Escalada de tensión entre Irán y Arabia Saudí en el Golfo de Adén

por Edwin2295

El ruido de sables entre Arabia Saudí e Irán sobre Yemen ha alcanzado un pico peligroso advirtió este jueves 9 de abril el portavoz del ejército saudí, Brig. General Ahmad Al-Assiri: “Los barcos iraníes tienen derecho a estar presentes en aguas internacionales, pero no se les permitirá entrar en aguas territoriales yemeníes.”

Esta fue la rápida réplica de Riad a la decisión iraní de desplegar la 34ª Flotilla de su marina de guerra, que consiste en el destructor Alborz y el buque de guerra porta helicópteros Bushehr en el Golfo de Adén frente a la costa de Yemen.

El general de Arabia Saudí señaló que Irán no había evacuado a ninguno de sus ciudadanos de Yemen porque, dijo, “están todos involucrados en entrenar y armar a los hutíes”.

Poco después de lanzar su ofensiva aérea a finales de marzo contra los rebeldes y las fuerzas hutíes leales del derrocado presidente Ali Saleh respaldados por Irán, los saudíes tomaron el control del espacio aéreo del país para impedir el desembarco de los suministros iraníes transportados por aire para los hutíes. A los vuelos rusos también se les prohibió posteriormente aterrizar en el país en conflicto.

El general Al-Assiri emitió la amenaza más contundente de Arabia Saudita hasta ahora: “Esos iraníes que planean permanecer en el país se enfrentarán a la misma suerte que los hutíes y sus partidarios”, dijo.

Es evidente que los miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán están en un círculo vicioso en Arabia Saudí: Por una parte no pueden abandonar Yemen y por otro lado se les amenaza con la muerte si se les detecta.

Teherán decidió enviar a su fuerza naval más eficaz al Golfo de Adén cuando se dio cuenta de que Riad no prestaría atención a sus advertencias de retroceder en Yemen. Su presencia fundamenta la amenaza de la intervención iraní directa en el conflicto yemení si sus fuerzas de la Guardia Revolcionaria sufren daño mientras ayudan a los rebeldes.

El portahelicópteros Bushehr realizó su primer viaje a Port Sudan a finales de 2012. Poco después, el 8 de diciembre de ese año, DEBKAfile reveló por primera vez sus características:

El nuevo buque de 13.000 toneladas transporta 12 helicópteros de ataque iraníes, una tripulación de 200 soldados y tiene un alcance de 8.000 millas náuticas que llegaría a la costa de Estados Unidos. Hay cinco puntos de aterrizaje en sus cubiertas y cuatro plazas de aparcamiento, así como misiles antiaéreos SM-1 y SAM y un cañón de 40 mm Fath-40 AAA anti-aéreo. Teherán invirtió $ 800 millones en su primer portahelicópteros.

Si Teherán no está asustado por la amenaza saudí y hace que el Bushehr navegue hacia aguas territoriales yemeníes, sus armas y misiles estarían en el rango desde allí para atacar objetivos en la vecina Arabia Saudita al norte. Teherán podría justificar este ataque porque al presidente yemení Abd Rabbo Mansour Hadi se le haya concedido el asilo en el reino árabe.

Sin embargo, la Fuerza Aérea de Arabia también estaría mas cerca a través de Yemen para tomar represalias mediante el bombardeo del Bushehr de Irán y otros buques de guerra para alejarlos de la costa yemení, si no para hundirlos.

Nuestras fuentes predicen que esta colisión aeronaval probablemente estaría limitada en extensión. Tras alcanzar un máximo a una peligrosa crisis, el choque más probablemente estaría contenido antes de que se convirtiera en una guerra en toda regla entre Arabia Saudita e Irán.

El apoyo de la administración Obama para la intervención de Arabia Saudita en apoyo del presidente de Yemen reconocido internacionalmente Hadi fue pensada para mantener a Irán bajo control.

El martes 7 de abril, el secretario adjunto de Estado de EE.UU., Antony Blinken llegó a Riad y declaró: “Arabia Saudita está enviando un fuerte mensaje a los hutíes y sus aliados de que no pueden invadir Yemen por la fuerza. Como parte de ese esfuerzo, hemos acelerado las entregas de armas, hemos aumentado nuestro intercambio de inteligencia, y hemos establecido una célula de planificación conjunta de coordinación en el centro de operaciones de Arabia Saudí”.

Él estaba enviando un mensaje claro a Teherán apoyado con asistencia sólida de EE.UU.

1. Teherán está siendo advertido de que no cometa el error de asumir que sus acuerdos con Washington sobre la promoción regional de Irán incluyen la licencia para la agresión contra Arabia Saudita.

2. Teherán fue notificado de que los jefes operativos saudíes en adelante recibirían inteligencia permanente recogida por un satélite militar de Estados Unidos sobre la región a través de su centro de coordinación conjunto en Riad. Esta inteligencia también cubriría los movimientos de los buques de guerra iraníes en el Golfo de Adén y el Mar Rojo.

3. La información adicional de ayuda vital de Estados Unidos llegó el jueves 9 de abril del portavoz del Pentágono, el coronel del Ejército Steve Warren. Anunció que la Fuerza Aérea de Estados Unidos había iniciado una misión de reabastecimiento en vuelo para “la misión árabe liderada por Arabia Saudí y que participaba en ataques aéreos contra los rebeldes chiitas hutíes en Yemen.” En su primera tarea el miércoles, un estadounidense KC-135 Stratotanker reabasteció un F-15 Eagle de la Fuerza Aérea Saudí y un F-16 Falcon de combate de los Emiratos Árabes Unidos.

Warren dijo que el Comando Central de Estados Unidos va a volar una misión cisterna cada día en apoyo de la alianza liderada por los saudíes, pero que no entrarían en el espacio aéreo yemení para llevarla a cabo.

Sin embargo, un potencial choque en aire y mar entre Arabia Saudita e Irán en las costas de Yemen no se puede descartar, sobre todo después de que Riyadh aumentara la tensión el viernes con la prohibición impuesta a los vuelos iraníes que transportan peregrinos a La Meca.

No sería el primer tiroteo que se desencadena por el conflicto yemení. A principios de esta semana, los buques de guerra egipcios e iraníes intercambiaron disparos en la lucha por el control de la estratégica Bab el-Mandeb. El episodio terminó con los barcos iraníes recibiendo órdenes de Teherán de romper el contacto y distanciarse de la flota egipcia. El comandante iraní Almirante de la Marina Habibollah Sayyari posteriormente negó informes que aparecen en los medios de comunicación del Golfo de que buques de guerra egipcios habían forzado a los buques de guerra iraníes a retirarse y abandonar el Golfo de Adén.

La tensión incendiaria en todo el Golfo de Adén y el creciente temor de una intervención militar saudí-iraní ha creado suficiente alarma para que las flotas de los EE.UU., las flotas francesas y las británicas con una presencia naval en el Golfo se coloquen en estado de preparación.

Fuente: Debkafile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: