Lo que Obama no tiene en cuenta, o no quiere tener en cuenta acerca del acuerdo nuclear con Irán.

por Edwin2295

-B1-7vTbCcAAPD4j.jpg grande

Las palabras que el presidente de Estados Unidos emitió durante una entrevista ofrecida al veterano periodista Thomas Friedman del diario New York Times, fueron ciertamente recibidas en Jerusalén, pero no pudieron hacer frente a las profundas preocupaciones que aquejan a Israel y a la región, por la creciente beligerancia de Irán, que ha dibujado el estímulo de las políticas de Obama:

1. El presidente de Estados Unidos se está centrando demasiado en la dimensión nuclear de la amenaza iraní, Teherán, cuando ya está en la agonía de un impulso agresivo de expansión regional por medios militares convencionales. Se mueve activamente con las luchas civiles por medio del uso de la subversión y el terrorismo para perturbar a sus vecinos.
Obama habla de las preocupaciones de seguridad de Israel en el tiempo futuro en términos potenciales, cuando ya una soga iraní está apretando alrededor de sus fronteras. Debe de haber sido informado por sus propios asesores de inteligencia acerca de las tareas que Teherán ha encomendado a sus apoderados, el Hezbollah libanés y el Hamas palestino y la Yihad Islámica, para convertir en un infierno al Estado judío. Ahora otra cosa, ¿por qué Teherán ha planteado la capacidad de lanzamiento de 1000 a 1500 cohetes por día, de parte de Hezbollah contra Israel? ¿Y por qué envía decenas de millones de dólares a Hamas para la reconstrucción de los túneles del terror que Israel destruyó en la Franja de Gaza el verano pasado y para reponer su arsenal de cohetes?

El primer ministro Netanyahu y ​​las Fuerzas de Defensa de Israel han hecho sus propios preparativos para el peor de los casos. Pero también se preguntan: ¿Es correcto que Israel sea puesto en esta posición por lo que el presidente Obama  llama “un acuerdo histórico?”

2. La lista de los gobiernos escépticos acerca del valor del “marco” nuclear o las “soluciones”, dependiendo de cuál de las versiones aceptan: o la de Washington o la de Teherán, no termina con Netanyahu. El día antes de que corrió la entrevista de Obama, el New York Times encabezó un artículo de primera plana con el título: “Los aliados árabes lloran por la traición.”

El rey saudí Salman ha decidido claramente sacudir a la Casa Blanca por intentar vender su acuerdo nuclear con Irán y esperar a que Obama se ponga al día con los acontecimientos en la región. Se está avanzando en la defensa de lo que él considera los intereses del reino del aceite. Su primer paso fue seguir adelante, sin consultar con Washington, con la intervención militar en Yemen para detener a los rebeldes Houthi respaldados por Irán.

Vale la pena señalar aquí que incluso Netanyahu, en sus diatribas más acaloradas contra las políticas del presidente de Estados Unidos, nunca utilizó el término “traición”.
3. Obama y sus asesores son aficionados a declarar que un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Irán no retrasaría su programa más de un par de años. Por un lado, la teoría nunca se ha demostrado: Irán podría ser retenido del umbral nuclear por cuatro o, para el caso, por seis años. ¿Quién lo puede decir? Para ese entonces, Obama habría sido reemplazado en la presidencia de los EE:UU. y por tanto, si los ayatolás para ese entonces todavía gobiernan Irán, podrían haber tenido un cambio en su corazón y decidirían abandonar las aspiraciones que tiene el régimen actual de fabricar bombas nucleares.

Todas estas proposiciones son igualmente especulativas.
Aún más miope es la determinación del presidente de Estados Unidos de que las conversaciones con Irán son una “oportunidad única en la vida para ver si al menos podemos tener el problema nuclear en la mesa. ”

Incluso si el problema se resuelve a satisfacción del presidente de Estados Unidos el 30 de junio, las dudas de opinión, todavía ocuparían un lugar preponderante en las mesas del rey Salman, el presidente de Egipto, Abdel-Fatteh el-Sisi, el presidente turco, Tayyip Erdogan, y el primer ministro Netanyahu .
4. También hay una cuestión de credibilidad. Mientras que Obama ahora cuestiona el valor de las sanciones más severas para disuadir a Irán de violar cualquier acuerdo nuclear, como el Congreso tiene previsto, hace apenas un año que estaba totalmente a favor de estas sanciones para llevar a Teherán a la mesa de negociaciones.
5. En su larga entrevista con The New York Times, el presidente no hizo mención de las versiones contrastantes del proceso de Lausanne producido por Washington y Teherán

¿Cuál de las dos es la correcta? O fueron las dos narraciones diferentes deliberadamente cocinadas entre el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores iraní Mohammed Javad Zarif como un dispositivo de venta para sus respectivas audiencias de origen.

6. Llegar al fondo de la oferta real que concluyó en Lausanne se complica aún más por los anexos secretos que se adjuntaron y que nunca tuvieron la intención de ver la luz del día. No se puede esperar que los Gobernantes del Medio Oriente pongan su fe en un acuerdo contraído por las potencias extranjeras con su vecino, que incluye cláusulas secretas de las que no están al tanto.

7. No se dice nada, ya sea en los EE.UU. o en la versión iraní sobre los misiles balísticos de largo alcance de Teherán o el trabajo de “investigación y desarrollo”, realizado para equiparlos para transportar ojivas nucleares. Irán no necesita estos misiles para atacar a Israel, sino que supondría una amenaza para Estados Unidos.

La entrevista de Obama y el compromiso reiterado con la seguridad de Israel siguieron a la última andanada de Netanyahu.

Veo mejores opciones en la guerra “que en este mal negocio”, dijo el primer ministro a CNN el Domingo:

“Creo que hay una tercera alternativa, y eso mantiene firme el trinquete para ejercer la presión hasta obtener un mejor trato.” Tal como está ahora, dijo el primer ministro, “no deshace el programa nuclear de Irán. Mantiene una infraestructura nuclear vasta en su lugar. No se destruye una sola centrifugadora. Ni una sola instalación nuclear se cierra, incluyendo las instalaciones subterráneas que construyeron ilegalmente. Miles de centrifugadoras mantendrán el hilado, el enriquecimiento de uranio. Eso es un muy mal negocio “.

Netanyahu dijo que Irán es un país al que le gusta “hacer trampa congénita” y en el que no se puede confiar para cumplir con los términos del acuerdo.

One Comment to “Lo que Obama no tiene en cuenta, o no quiere tener en cuenta acerca del acuerdo nuclear con Irán.”

  1. Obama junto con la UE después de tantos años de negociación,ha hecho la peor negociación de la Historia.
    Hubiera resultado mejor,lo que se dice en muchos medios de comunicción “ENDURECER MÁS FUERTE LAS SANCIONES. Iran no parara,ni con acuerdo,ni sin cuerdo de tener la bomb tomica

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: