Las fuerzas lideradas por Irán salen derrotadas en Tikrit, en el primer encuentro en el campo de batalla de Teherán contra ISIS

por Edwin2295
La ofensiva lanzada por una fuerza mixta del ejército iraquí (10.000 soldados) y dirigidas por las milicias chiíes iraníes (20000 soldados) para capturar Tikrit de manos del Estado Islámico ha retrocedido, según inquietantes predicciones de la coalición liderada por Estados Unidos.
La lucha por esta importante ciudad  sunita se calmó, no porque las tropas iraquíes y sus aliados chiítas iraquíes surtidos con afganos y paquistaníes hayan tirado la toalla, sino debido a que las bajas infligidas a ellos por parte del Estado Islámico se habían vuelto demasiado pesadas de llevar y para seguir luchando. Esta debacle trascendental fue revelada por primera vez en Debkafile el 20 de marzo.

Las cifras oficiales aún no se han dado a conocer por parte de Bagdad o el personal de mando iraní encabezada por el jefe de las Brigadas Al Qods, el legendario general Qassem Soleimani. Pero las pérdidas fueron paralizantes, según algunas fuentes estimándolas en aproximadamente una décima parte de la fuerza mixta. Unidades enteras fueron desactivadas y se dispersaron. Algunos contingentes del ejército iraquí huyeron del campo de batalla en desorden y sin una palabra a sus funcionarios, repitiendo su desempeño anterior en junio pasado cuando ISIS lanzó su primera ofensiva para apoderarse del territorio de Irak.

Los oficiales iraquíes e iraníes han caído en una riña sobre la responsabilidad de las derrotas, dirigidas especialmente a la figura más prominente, el general Hadi Al-Amiri, comandante de la Brigada Badr chiíta.

El resultado de la tan anunciada batalla de Tikrit es sumamente embarazosa para el gobierno de Obama, cuyo plan de campaña contra el Estado islámico estaba orientada a una victoria rápida en Tikrit como el preludio de las operaciones más grandes para cambiar el curso de la guerra contra los yihadistas. El revés se produjo poco después de que el general Martin Dempsey, jefe Conjunto del estado mayor de Estados Unidos aseguró en una audiencia del Senado en Washington, después de visitar Irak:   “No hay duda de que las fuerzas iraquíes expulsarán a los militantes del Estado Islámico de Tikrit.”

. En realidad para entonces, ISIS había conducido a los iraquíes y las fuerzas pro-iraníes fuera de la ciudad y los combates no se habían reanudado
Este episodio contiene importantes lecciones para el futuro de la guerra contra el ISIS:

1. El Estado Islámico demostró en Tikrit ser no sólo potente y tenaz, sino también mucho más sofisticado de lo que se cree en el uso de competentes y de herramientas electrónicas y cibernéticas de guerra.
2. Su mando y control han funcionado de manera eficaz y demostraron ser capaces de responder rápidamente a las cambiantes situaciones en el campo de batalla. Cuando sus fuerzas consideraron necesario retirarse, lo hicieron de forma ordenada y tácticamente correcto.
3. Igualmente ordenada y bien organizada era su logística, que mantenía vehículos, munición y alimentos que se movían según fuera necesario y los muertos y heridos eran eliminados. Los intentos de Occidente por mostrar que la organización terrorista se estaba desmoronando internamente eran infundados. ISIS Independiente de la fuerza de combate de Irak septentrional y occidental se trasladó a Tikrit, al mismo tiempo que mantuvo abiertas sus líneas de suministro desde Siria a Irak, bajo los ataques aéreos estadounidenses.

4. Y mientras mantiene la línea en Tikrit, el comando de ISIS, que se compone principalmente de ex oficiales del ejército de Saddam Hussein y jóvenes occidentales, incluyendo estadounidenses, británicos, australianos y canadienses con antecedentes militares, lograron abrir nuevos frentes de batalla en el centro y norte Irak.

5. La demostración del ejército iraquí era pobre en contraste. Los Batallones iraquíes entrenados por instructores estadounidenses para ser utilizados en la batalla para retomar Tikrit de manos de ISIS, fueron reportados en los medios de comunicación occidentales como banco de pruebas, en preparación de la campaña para recuperar la segunda ciudad más grande de Irak, Mosul. Estos batallones probaron estar lejos de estar listos, incluso para su terrible experiencia inicial, y es muy poco probable que lleguen a clasificar pronto para cualquier misión importante.
6. Tikrit fue una humillación importante para la tan aclamada batalla por parte del general iraní Soleimani, que asumió personalmente el mando de la ofensiva.

7. Las insuficiencias militares de Irán en la batalla se destacaron crudamente contra las capacidades del Estado islámico. Para avanzar en el campo de la guerra de Irak, Teherán necesitaría en el campo soldados profesionales o unidades regulares de la Guardia Revolucionaria y no sólo las milicias chiíes irregulares.

8. Este dilema imprevisto provocó un intenso debate entre los principales responsables políticos y jefes militares en Teherán para determinar si es necesario o no lanzar la fuerza aérea iraní en Irak por un serio intento de desalojar a las fuerzas del Estado islámico de Tikrit.

9. Nada menos que la intervención directa de aviones cazabombarderos iraníes y helicópteros de asalto de las tropas iraquíes y milicianos pro-iraníes se puede esperar que tenga mucho efecto, especialmente teniendo en cuenta que los yihadistas se han atrincherado en el interior del recinto del palacio masivo de Saddam Hussein de Maqar el -Tharthar en el lago del mismo nombre. Este es uno de los sitios más fuertemente fortificados en el Medio Oriente, que contiene un laberinto de bunkers-a prueba de bombas atómicas y túneles subterráneos de anchos pasajes. Abrir una brecha requeriría un intenso bombardeo aéreo, una tarea que los iraníes están mayormente propensos a dejar a la Fuerza Aérea de Estados Unidos.
10. En la batalla de Tikrit, la parte inferior se cayó en cuanto a la estrategia de la administración Obama de limitar la recogida de información y los ataques aéreos de las fuerzas de Estados Unidos y la contribución de la coalición a la guerra contra el ISIS, dejando el combate en tierra a las fuerzas locales reforzadas por las milicias chiítas bajo el mando iraní.

El desarraigo del Estado Islámico de la tercera parte de Irak y Siria, que el califato ha acaparado, requeriría alrededor de tropas terrestres de 100.000  soldados occidentales bien entrenados para ser inyectados en la guerra.

Fuente: Debkafile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: