La desintegración de Libia y el cuento de las veinte tribus

por goal

La desintegración de Libia y el cuento de las veinte tribus

El nivel de mercurio de la violencia nacional sigue aumentando en Libia, con un número cada vez mayor de grupos políticos armados importantes próximos a la hegemonía.

IS-fighters

Terroristas de ISIS en Sirte.

Por: David Kane

Dos gobiernos nacionales rivales siguen afirmando la legitimidad: una en Tobruk (Consejo debidamente elegido de Diputados) y uno en Trípoli (la no-electo Nuevo Congreso General, una continuación autoproclamado del anterior Congreso General electo en 2012, que acordó disolver sí mismo después de las elecciones de junio de 2014).

Las alas militares de estos dos grupos siguen participando en la lucha, a pesar de las recientes negociaciones entre las dos facciones han humedecido la intensidad del conflicto por lo menos durante un tiempo. El Consejo de Diputados y su primer ministro, debidamente elegido, Abdullah al-THANNI se alió con el general Khalifa Haftar, el jefe de facto de los militares de Libia. El Congreso de Nueva general está respaldado por Libia Amanecer, militarmente, una coalición de grupos predominantemente islámicos, así como diversas milicias basadas en la ciudad.

Ansar al-Sharia en Libia recompensa por Libia generales Khalifa Haftar y Asociados a las Fuerzas Armadas libias.

Ansar al-Sharia en Libia recompensa por los generales de Libia  Khalifa Haftar y Asociados a las Fuerzas Armadas libias.

Las cosas han llegado a ser mucho más complicadas en los últimos meses cuando organizaciones terroristas graves, globales se han unido a la refriega. Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) supuestamente ha levantado la cabeza en las áreas duras, difíciles de acceso del sur y suroeste de Libia. Ansar al-Sharia ha mantenido una presencia constante en las ciudades de Sirte y Djerna. Lo más alarmante, los combatientes que dicen ser de la rama de Libia del Estado Islámico (IS) criaron su cara violenta en enero. Este último ha cometido ejecuciones atroces de los cristianos en Sirte y lanzó una descarado bombardeo de un hotel de élite en Trípoli.

A pesar de todos los grupos antes mencionados luchando por el poder, el verdadero problema en relación con el futuro de Libia y su posible cese como Estado es la “tribalización” del país.Tal vez la mejor manera de plantear el problema es “corriente de retorno de Libia a su estructura tribal pre-Gadafi”. El título de este artículo es en realidad un término equivocado (pero un buen aliteración). Libia no es un país de veinte tribus. En realidad, hay más de 100 tribus (las estimaciones han situado el número a 140). Hay posiblemente 26 tribus “de gran energía” en el recuento, con el resto de jugar un papel estratégico, pero más pequeña con respecto a la construcción de alianzas y la asistencia en conflictos localizados. La fuerza impulsora detrás de la política, la economía y la cohesión social está en manos de estas tribus innumerables.

Alianzas tribales y los intereses económicos han sido las fuerzas impulsoras de la guerra civil en curso. Las lealtades del Misrata, al-Zuwara y milicias Zintani, entre otros , han sido clave en la determinación de que mantiene el control de Trípoli (bajo el paraguas de la coalición en Libia Amanecer). El pueblo libio no se identifican con el estado de Libia. Ellos piensan en sí mismos como colectivamente Magreb árabes, unidos a los mismos grupos étnicos de las personas en los países limítrofes. Lo más importante, sin embargo, consideran a sí mismos como miembros de una tribu. Eso, junto con ser árabe, es su sentido primario de identidad. Por otra parte, en el transcurso de la última década, abrumadora pobreza en todo el país ha llevado a un aumento de los conflictos localizados entre los grupos tribales a través de Libia, de la región noroeste de la región de Kufra remota en el sureste.

Muamar Gadafi

Muamar Gadafi

Fronteras coloniales no podían eliminar el sentido de pertenencia e identidad tribal, ni podía el Gobierno Revolucionario del coronel Muamar Gadafi, a pesar de los esfuerzos concertados. Con la educación superior y más amplia y la “ruralización” de muchas de las tribus nómadas, junto con el aumento de la prosperidad, Gadafi pensó que podía neutralizar el factor tribal o incluso eliminar ese sentido de identidad en Libia. Él también intentó romper ciertos grupos tribales creando zonas que separaban un gran número de miembros de las tribus de otras, no tan diferente a ciertas fronteras establecidas por los poderes coloniales antes que él. No sólo dejar de neutralizar el factor tribal, pero en los últimos años de su dictadura, que tuvo que emplear un enfoque pragmático con las tribus en Libia para garantizar la supervivencia de su régimen. Como ciertos pueblos y tribus de vez en cuando se resistieron a sus decretos y políticas, se encontró con que tenía que participar en un dar y tomar política y económica con los grupos tribales específicos. Él juega a menudo una tribu contra otra para alcanzar fines a corto plazo, el otorgamiento de concesiones a los líderes tribales en forma de zanahorias económicas y políticas, así ofreciendo puestos en el gobierno a los familiares de los líderes tribales. Pérdida de Gadafi de apoyo de las tribus que lo habían apoyado tradicionalmente (como la Warfalla Tribu) sirvió como uno de los principales factores para el colapso final de su régimen dictatorial.

El factor tribal es una constante en la política inflexible de Libia, como en muchos otros países del norte de África y Oriente Medio (otros ejemplos principales son Siria e Irak). A medida que la era de la Pax Americana llega a su fin, por lo que los límites de mayo que han definido Libia durante los últimos 54 años. Este fenómeno podría extenderse a varios países de las regiones más amplias del Norte de África y Oriente Medio. De manera similar al conflicto en Siria, las milicias locales están jugando un papel importante en decidir el resultado de las batallas regionales. El hecho de las tribus libias tradicionalmente luchan por motivos económicos egoístas no conduce a alta optimismo para la estabilización de la guerra civil en Libia. El régimen de Gadafi – a través de tácticas de mano dura y astutos, concesiones calculadas -mantiene las tribus en jaque desde hace 50 años. Ya no hay un gobierno nacional fuerte con un aparato militar y de seguridad que pueden seguir conteniendo las tribus. Esta es una fórmula para la desintegración potencial del Estado libio.

Los Estados Unidos tiene pocas opciones aparte de dejar que la situación se solucione por  sí misma a ver qué grupo o grupos vienen a controlar el poder suficientemente sobre el terreno.

Para Occidente, la situación actual, como en Siria, es el peor de los casos con respecto a la elección de los grupos políticos y armados locales para apoyar. Hay demasiadas pequeñas tribus y ninguno que ejercen la presencia nacional necesaria y el número enorme de miembros para Occidente dejada atrás. Los Estados Unidos tiene pocas opciones aparte de dejar que la situación se solucione por sí misma a ver qué grupo o grupos vienen a controlar el poder suficiente y el terreno. Esto no puede implicar un resultado deseado. Sarkozy y el presidente Obama están reflexionando sin duda la utilidad de los EE.UU. conjunta y campaña francesa para derrocar a Gadafi (con el apoyo de Arabia Saudita y Qatar, lo más importante a través de la supuesta desinformación de los medios). A veces, el mal que sabes que es mejor que el mal que no sabes.

En la actualidad, los únicos ganadores claros son las milicias y los grupos terroristas. Las milicias exitosas están ganando el control de extenso territorio. También están logrando las metas económicas y políticas a corto plazo. Los grupos terroristas, como AQMI y es, están haciendo nuevas incursiones en áreas como Bengasi, Sirte y Djerna. Y, más importante aún, se están dando cuenta mucho mayor movilidad en regiones específicas del país. El refugio es la joya de la corona de un grupo terrorista. Permite que el tiempo para planificar, entrenar y ejecutar la logística de su agenda retorcida y mortal. El Sur de Libia es muy atractivo para los grupos terroristas que buscan una base de operaciones. El control de Sirte y Djerna en el noreste por el SI y Ansar al Sharia es aún más desconcertante.

Occidente también debe sacar el máximo balance de los acontecimientos en Libia. Con los múltiples conflictos que se están desarrollando en el norte de África y Oriente Medio, la disolución de las fronteras coloniales no sólo puede ser una amenaza a la geografía de Libia. Las tribus inevitablemente determinar el futuro mosaico de toda la región en el nuevo escenario del siglo 21 se afianza.

INSITE-INTELIGENCIA TERRORISMO Y EXTREMISMO

PNG_zps1ed15660Zorrete - copia

2 comentarios to “La desintegración de Libia y el cuento de las veinte tribus”

  1. En mi opinión, Gadafi es de los pocos dictadores y tiranos que murió acorde a los actos que realizó en su miserable y asquerosa vida, es decir, con un objeto de forma fálica insertado en su apestoso orto.

    Un saludo cordial!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: