Los muertos por el terremoto en Nepal podrían superar los 10.000

por goal

elmundo

Terremoto en Nepal

Montañas de escombros y cadáveres. Nepal es desde el sábado 25 de abril un país sumido en el desastre y la tragedia que lucha contrarreloj por tratar de recuperar las vidas que aún puedan estar sepultadas entre las ruinas. Según el primer ministro del país,Sushil Koirala, la cifra de víctimas tras el terremoto podría alcanzar los 10.000 muertos. “Estamos haciendo todo lo posible por tratar de rescatar a los supervivientes”, ha dicho el mandatario. “Es un desafío y un momento muy difícil para Nepal”.

Hasta el momento, el Gobierno nepalí ha confirmado que 5.057 personas han muerto y más de 10.000 están heridas. El Ejecutivo ha solicitado a la comunidad internacional el envío de material especial y medicinas y es consciente de que la recuperación y la rehabilitación de los supervivientes es “un gran desafío”.

Naciones Unidas también ha puesto cifras a la magnitud de la tragedia: ocho millones de personas podrían verse afectadas por el seísmo de magnitud 7.8 que el 25 de abril arrasó el país, destruyendo ciudades enteras, parte de su patrimonio histórico cultural y dejando gravemente afectadas importantes áreas rurales. “Según las estimaciones iniciales y el último mapa de intensidad sísmica, ocho millones de personas residentes en 39 distritos se han visto afectadas, de las que dos millones viven en los once distritos más perjudicados”, ha detallado la Oficina del Coordinador Residente de Naciones Unidas en el país.  Por regiones, las más afectadas han sido Sindhupalchwok, con 944 fallecidos, y Katmandú, la capital, con 913. En Nuwakot 422 han perdido la vida, a lo que se suman las 299 de Dhading, las 234 de Bhaktapur, las 223 de Gorkha, las 193 de Kavre, las 155 de Lalitpur y las 150 de Rasuwa, así como 65 en Dolakha, 33 enMakwanpur, 26 en Ramechhap y 16 tanto en Khotang como en Okhaldhunga.

El Ejército se encuentra desplegado en 19 puntos de Katmandú donde se ha denunciado que podría haber supervivientes, entre ellos hoteles como el Greenland, Shree y Namuna, o el banco Nabil, en el área de Balaju, de acuerdo con la información del el diario local My Republica.

Ayuda

La ONU también asegura que 1,4 millones de personas necesitanayuda alimentaria y tratará de hacérsela llegar en los próximos tres meses. “El Programa Mundial de Alimentos (el mayor brazo humanitario de Naciones Unidas) planea proveer asistencia humanitaria en los próximos tres meses a 1,4 millones de personas que tienen gran necesidad de alimentos. Será una operación masiva”, anunció su portavoz, Elizabeth Byrs. La organización también ha puesto el foco sobre los 1,3 millones de niños que requieren asistencia urgente. Muchos de ellos, ha explicado el portavoz de Unicef, Christophe Boulierac, se encuentran en poblados rurales, donde “todavía no se ha realizado un balance exacto de los daños”. De un país de 30 millones de habitantes, el 40% son menores de edad.

Nepal

A la agencia responsable de la protección infantil le preocupa de manera inmediata el riesgo de propagación de enfermedadesrelacionadas con la falta de agua apta para el consumo. Se considera que las prioridades en la situación de emergencia que vive Nepal son el cobijo para los que han perdido sus hogares -y que el monzón no les encuentre en la intemperie-, el acceso a agua potable y la reanudación de las actividades educativas de los niños.  La comida, el agua y la electricidad escasean en todo el territorio, empeorando la ya de por sí complicada situación y dificultando las tareas de rescate. A esto se suman las continuas réplicas -en torno al medio centenar- que tienen lugar desde el terremoto principal, y el temor a que nuevos movimientos acaben por derrumbar las pocas estructuras que se mantienen en pie. “La gente está durmiendo a la intemperie bajo la lluvia”, ha lamentado Koirala al recordar que numerosas casas se han venido abajo o podrían no resistir un nuevo temblor.

El Ejecutivo está recibiendo peticiones de ayuda procedentes de todo el país, pero es incapaz de darles respuesta debido al corte de las comunicaciones y la falta de preparación de los equipos de rescate.

Nepal3

El Gobierno nepalí ha declarado crisis nacional y ha establecido un fondo de 500 millones de rupias nepalíes (casi 4,52 millones de euros) para la reconstrucción de las infraestructuras dañadas. Asimismo, ha solicitado la colaboración de todos los sectores de la sociedad y de la comunidad internacional para hacer frente a la tragedia Numerosos países han enviado hasta Nepal todo tipo de ayuda y recursos para contribuir al rescate, sin embargo, el colapso en los aeropuertos y los problemas de electricidad complican que esa ayuda sea realmente efectiva y que se llegue hasta las zonas más afectadas. La situación es aún peor en las áreas rurales, donde el hundimiento de las carreteras y las malas condiciones climatológicas hacen casi imposible el acceso de helicópteros y otros medios. En este sentido, el ministro nepalí de Conservación del Suelo y de los Bosques, Mahesh Acharya, explicó que los helicópteros MI17 enviados por la India no han podido acceder a las zonas más afectadas.

Contrarreloj

Cruz Roja es una de las entidades que tiene que hacer frente a estos problemas. La organización trata de repartir paquetes de ayuda a 20.000 familias en Katmandú, una de las zonas más afectadas del país. El ‘kit’ incluye tiendas de campaña y mantas, elementos necesarios para dar cobijo a las miles de personas que se encuentran en la calle, bien porque perdieron sus casas o por miedo a derrumbes.

Nepal4

Varios campamentos han sido habilitados en la capital por el Gobierno que, sin embargo, no ha sido capaz de proveer cobijo a miles de personas que han debido improvisar tiendas con ropas y mantas atadas. “Nuestra prioridad en este momento es encontrar a gente atrapada y rescatarla. Para nosotros el rescate es mucho más importante que los números”, sentenció Acharya, que reconoció que el país no estaba preparado para un desastre de esta magnitud. A todas estas dificultades hay que añadir el tiempo con el que no cuentan. El rescate se ha convertido en una operación contra el reloj. Arjun Katoch, miembro del equipo de las Naciones Unidas para la Evaluación y Coordinación en Casos de Desastre (Undac), considera que es poco factible que la gente pueda aguantar viva bajo los escombros durante más de 96 horas, plazo que se cumple este martes.

PNG_zps1ed15660Zorrete_zpsa7d818fb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: