El Monte del Templo, algunos ven una cúpula y se imaginan un altar

por goal

El Monte del Templo: algunos ven una cúpula y se imaginan un altar

Monte del Templo

Cada vez son más religiosos Judios los que asisten al lugar sagrado, parte de un movimiento desafiando una prohibición rabínica de siglos de antigüedad y que avivara la tensión con los musulmanes que también reclaman la explanada.

POR ELHANAN MILLER

El Monte del Templo es el sitio más sagrado del judaísmo. Sin embargo, la ley judía requiere que los que van hasta el sitio deben ser ritualmente puros y ese estado sólo puede obtenerse a través de una ceremonia que hoy no se puede realizar.
Algunas autoridades rabínicas aclararon que la prohibición sólo se aplica a ciertas áreas del complejo del Monte del Templo y que la mayor parte del sitio aún se puede visitar, incluso sin este ritual.
La declaración fue firmada por el Gran Rabino Amar junto con el rabino muy respetado de la ciudad vieja de Jerusalem Avigdor Neventzal, el ex Gran Rabino Sefardí Bakshi Doron, y decano de la Yeshiva Porat Yosef.

La noche antes de que ella visitó el Monte del Templo por primera vez el año pasado, Aviya Fraenkel estaba tan emocionada que no podía pegar ojo.

“Recuerdo subir el puente de los Magrebíes [que conduce al Monte del Templo] y ver el Muro de los Lamentos por debajo de mí, tan pequeña, y ya todos estos diferentes Judios camino a allá abajo”, Fraenkel dijo a The Times of Israel recientemente, de pie en la parte inferior de la mismo puente y esperando para entrar. “Uno se pregunta: ‘Espera, ¿qué estaban haciendo allí todos estos años? Simplemente no es interesante. Estoy aquí ahora! ‘ Eso es un sentimiento que nunca se puede recuperar “.

Aviya Fraenkel, un guía voluntario en el Monte del Templo, se encuentra en la Ciudad Vieja de Jerusalén después de una visita al sitio 25 de agosto de 2015 (Elhanan Miller / Times of Israel)

Aviya Fraenkel, un guía voluntario en el Monte del Templo, se encuentra en la Ciudad Vieja de Jerusalén después de una visita al sitio 25 de agosto de 2015 (Elhanan Miller / Times of Israel)

“Todavía vamos al Muro de los Lamentos y me encanta, pero de repente te das cuenta de la diferencia. ¿Por qué conformarse con tan poco?¿Por qué conformarse con imitaciones cuando tenemos la cosa real? ”

Fraenkel, estudiante de doctorado de 29 años de edad en Asiriología y estudios bíblicos en la Universidad Bar-Ilan, es parte de un nuevo movimiento de avivamiento que esta barriendo la comunidad religiosa nacional de Israel. Desafiando la prohibición rabínica de siglos de antigüedad al entrar en el compuesto de 35 acres – considerado el sitio más sagrado del judaísmo, donde el primer y segundo templos estuvieron de pie – Fraenkel, quien creó un curso el pasado verano pata guías especiales de turismo ‘a medida para visitantes del Monte del Templo, ahora trata de subir cada semana.

“Se estaba gestando en mí durante muchos años”, recordó Fraenkel. “Así que tomé el baño ritual y subí. No puedo explicarlo por completo. Parte de esto tiene que ver con la creencia de que hay una próxima etapa, que nuestros ideales no se limitan a un estado – que es mucho – pero que el Estado debe manifestar nuestros anhelos religiosos de los últimos 2.000 años “.

“He tomado la decisión de que mi judaísmo no es sólo sobre el pasado, es una expectativa para el futuro”, dijo. “Estoy cansada de pedir disculpas por esto. Si otros quieren pedir disculpas, son libres de hacerlo “.

Fraenkel no está sola. Según los datos facilitados al diario israelí Makor Rishon, el número de judíos israelíes que van a visitar el Monte del Templo anualmente ha subido de manera constante pero significativamente en los últimos años: de 6.568 visitas en 2009 a 8.528 en 2013 a 10.906 en 2014.

Esas estadísticas asustan gente como Ekrema Sabri, quien se desempeñó como gran mufti (experto legal islámico) de Jerusalén y palestina entre 1994 y 2006. Sabri acusó a los “extremistas” activistas del Monte del Templo de intentar llevar a cabo “oraciones del Talmud” en el sitio del “llamado Templo de Salomón”, respaldados por la policía israelí.

“Estos grupos quieren imponer una nueva realidad: a orar de acuerdo a la tradición judía con libertad, sin la oposición de los musulmanes”, Sabri dijo a The Times de Israel en una conversación telefónica. “Quieren tiempo asignado a ellos para la oración durante las horas de la mañana.”

El ex Mufti de Jerusalén, jeque Ekrima Sabri (AP / Joao Silva)

El ex Mufti de Jerusalén, jeque Ekrima Sabri (AP / Joao Silva)

“No puede haber ni un solo lugar durante las dos religiones”, continuó Sabri.”Nuestra posición es clara: Este es un lugar para los musulmanes por decreto divino, y los Judios no tienen cabida en esta mezquita.”

Los musulmanes se refieren tradicionalmente a toda la Plaza del Monte del Templo como la mezquita de Al-Aqsa, una posición que las autoridades israelíes han aceptado tácitamente por décadas.

A raíz del triunfo de la Guerra de los Seis Días, el liderazgo de Israel se fiaba de extender la soberanía total sobre el monte santo. Horas después de paracaidistas israelíes capturaran el Monte del Templo, junto con la ciudad vieja de Jerusalén de Jordania en la mañana del 7 de junio de 1967, el ministro de Defensa Moshe Dayan ordenó la retirada de la bandera israelí desde lo alto de la Cúpula de la Roca. “Si hay algo que no debemos hacer en Jerusalén, es ondear banderas israelíes en la Mezquita de Omar (la Cúpula de la Roca) y la tumba de Jesús,” según fue citado que dijo Dayan.

Diez días más tarde, un nuevo status quo fue corregido. A los Judios se les permitiría entrar en el Monte del Templo en calidad de turistas, pero no como fieles. El Waqf islámico, que logró el complejo bajo el ministerio jordano de Asuntos Religiosos, continuaría para mantener un control efectivo sobre el ritual en todo el espacio sagrado.

Pero mientras que la prohibición de la oración judía está todavía en vigor el Monte del Templo, la actitud del gobierno del Likud del primer ministro Benjamin Netanyahu parece haber cambiado drásticamente. Yehuda Glick, un activista de Monte del Templo y miembro del partido Likud, recuperándose de un intento de asesinato palestino en octubre pasado, dijo que ahora se reúne con el ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan mensualmente para discutir la situación sobre el Monte del Templo.

“Me dijo que esta es su primera prioridad después de la designación de un nuevo jefe de policía”, dijo Glick de Erdan el miércoles pasado.

“Abstenerse de sacrificar el cordero Pascual es un pecado mortal, similar a abstenerse de la circuncisión”, argumentó Segal.

Estos esfuerzos de cabildeo ya están dando sus frutos. La semana pasada, Erdan ordenó la eliminación de activistas islámicos femeninas conocidas como Murabitat del Monte del Templo. Las mujeres, que habitualmente hostigan y molestan a los visitantes judíos en el lugar, ahora están confinados a las puertas de la plaza durante la mañana las horas de visita. Erdan también ha pedido al ministro del Interior para prohibir el grupo y su equivalente masculino, Murabitin.

Ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan, 18 de mayo de 2015. (Yonatan Sindel / Flash90)

Ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan, 18 de mayo de 2015. (Yonatan Sindel / Flash90)

El miércoles pasado, el movimiento de Glick, de la Fundación Heritage Monte del Templo, publicó una guía para los visitantes de la plaza titulado “Levántate y asciende”. Se entrego en persona a Netanyahu la semana pasada, el folleto cuenta con el respaldo de Efrat rabino Shlomo Riskin, autor turco Adnan Oktar y pastor metodista Keith Johnson, así como del Ministro de Asuntos de Jerusalén Zeev Elkin. Actualmente disponible en Inglés y ruso, el folleto será traducido al hebreo en próximos mes.

Monte del Templo activista Yehuda Glick entrega el primer ministro, Benjamin Netanyahu, una copia de la guía Levántate y Ascend (cortesía Yehuda Glick)

Monte del Templo activista Yehuda Glick entrega el primer ministro, Benjamin Netanyahu, una copia de la guía Levántate y Asciende (cortesía Yehuda Glick)

La voluntad de los principales rabinos ortodoxos como Riskin de respaldar el movimiento de ascensión del Monte del Templo en contra de las resoluciones del Gran Rabinato de Israel es un nuevo desarrollo, dijo Arnón Segal, un activista de tiempo completo de 35 años de edad.

Cuando Segal primero visitó el Monte hace 16 años con un amigo de la Yeshiva Otniel en las colinas de Hebrón del sur, ninguno de sus rabinos apoyaron la visita. “Ellos mismos no subirían, pero sé que en la actualidad los mismos rabinos lo apoyan”, dijo Segal. “Hoy en día, la mayoría de los rabinos religiosos nacionales no se oponen a la ascensión. Algunos son muy activos en el apoyo a ella “.

Segal decidió visitar el sitio del templo judío durante la festividad de Sucot, 1999. En la yeshiva, el joven estudiante había leído un libro de Shlomo Goren, rabino jefe de Israel durante el 1967 en la conquista de Jerusalén Este y uno de las pocas voces de ortodoxos dispuesto para apoyar públicamente visitas a pesar del estado colectivo de los Judios “de impureza ritual desde la destrucción del Segundo Templo en el año 70 EC.

La visita fue una decepción. “Fue como destrozando el Mar Rojo” – extremadamente difícil, dijo. “Ellos hicieron todo lo posible para impedir que lleguara ese momento.”

Sin darse cuenta de la hora exacta de visita, Segal y su amigo fueron obligados por la policía a esperar fuera durante dos horas. Entonces, identificado como Judios ortodoxos, sólo se les permitió entrar en parejas y pasar siete minutos en la Montaña.

“Hasta hace cuatro o cinco años, el problema no estaba en la conciencia de nadie”, recordó. “la Ascensión fue considerada muy extraña, incomprensible, extrema, una transgresión religiosa. Hoy no es un gran problema. Incluso los ultraortodoxos saben sobre la opción de visitar el Monte del Templo “.

El cambio se produjo, dijo, gracias a “un montón de gente dispuesta a parecer loca.”

“Al final del día, ¿cuánta gente loca puede haber? Si todo el mundo está hablando de ello, tal vez hay algo de verdad en ello. La gente sólo hablaba de ello sin parar hasta que una realización de manifiesto que lo que está pasando allá arriba no tiene sentido “.

Arnón Segal acompaña a un grupo de visitantes judíos en el Monte del Templo, septiembre de 2014 (Michael Naftali página Unterberg Facebook)

Arnón Segal acompaña a un grupo de visitantes judíos en el Monte del Templo, septiembre de 2014 (Michael Naftali página Unterberg Facebook)

Durante el verano, las horas de visita para turistas judíos son 7: 30-11 am y 1: 30-2: 30 pm israelíes identificados por la policía como religiosos (y por lo tanto como alborotadores potenciales) se permiten en el Monte del Templo en pequeños grupos de 10 -15 personas, acompañados por policías israelíes armados y asistentes islámicos del Waqf, que se aseguran de que no murmuran oraciones o se inclinan en reverencia.

Para seguir leyendo el resto: Aquí

THE TIMES OF ISRAEL

PNG_zps1ed15660Zorrete_zpsa7d818fb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: