… una espada para los munafiqin[los hipócritas] y una espada para los bughat [los agresores rebeldes]… también reveló la espada contra los apóstatas”. Luego presentan una cita atribuida a Alá:

Impondré el terror en los corazones de aquellos que no creen, golpéenles en los cuellos y arránquenles cada dedo.

Los editores de Dabiq atribuyen la actitud apologética occidental respecto a su fe no a la corrección política contemporánea, sino a una confusión lingüística derivada de la raíz de la palabra “islam”:

Ellos alegan que proviene de la palabra ‘salam’ (paz), cuando en realidad proviene de palabras que significan sumisión y sinceridad.

Concluyen con el pronóstico de que “siempre habrá un partido de musulmanes luchando contra partidos de kafirin hasta que no haya más fitna [sedición] y la religión sea solamente para Alá”.

Toda su argumentación exegética, que muestra los trazos violentos de la teología islámica, los lleva a una simple pregunta:

¿Cómo pueden entonces los ‘zanadiqah’ (herejes) o siquiera aquéllos que ciegamente los siguen [Bush, Obama y Kerry] decir obstinadamente que ‘el islam es una religión de paz’, que significa pacifismo?

La postura de estos fundamentalistas supone un desafío a los apologistas. Sí, son unos fanáticos desquiciados. Y unos bárbaros sanguinarios. Y unos asesinos despiadados. Pero su conocimiento del islam, del Corán y de los dichos y hechos de Mahoma con seguridad supera al de los líderes occidentales que declaran que el islam es paz. En rigor, los líderes del mundo libre están asegurando algo de lo que posiblemente sepan poco. Lo hacen porque creen que eso evitará estigmatizar a todos los musulmanes. Un fin noble. Ello, no obstante, sirve a una finalidad, no necesariamente a la verdad. Lo interesante es que algunos auténticos moderados del islam también han puesto objeciones a la exculpación completa de su fe –y de su cultura– en los actos de terror de los yihadistas. No llegan a afirmar que el islam sea una religión de guerra, como ha hecho el grupo del Estado Islámico, pero admiten ­–con una sinceridad que muchos occidentales no pueden ni comenzar a concebir– que la actitud de negación es incorrecta.

“[A]firmar que los actos terroristas cometidos en nombre del islam no tienen nada que ver con la religión es como decir que las cruzadas no tuvieron nada que ver con el cristianismo” escriben en el diario español El País Anuar Ibrahim (ex vicepresidente de Malasia), Ghaleb Bensheij (presidente de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz), Tariq Ramadan (catedrático de estudios islámicos en la Universidad de Oxford) y Felix Marquardt (fundador de la organización Abd al Rahman al Kawakibi). “Ha llegado el momento de volver las tornas contra los terroristas y fijar un nuevo rumbo para el islam en el siglo XXI”, concluyen. Sajid Javid, el único miembro musulmán del gabinete británico, dijo a la BBC tras los recientes ataques en Francia:

La respuesta fácil sería decir que esto no tiene nada que ver con el islam o con los musulmanes, y que ése debería ser el final [de la cuestión]. Eso sería algo poco meditado y errado.

“Es cierto que el islam no tiene nada que ver con el terrorismo”, sostiene el intelectual egipcio Mamoun Fandy en una de sus columnas en el diario británico Al-Sharq Al-Awsat, “pero hay un vínculo evidente entre el terror y la cultura que prevalece entre los musulmanes de hoy”.

Zainab al-Suwaij, cofundador del Congreso Islámico Americano dijo:

La búsqueda de un islam moderado es muy importante en el mundo de hoy. Aunque esta necesidad se ha sentido durante mucho tiempo, las manifestaciones violentas del islam radical la han hecho más evidente que nunca (…) En un momento en que las ideas radicales se están extendiendo, la comunidad musulmana tiene que preguntarse cómo puede utilizar el Islam para fines pacíficos.

“La historia del extremismo comienza en las sociedades musulmanas, y es con su apoyo y con su silencio como el extremismo se ha convertido en el terrorismo que está dañando a la gente en todo el mundo”, asegura por su parte el saudí Abd al Rahman al Rashed, ex director de la cadena de televisión Al Arabiya. El columnista iraquí ‘Aziz al-Hajj reconoce: “La situación es preocupante, la reputación de los musulmanes en el mundo sufre, y el propio islam casi se ha puesto en el banquillo. Los gritos de la plebe sobre la guerra contra el islam en Occidente no nos ayudan, porque son una gran mentira”.

Y, en un gesto impresionante, el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi aleccionó a clérigos de Al-Azhar, centro universitario suní por excelencia, en estos términos:

Ustedes no pueden ver las cosas con claridad cuando se está encerrado [en esta ideología extrema]. Deben salir de ella y mirar desde fuera, con el fin de estar más cerca de una ideología verdaderamente ilustrada (…) Permítanme decirlo una vez más: tenemos que revolucionar nuestra religión.

Cuando musulmanes moderados están admitiendo la existencia de un problema dentro de su religión y de sus sociedades, uno debe preguntarse qué creen estar consiguiendo los apologistas al refutarlos. La cuestión aquí no es decidir si el islam es una religión de paz o de guerra, sino reconocer que la violencia promovida por los yihadistas sólo tiene  que ver con el islam. Los fundamentalistas se adhieren a una versión extrema del islam, nos dicen. Cierto. Pero del islam, a fin de cuentas. Sus masacres no están siendo perpetradas en nombre del confucionismo o del ateísmo, y el legado que proclaman custodiar es el de Mahoma, no el de Buda o el de Jesús.Distinguir entre el islam y los islamistas puede ser justo. Borrar de cuajo toda asociación entre ambos no lo es.

Fuente: elmedio

marzo 7, 2015

ISIS se derrumba en Irak: las fuerzas iraquíes retomaron el control de Al Baghdadi.

por Edwin2295
Esa ciudad, vecina de una base aérea con soldados estadounidenses, había caído en manos de los terroristas en febrero. Pero el Ejército de Bagdad y milicias lanzaron una contraofensiva para recuperarlaCrédito: ReutersMilitares estadounidenses al mando de la coalición internacional contra el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) aseguraron este viernes que las fuerzas de Irak retomaron el control de la ciudad de Al Baghdadi, en el oeste del país.

“Las fuerzas de seguridad iraquíes y las milicias tribales lograron expulsar al ISIS de Al Bagdhadi. Retomaron la estación de policía y tres puentes sobre el Éufrates que el grupo yihadista tenía desde septiembre”, indica el comunicado de la coalición.

“Además, las fuerzas iraquíes, con el apoyo de la coalición, lograron expulsar al ISIS de siete localidades al noroeste de Al Baghdadi, camino a Hadithah”, detalla la nota.

La coalición ayudó a las fuerzas iraquíes lanzando 26 ataques aéreos el 22 de febrero, al inicio de la contraofensiva iraquí. Puso también a disposición a consejeros militares para ayudar al Estado Mayor iraquí que dirige la operación, según la misma fuente.

“Crimen de guerra”

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, condenó este viernes la demolición de la antigua ciudad de Nimrod en Irak por parte del ISIS. “La destrucción deliberada de nuestra herencia cultural común constituye un crimen de guerra y representa un ataque a la humanidad como un todo”, expresó en un comunicado.

El ISIS demolió las ruinas cercanas de Nimrud el jueves, informó el ministro de Turismo y Antigüedades de Irak. Ban tenía previsto reunirse con la directora de la Unesco, Irina Bokova, más tarde este viernes para discutir la situación en Nimrod.

Fuente: Infobae

marzo 7, 2015

Irán vuelve a lanzar amenaza contra el soberano Estado de Israel

por Edwin2295
Irán insiste en que el gobierno de Netanyahu en Israel, debería ser aniquiladoLo dijo el ministro de Exteriores persa, Mohammad Javad Zarif, en una entrevista a la cadena estadounidense NBC. “Irán tiene un historial brillante de tolerancia”, expresó

Crédito: AFP

La tensión entre Irán e Israel volvió al centro de la escena los últimos días luego del discurso en el Congreso de los Estados Unidos del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien se opone a las negociaciones nucleares de las potencias occidentales con Teherán.

En una entrevista con la cadena norteamericana NBC, el ministro de relaciones exteriores de Irán, Mohammed Javad Zarif, aseguró que el “régimen de Netanyahu debería ser aniquilado”, y negó que el régimen clerical busque acabar con Israel.

El funcionario iraní criticó el discurso de Netanyahu en Washington, a quien acusó de promover “histeria” desde 1992 con las denuncias del primer ministro israelí sobre la intención de Teherán de contar con la bomba nuclear.

A lo largo de la entrevista Zarif dedicó gran parte del tiempo a castigar a Israel e insistió en la naturaleza tolerante y pacífica del gobierno de Hasan Rohani.

En su alocución del pasado martes en el Congreso norteamericano, Netanyahu acusó a Irán de estar “devorando” naciones de Medio Oriente. “En cuanto a Irán e ISIS, el enemigo de su enemigo es mi enemigo”, agregó el mandatario israelí.

En respuesta a estas acusaciones, el ministro iraní indicó que su país presta servicios de ayuda a Irak, los kurdos, a Siria y Afganistán, mientras que “Israel y Netanyahu apoyan personalmente a los terroristas del Frente Al Sura en Siria”.

“Irán tiene un historial brillante de tolerancia a otras religiones”, añadió Zarif.

Por su parte, el ministro de relaciones exteriores de Irán también hizo referencia al polémico mensaje que publicó el año pasado el ayatollah iraní Alí Khamenei, quien a través de Twitter instó a la aniquilación de Israel.

Al respecto Zarif negó que su país quiera hacer desaparecer al Estado de Israel, aunque aclaró que “que este régimen es una amenaza, es una amenaza”.

Fuente: Infobae

marzo 7, 2015

La Casa Blanca debe responder a la propuesta de Netanyahu

por Edwin2295

obama netanyahu

Por Alan M. Dershowitz

Estuve en la galería de la Cámara de Representantes durante el discurso del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, una crítica lógica y convincente del acuerdo que se está negociando sobre las ambiciones iraníes por conseguir armas nucleares. Expuso una nueva propuesta, basada en los hechos, que ha trasladado la carga de la persuasión a la Casa Blanca.

Su nueva propuesta es: “Si las potencias mundiales no están dispuestas a insistir en que Irán modifique su comportamiento antes de firmar un acuerdo, como mínimo deberían insistir en que lo cambie antes de que expire el acuerdo”. Su argumento es que, sin esa condición previa, el plazo de diez años, en vez de bloquear, allana el camino a un arsenal nuclear iraní, aunque Irán siga exportando terrorismo, acosando a otras naciones de la región e instando a la destrucción de Israel.

Con una lógica aparentemente incontrovertible, Netanyahu ha dicho que la alternativa a este mal acuerdo no es la guerra, sino

un acuerdo mejor, que podría no gustarle ni a Israel ni a sus vecinos, pero con el que, literalmente, podríamos vivir.

A continuación, el primer ministro israelí esbozó las condiciones para un acuerdo mejor: concretamente, que antes de que se permita que expire para Irán el plazo de prohibición de desarrollo de armas nucleares, los mulás deberán cumplir tres condiciones: dejar de exportar terrorismo, dejar de entrometerse en los asuntos de otros países y dejar de amenazar la existencia de Israel.

Si los mulás rechazan estas tres razonables condiciones, ello demostrará que no tienen verdadero interés en unirse a la comunidad internacional y someterse a sus reglas. Si las aceptan, entonces el plazo establecido no expirará automáticamente; ello requerirá que Irán demuestre voluntad de atenerse a las normas, antes de que éstas le permitan desarrollar armamento nuclear.

En vez de atacar al mensajero, como ha hecho la Casa Blanca, la Administración tiene ahora el deber de contestar a Netanyahu en el mercado de las ideas, no con una cacofonía de insultos, y responder a su argumento por lo que vale. Puede que haya respuestas persuasivas, pero aún no las hemos oído.

La decisión de aceptar o rechazar un acuerdo con Irán acerca de su programa de armas nucleares puede que sea lacuestión de política exterior más importante del siglo XXI. Muchos miembros del Congreso, puede que la mayoría, están de acuerdo en este tema con el premier israelí, no con el presidente estadounidense. Conforme a nuestro sistema de separación de poderes, el Congreso es una rama del Estado absolutamente al mismo nivel, y no debería adoptarse ninguna decisión importante en este tema con su oposición. Puede que el presidente pueda convencer a las Cámaras para que apoyen su acuerdo, pero, en vez de ignorarlos, deberá dialogar con nuestros representantes, legítimamente elegidos por el pueblo.

La Administración y sus partidarios, especialmente quienes boicotearon el discurso del primer ministro, se centran en lo que consideran “falta de protocolo” en la invitación del presidente de la Cámara a Netanyahu. Imaginemos, sin embargo, ese mismo protocolo para un orador que estuviera a favor, no en contra, del actual acuerdo. La Casa Blanca y sus partidarios recibirían encantados a un primer ministro que apoyara el acuerdo del presidente, como hicieron con el primer ministro británico, David Cameron, cuando fue enviado a presionar al Senado a favor de la postura de la Casa Blanca. Así que la cuestión del protocolo es, en buena medida, una excusa. La Administración está más molesta por elcontenido del discurso de Netanyahu que por la forma en la que éste fue invitado.

Se trata de un asunto demasiado importante como para que se desvíe la atención del mismo con las formalidades del protocolo. El discurso ya ha sido pronunciado. Fue muy equilibrado, e incluía alabanzas al presidente, a los demócratas, al Congreso y al pueblo estadounidense. El primer ministro Netanyahu estuvo en su mejor forma diplomática. En mi opinión, también lo estuvo en lo sustancial al plantear el caso contra la postura negociadora de la Administración respecto a Irán, especialmente en lo relativo a la cláusula temporal incondicional.

Ahora la Administración debe responder a una pregunta fundamental: ¿por qué permitiría que el régimen iraní desarrollara armas nucleares dentro de diez años si durante ese tiempo siguiera exportando terrorismo, acosando a sus vecinos árabes y amenazando con destruir Israel? ¿Por qué no, al menos, condiciona cualquier cláusula temporal a un cambio en las actuaciones de ese régimen criminal? La respuesta puede ser que no somos capaces de hacer que accedan a ello. Si ése es el caso, entonces desde luego que es un mal acuerdo, peor que no tener acuerdo alguno. Sería mucho mejor aumentar el régimen de sanciones y otro tipo de presiones, en vez de retirarlas a cambio de que Irán simplemente aplace su obtención de un arsenal nuclear.

Puede que haya respuestas mejores, pero la pelota está ahora en el tejado de Obama, que será quien tendrá que ofrecerlas en vez de evitar responder a las razonables preguntas de Netanyahucon excusas irrelevantes acerca del “protocolo” y ataques personales al mensajero. Israel se merece algo mejor. El mundo merece algo mejor. El pueblo estadounidense se merece algo mejor. Y el Congreso también se merece algo mejor.

Una cláusula temporal incondicional es una invitación para que Irán siga exportando terrorismo, acosando a sus vecinos y amenazando a Israel… pero con un arsenal nuclear para aterrorizar al mundo entero. Eso sería algo que “cambiaría el juego”, por citar las mismas palabras empleadas por Obama hace unos años, cuando prometió que nuncapermitiría que Irán desarrollara armas nucleares. De pronto, “nunca” se ha convertido en “pronto”. El Congreso debería insistir en que cualquier cláusula que permita que Irán desarrolle armas nucleares dentro de diez años debería, como mínimo, condicionarse a un cambio significativo en el comportamiento del régimen más peligroso del mundo.

Fuente: elmedio