Hezbollah: a 30 años del mayor secuestro aéreo de la historia. Por Patrick Rahir

por goal

Hezbollah: a 30 años del mayor secuestro aéreo de la historia.

secuestro aereo de hezbollah hace 30 años

Un periodista de AFP recuerda en primera persona las horas que vivió en el aeropuerto de Beirut y lo cerca que estuvo de la muerte. Un relato histórico.

En primer lugar creí que se trataba de una broma. ¿Otro secuestro y de un avión norteamericano?

Tres días antes había visto a seis secuestradores chiítas detonar un avión Boeing de Jordania en el aeropuerto de Beirut, después de haber forzado su retorno desde Chipre. Luego desaparecieron en un Range Rover al suburbio chiíta más cercano de la zona. Al día siguiente, en un vuelo Beirut-Chipre, un joven palestino amenazó con hacer estallar una granada de mano. Se rindió tras recibir un pase a Jordania, donde finalmente fue detenido.

Pero el secuestro de un avión norteamericano en Beirut era impensado en esos momentos. Un ataque suicida en la embajada de los Estados Unidos y en un destacamento con 300 marines habían obligado al gobierno estadounidense a salir del país el año anterior (1984) junto a una coalición internacional que llegó allí en 1982. Beirut, donde un profesor estadounidense de 54 años, Thomas Sutherland, había sido secuestrado cinco días antes, convirtiéndose en el séptimo rehén norteamericano en el Líbano.

Secuetro avion beirut

La mañana del viernes 14 de junio de 1985, el vuelo 847 de la aerolínea estadounidense TWA partió de Atenas rumbo a Roma con 145 pasajeros y ocho tripulantes a bordo -85 de ellos, con pasaporte de los Estados Unidos- cuando fue desviado hacia el aeropuerto de Beirut. Era el comienzo de uno de los secuestros más largos en la historia de la aviación.

Los secuestradores, dos libaneses chiítas -identificados luego como dos terroristas de Hezbollah-, capturaron a los pasajeros a cambio de la liberación de “todos los árabes detenidos en cárceles israelíes”. En medio de la retirada de la mayoría de las tropas después de tres años de ocupación del Líbano, Israel había capturado más de 700 prisioneros libaneses y palestinos.

Después de aterrizar en Beirut, los extremistas -pertenecientes al grupo financiado por Irán- liberaron a 19 pasajeros, entre ellos mujeres y niños, evacuados por uno de los toboganes de emergencia de la aeronave. Luego obligaron al piloto a despegar con rumbo a Argel, donde otros 22 pasajeros recuperaron su libertad.

El Líbano, en guerra civil

El llamado al rezo se escucha en el aire matinal. El dulce aroma de árboles se mezclaba con el olor de la quema de basura, que nadie recolectaba durante mucho, mucho tiempo. A lo lejos se oyen las explosiones y los disparos de la llamada “Guerra de los campamentos” que se ha estado librando desde hace tres semanas.

La milicia chiíta Amal sitió los campos palestinos de Sabra y Chatila, cerca del aeropuerto, para desalojar a los últimos combatientes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Quieren impedir que las organizaciones palestinas recuperen terreno en la ciudad luego de haber sido expulsados por los israelíes en 1982.

El asedio de los campamentos ha aumentado la tensión entre chiítas y drusos, aliados tradicionales de los palestinos, lo que provocó que las dos facciones lucharan de forma esporádica en las calles de Beirut occidental.

Esa misma mañana, la explosión de un coche bomba lanzado sobre una posición del ejército libanés provocó 23 muertos y 36 heridos. En la oficina de la AFP en la calle Hamra, Beirut-oeste, separada de la parte cristiana de la ciudad por una línea de demarcación, estamos en las rodillas. Pero Henry, Selim, Nabil, Jacqueline, Hani y otros, cansados ​​de diez años de guerra, no se desacoplan impulsados por el jefe de la oficina de la agencia, Sammy Ketz, quien revivió el coraje que comenzaba a faltarles. A este caos regresaría por la noche el Boeing 727 de TWA.

Y luego, vendría la tragedia. Los secuestradores ejecutarían de una bala en la cabeza a un pasajero de 24 años, Robert D. Stethem, un buzo de la marina americana, después de haber sido brutalmente golpeado. Lanzan su cuerpo sobre el asfalto.

3

Los secuestradores secuestrados

Más tarde se supo que la misma noche una docena de otros secuestradores abordaron el avión mientras que un grupo de pasajeros cuyos nombres aparentaban ser judíos fue llevado a los suburbios del sur. De hecho, el movimiento Amal, encabezado por el ministro de Justicia libanés Nabih Berri, “secuestró el vuelo secuestrado” por Hezbollah.

El sábado 15 de junio, el avión salió nuevamente hacia Argel, el fuselaje tenía todavía manchas de sangre de la víctima norteamericana.

Mientras tanto, la policía griega dejó en libertad a un cómplice de los secuestradores, Ali Atwah, detenido en el aeropuerto de Atenas, quien no consiguió un asiento a bordo del vuelo 847. Hay griegos entre los rehenes, entre ellos Demis Roussos, una estrella de la canción internacional. Ali Atwah fue puesto en un avión con destino a Argel, donde los terroristas liberarían a 66 pasajeros.

El vuelo de TWA -rebautizado por los periodistas “Travel With Amal” (“viajar con Amal”)- regresó a Beirut por tercera y última vez.
El aeropuerto estaba en una total oscuridad y en lugar de los agentes de aduana podían verse equipos de milicianos con chalecos y sus Kalashnikov. Nos ocultamos en las oficinas de una compañía aérea con el fotógrafo Patrick Baz y el periodista Roger Auque. Todos jóvenes cronistas free lance en ese momento.

4

De vez en cuando una bengala iluminaba el cielo, en el mar, revelando las siluetas oscuras de las patrullas israelíes que cruzaban frente a la costa. Amal había decretado la movilización general, al parecer por temor a una operación comando para liberar a los rehenes.

Fue allí donde escuchábamos por el sistema de comunicación interna el diálogo surrealista entre la torre de control y los secuestradores.

—Si ustedes no nos traen comida, yo mismo iré a buscarla.

—Dile a mi madre que quiero un shish-taouk (kebab de pollo) con ajo.

Patrick nos traducía mientras yo reenvíaba por teléfono la información a la oficina. Pero un miembro de Amal con su Kalashnikov en mano nos vio por la ventana. La pequeña luz roja de la central telefónica nos delató. Se terminó el juego.

Nabih Berri ha ordenado desalojar a todos los testigos extranjeros del aeropuerto esa noche para movilizar a los rehenes bajo la cobertura de la oscuridad. Para esa mañana, sólo un puñado permanecería en el avión.

Salvados por la ropa interior femenina

Alejándonos del aeropuerto nos encontramos con una patrulla de Amal. Los milicianos, tensos, registraron el automóvil de Roger Auque y se encontraron con una imagen de la Virgen con el emblema de las milicias cristianas. Roger acababa de comprar el vehículo en el este de Beirut, sin comprobar el contenido de la caja de guantes. Patrick Baz, el único de los tres que podía hablar árabe, también es el único en comprender el peligro en el que nos encontrábamos. Sin embargo, la requisa del coche continuó. “Y esto, ¿a quién pertenece?”, preguntó uno de los milicianos sosteniendo la ropa íntima de una mujer. Todos se echaron a reír, el hielo se había roto. Éramos libres para continuar, gracias a la incorregible pasión por las mujeres de Roger.

Las negociaciones entre las autoridades y los secuestradores tendrán una duración de días. Israel liberaría a los presos si Estados Unidos lo solicitaba explícitamente. Pero Washington se niega a ceder ante el chantaje de los secuestradores.

5

El drama se convierte en farsa

El jueves 20 de junio, Amal convocó a una conferencia de prensa en la cafetería del aeropuerto. Cinco pasajeros fueron llevados ante los periodistas en una larga mesa. Fue una conmoción mientras los fotógrafos intentaban capturar las imágenes. Exasperados, los milicianos se llevaron nuevamente a los rehenes al avión.

Volvieron unas horas más tarde, esta vez dispuestos a ser fotografiados sin que se produjera una pelea. El portavoz de los rehenes, Allyn Conwell, pide a la prensa ser más disciplinada. Entonces, procede a la lectura de un comunicado, donde los terroristas pedían la liberación de rehenes libaneses “en Israel”.

Al día siguiente, dos mil terroristas de Hezbollah aparecen en el aeropuerto. Tres de los secuestradores enmascarados arengaron a la multitud desde la escalera de abordaje a la aeronave.

Mientras las conversaciones se entremezclaban, más rehenes fueron liberadores, uno por uno, entre ellos el cantante griego Demis Roussos. Amal estaba vendiendo entrevistas con los cautivos que quedaban para las cadenas de televisión norteamericanas. Mientras tanto, los secuestradores podían entrar y salir libremente del Boeing.

El domingo 30 de junio, después de diecisiete días de detención, los últimos 39 rehenes fueron liberados en Damasco, adonde llegaron por carretera en autobús.

En un salón del Hotel Sheraton, en torno a una mesa con claveles y gladiolos, los rehenes agradecieron a Siria por su papel en la liberación y expresaron simpatía por sus captores, con quienes compartieron los mismos sentimientos y las mismas emociones. Un clásico caso del síndrome de Estocolmo, se explicará en Washington.

En un último toque surrealista, la noche anterior Amal organizó una fiesta en la piscina de Summerland, un lujoso club de West Beirut, sin que los periodistas que se alojaban allí se dieran cuenta.

Unos días más tarde, Israel liberó a más de 700 prisioneros libaneses.

6

Uno de los dos terroristas originales, Mohammed Ali Hamadei, sería detenido dos años más tarde en Frankfurt, transportando explosivos. Condenado a cadena perpetua, cumpliría 19 años de prisión en Alemania antes de ser liberado en 2005. Todavía es buscado por el FBI. Su cómplice Hassan Izz-Al-Din nunca fue encontrado.

Uno de los cerebros de Hezbollah, Imad Mugniyah -conocido por sus ataques sangrientos en Beirut y en Buenos Aires, Argentina-, fue acusado por un tribunal de Estados Unidos como el instigador del secuestro del vuelo 847. Murió el 12 de febrero de 2008 en Damasco, en una aparente operación conjunta de Estados Unidos e Israel, según consignaron The Washington Post y The Jerusalem Post.

TWA se declaró en quiebra en 2001 y fue adquirida por American Airlines.

Patrick Baz ahora es editor en jefe de fotografía de AFP para Medio Oriente y el Norte de África.

Sammy Ketz retornó a la oficina en Beirut donde ocupa el lugar de jefe.

Roger Auque murió de cáncer en 2014.

CARATULA VIS A VIS

PNG_zps1ed15660Zorrete - copia

2 comentarios to “Hezbollah: a 30 años del mayor secuestro aéreo de la historia. Por Patrick Rahir”

  1. Lo mas triste es que parece que todos estos eventos de terrorismo ya se le olvidaron al mundo civilizado.

    Le gusta a 1 persona

    • Las personas son de corta memoria y los politicos de largo recorrido y cortos de vista, solo les interesa el ahora y el que les conserven la poltrona en esta y la próxima legislatura. Ya no hay estadistas de verdad y la ciudadanía esta dedicada al puro hedonismo. Los periodos de entre guerras son así. Ya llegará la hora de pagar la factura. Un abrazo nohox.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: