Los derechos Legales de Israel de Judea y Samaria

por goal

Los derechos Legales de Israel de Judea y Samaria

article-1285783-09f73c4f000005dc-153_468x314_popup

Durante décadas, la Comunidad internacional ha considerado a Judea y Samaria como territorio palestino “ilegalmente ocupado” por Israel, pero ahora un grupo de juristas de Israel y del extranjero, cientos de personas, están luchando en una batalla por imponer la verdad histórica y jurídica.

Por Nadav Shragai

Si la legitimidad internacional de los asentamientos judíos fuera… un caballo… se podría decir que ha sido, durante mucho tiempo, algo que se ha quedado fuera del granero. Aquellos en los pasillos del poder mundial – desde la Casa Blanca en la era Barack Obama y John Kerry en las Naciones Unidas – han considerado desde hace años los territorios de Judea y Samaria como un territorio palestino que se encuentra actualmente bajo ocupación.

La actitud hostil hacia el proyecto de los asentamientos es un derivado natural y directo de esta premisa. Si tuviéramos que hacer una burda generalización, el mundo ha adoptado la narrativa palestina en lo que se refiere a la condición jurídica de los territorios. Incluso los que negocian en nombre del Estado de Israel, hombres y mujeres que oficialmente adhieren a la línea oficial que Judea y Samaria; la cuna de la civilización y del pueblo judío; no es un territorio ocupado, han dejado desde hace mucho tiempo de hacer esta declaración pública al respecto. Ya ni siquiera se toman la molestia de hacer uso de una larga lista de argumentos jurídicos e históricos que apoyan esta posición.

Aunque parecería ser que el tren ha salido de la estación desde hace tiempo, nos sorprendió comprobar que desde unos meses vivimos un contragolpe que va siendo librado sobre la premisa de “la verdad legal histórica”. Esta es una campaña que se va librando por cientos de juristas de Israel y del extranjero que no se basan en los habituales “derechos de nuestros antepasados” o “sionismo”, ya que esos argumentos están actualmente desprovistos de fuerza en el ámbito internacional y en el Tribunal Superior de Justicia.

Desde el verano pasado, las organizaciones de derecha y los colonos lograron reunir a una serie de juristas de gran prestigio – incluyendo a los que tradicionalmente no se alinea con la política de la derecha. Estos individuos emprendieron la misión de cambiar la terminología y el discurso jurídico que la izquierda, incluyendo grupos como Paz Ahora, han asumido y han logrado imponer desde hace bastante tiempo.

La batalla sobre la narrativa

Los así llamados “nuevos” juristas están realmente y solamente “desempolvando” los viejos argumentos que se usaron y finalmente fueron aceptados en los primeros años después de la Guerra de los Seis Días. Esta nueva línea de discurso rechaza categóricamente la premisa de los “territorios ocupados”. El Estado de Israel, efectivamente, conquistó Judea y Samaria en el año 1967 como resultado de una guerra de auto-defensa, pero desde el punto de vista legal estos territorios no están ocupados ya que la potencia extranjera que se poseía estos territorios entre 1948 y 1967 – Jordania – lo hizo de manera ilegal.

Estos juristas señalan que, a excepción de Gran Bretaña y Pakistán, la comunidad internacional se negó a reconocer la anexión jordana de Cisjordania. Por lo tanto, la situación jurídica de estos territorios está “en disputa”. Desde el punto de vista del derecho internacional, hay una enorme diferencia entre ser territorios ocupados y territorios en disputa.

Para reforzar este argumento – y algunos juristas de hecho hacen esto – se cita “el derecho histórico del pueblo judío a la soberanía sobre la tierra de Israel” añadiendo otra declaración legal en apoyo a sus argumentos: “Exigir el derecho a esta soberanía, para sustituir cualquier contra-demanda por parte de los palestinos“. Juristas como la profesor Talia Einhorn o el profesor Eliav Shochetman, dos de los expertos legales más activos en el grupo, señalan que este derecho fue reconocido por la comunidad internacional desde la época del Mandato Británico de Palestina. Este documento legal concede derechos nacionales únicamente al pueblo judío, que a su vez se reafirma y confirma en el artículo 80 de la Carta de las Naciones Unidas. Siendo así, cuando el Secretario General de la ONU dice que ”los asentamientos son ilegales y constituyen un obstáculo para la paz“, o cuando [el presidente palestino] Mahmoud Abbas exige que Israel desmantele los asentamientos construidos en tierras palestinas desde 1967, ya que su establecimiento mismo es ilegal, y cuando incluso el Secretario de Estado de EE.UU. John Kerry, se refiere a los asentamientos como ”ilegítimos“, todos ellos basan sus afirmaciones en supuestos legales errantes desde el punto de vista fáctico”, afirmó el Dr. Hagai Winitzki del Centro Universitario legal Shaarei Mishpat.

El caso legal

El renacimiento que los “nuevos juristas” están tratando de infundir dentro del discurso para lograr así que el Caso de Israel por Judea y Samaria toma fuerza, ha sido orgullosamente proclamado durante años por el Ministerio de Asuntos Exteriores desde su página web. Incluso ha sido articulado en una doctrina codificada por el ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, Meir Samgar. Este caso se basaba en una serie de resoluciones internacionales y en hechos históricos que casi fueron limpiados del registro público, pero en los últimos años han sido resucitados por un número de organizaciones.

Dos de estos grupos, que inciaron el trabajo hace poco, están atrayendo mayor atención. Primero, está el Centro del Instituto Regavim para el sionismo, Justicia y Sociedad. Durante años, Regavim ha prestado asistencia a causas judiciales por peticiones presentadas por los grupos de izquierda contra los asentamientos en Judea y Samaria. Incluso sacudieron al sistema judicial cuando interpusieron su propia demanda contra los “puestos de avanzada” palestinos en un intento de defender los asentamientos judíos en estas áreas. La otra organización es el Foro Legal para la Tierra de Israel, que fue fundada originalmente como un grupo dedicado a la búsqueda de medios legales para frustrar el plan de desconexión.

La convención inaugural celebrada por el Centro para el Sionismo tuvo lugar hace unas semanas en el salón de eventos Mishkenot en Jerusalén. En esta ocasión también se presentó un impresionante nuevo libro que profundiza sobre las leyes de propiedad y el derecho internacional sobre Judea y Samaria. El libro es de 560 páginas e incluye una serie de artículos escritos por reconocidos juristas como el profesor Haim Sandberg y el Prof. Einhorn.

Uno de los artículos más destacados que aparecieron en el libro, fue escrito por el Coronel (reserva) Daniel Reisner, un experto en derecho internacional y ex jefe del departamento de derecho internacional del Cuerpo Jurídico Militar del general. Hoya, Reisner es socio en el bufete de abogados Herzog, Fox & Neeman. La posición de Reisner no es interesante sólo por su trayectoria profesional, sino también porque es un jurista que no está alineado con la derecha política y que reconoce que los palestinos también tienen pretensiones sobre Judea y Samaria.

En su artículo, Reisner expresa comprensión por la posición oficial de Israel “porque desde los territorios de Judea y Samaria nunca fueron parte legítima de un estado árabe, entre ellos el Reino de Jordania, por lo que es imposible determinar que Israel es ocupante en Judea y Samaria de acuerdo a la definición jurídica aceptada. Más aún, el pueblo judío tiene un vínculo histórico, legal y físico con Judea y Samaria“.

Reisner es un jurista de alto rango que participó en todas las negociaciones importantes desde los Acuerdos de Oslo. Hoy se desempeña como asesor de los negociadores de paz de Israel. Él cree que la posición adoptada por la mayoría de los expertos bien versados en derecho internacional, frente a las reclamaciones de Israel, no se debe a la debilidad de los argumentos legales de Israel, sino que es el resultado del hecho de que la mayoría de los países del mundo han adoptado el narrativa palestina que sostiene que los territorios de Judea y Samaria son del pueblo palestino. “Incluso si parece que la batalla está perdida, eso no quiere decir que sea una razón para renunciar a un argumento jurídico real y genuino”, dijo. “Israel no conquistó estos territorios de un estado, porque el control de Jordania de Cisjordania era ilegal. Si el control israelí sobre la Tumba de Raquel en Belén en 1967 era ilegal debido a la ilegalidad de tomar un territorio por la fuerza, entonces la ocupación jordana de ese mismo territorio en 1948 sufre de exactamente el mismo problema“. “Por el contrario, si uno afirma que la ocupación jordana de 1948 era legítima porque antes el territorio no estaba bajo soberanía de otro estado, entonces eso solamente refuerza el argumento israelí”, agregó.

De Jerusalén a Al-Khader

Reisner recomienda que no asumamos el enfoque simplista de tratar a Judea y Samaria como una sola entidad en solitario. “No hay una ley uniforme que se aplique por igual para Ramallah – donde nunca hubo una presencia judía – y Hebrón – donde la presencia judía fue constante y abarca cientos de años y se vio interrumpida por una masacre horrible”, dijo. “No hay una ley uniforme que se aplica por igual a Al-Khader, que fue y sigue siendo un pueblo exclusivamente árabe, y los asentamientos de Gush Etzion cercanos, que como la Tumba de Raquel estuvo bajo control exclusivo judío antes de la Guerra de la Independencia. Y, por supuesto, no existe una ley uniforme que se aplique igualmente para la ciudad vieja de Jerusalén, el sitio histórico de dos templos judíos, y el barrio cercano de Abu Dis”.

Además, Reisner encuentra respaldo legal para distinguir entre territorios y sitios específicos en Judea y Samaria. Este lenguaje se puede encontrar en la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En el texto de la resolución se pide “la retirada de las fuerzas armadas israelíes de territorios conquistados” en la Guerra de los Seis Días. No llama a la retirada de todos “los” territorios. “Esto demuestra que en realidad no hay una insistencia en que todos los territorios que fueron capturados durante la guerra”, dijo Reisner. “En cualquier caso, a pesar de lo que piense el mundo que nos rodea, es imposible para nosotros aceptar que nos traten como ocupantes extranjeros que vivien sin ningún tipo de derechos sobre estas regiones, y el que hace caso omiso de esta parte de la historia está simplemente desviando la verdad”.

¿Este argumento, aunque objetivamente es correcto, es relevante ahora, con el mundo e incluso el Estado de Israel hablando un idioma diferente? ¿No es demasiado tarde?

Reisner argumenta: “El conflicto tiene una dimensión política y otra jurídica. No obstante, la solución al conflicto no necesariamente se encuentra en cualquiera de estas dos dimensiones, pero en mi opinión, se basa en algo totalmente diferente – un compromiso justo que va a crear una realidad estable a lo largo del tiempo. Las probabilidades de que una de las partes en el conflicto logre convencer a la otra a aceptar utilizando posiciones jurídicas y políticas son nulas“. Aún así, Reisner está convencido de que “Israel tiene que presentar su caso de manera convincente desde el punto de vista jurídico, político, histórico, simplemente porque tiene su propia verdad está respaldada por los hechos”. “¿La solución se basa en esta verdad? ¿Es esta verdad relevante para los resultados de las negociaciones? No estoy del todo seguro“. De todos modos hay un caso legal que debe usarse, ¿por qué sino los negociadores de los estados usan estos en las conversaciones?

“Pero en el interior de la sala de negociaciones es casi irrelevante. El derecho internacional tiene un papel relativamente marginal a la hora de llegar a unos acuerdos palestino-israelíes. El resultado final es el que ambas partes aceptarían para convivir. Los argumentos jurídicos ayudan. Te dan un ancla interna, pero en las negociaciones es casi nunca un argumento ganador. En cualquier caso, una demanda legal nunca debilita o anula y depende de las personas de cada lado usarlas o no usar esas reclamaciones. Si usted tiene una verdad y cree en ella, ¡habla!”.

¿Las opiniones políticas de los juristas que participan en las negociaciones o las opiniones de los fiscales tienen un efecto en sus posiciones legales? Reisner responde… “Yo no lo sé”.

Deja de disculparte

Alan Baker, un abogado y miembro del Comité Levy, que se formó en 2012 para investigar la situación jurídica de los puestos de avanzada y de los asentamientos… llegó a la conclusión de que Judea y Samaria no son territorios ocupados, reptiendo buena parte de los argumentos explicados por Reisner. Baker, un ex asesor jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores y quien también se desempeñó como embajador en Canadá, encabeza un grupo recién formado de expertos en derecho internacional que ya le han escrito a Kerry y al jefe de política exterior de la UE, Catherine Ashton, en protesta por sus “equivocadas y engañosas” posiciones.

Hace dos semanas, Baker estaba en París, donde se reunió con decenas de otros juristas de alto nivel de toda Europa que comparten puntos de vista similares. El grupo incluye a Yaakov Neeman, el ex ministro de Justicia israelí, Baroness Ruth Deech, un miembro de la Cámara de los Lores británica y profesor de Derecho en Oxford, y Meir Rosenne, el ex embajador de Israel en Francia y los EE.UU. “El gobierno israelí, desde hace unos años, se ha abstenido de emprender una campaña de explicación basada en mostar nuestros derechos”, dijo Baker. “En lugar de ello, se ha llevado a cabo una campaña basada en disculpas. Lo que hay que hacer es impulsar y mostrar nuestros derechos, los derechos del pueblo judío como una nación indígena en su tierra. Los Judios son la nación más antigua aquí, pero el Estado de Israel raramente menciona esto. Rara vez se ha mencionado el hecho de que estos son territorios en los que hemos tenido derechos desde tiempos inmemoriales. Rara vez se menciona documentos internacionales como la Declaración Balfour, la Declaración de San Remo, la Carta de las Naciones Unidas y el Mandato Británico, aprobado por la Liga de las Naciones, todos los cuales son muy importantes en relación con nuestros derechos aquí“.

“Lo más importante es que se ha abstenido de subrayar que lo que estamos tratando aquí no es con una ocupación”, dijo.

Usted está “hablando de la historia”. ¿Alguien lo tiene en cuenta en estos días?

Baker: “Si nos referimos a ella, otros se refieren a ella. Es un proceso que lleva tiempo“.

Incluso la Fiscalía del Estado está completamente desconectada de este enfoque cada vez que sostiene la posición del Estado ante el Tribunal Superior de Justicia.

Baker: “Hay un problema con la Oficina del Fiscal del Estado. Hay un grupo de gente que tienen un enfoque muy unidimensional cuando se trata de la situación de los territorios y de los colonos“.

Pero se supone que deben ser el portavoz del Estado.

Baker: “No exactamente. El portavoz del Estado es el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Oficina del Primer Ministro. Esas otras personas implementan la ley. Ese es su trabajo. No están acusados por no emprender campañas de Hasbara o la formulación de políticas. Nos pusimos de acuerdo con los palestinos que el destino de los territorios será determinado en  negociaciones entre nosotros, por lo que en el contexto de un acuerdo de estatus permanente con los palestinos, se tendrá que hacer concesiones. Pero en el camino hacia el compromiso, para que mejoremos nuestras posición, hay algo que se llama ‘derechos’, y tenemos que hablar sobre ello“.

“Es inconcebible que el mundo entero esté repitiendo el mantra sobre Judea y Samaria como territorio que está ocupado cuando desde un punto de vista fáctico no existe una base legal para esto”, dijo. “Cuando Kerry afirma, incluso antes de que terminaran las negociaciones, que no tenemos derechos sobre los territorios sobre los que se están celebrando negociaciones y donde los asentamientos son ilegítimos, que es, en esencia, la adopción de la posición palestina, está perjudicando las negociaciones. Si las negociaciones tienen por objeto determinar el destino de los asentamientos, entonces usted como secretario de Estado, no perjudicará las negociaciones al afirmar de antemano que son ilegítimas“.

Bezalel Smotritz, una figura de Regavim, dijo que si bien su organización adoptó el enfoque que “la mejor defensa es el ataque” en sus argumentos ante el Tribunal Superior de Justicia, él y sus amigos se dieron cuenta de que estaban ocupados en “apagar fuegos“. “Los asentamientos en Judea y Samaria existen hoy en día dentro de los límites de una situación jurídica insostenible que es el subproducto de la deslegitimación judicial que se ha librado durante años por la izquierda contra Judea y Samaria y los asentamientos allí”, dijo. “Estos límites siguen la línea entre ”ilegítimo“ y ”crimen de guerra“. Hay que añadir que la ley que se aplica hoy en los asentamientos es anticuada e inadecuada para una vida normalizada en Judea y Samaria. Estamos hablando de restos de la ley otomana, la ley del Mandato Británico, la ley jordana, y los edictos de defensa israelíes. Todo esto requiere que cambiemos el tipo de argumentaciones”.

“Si queremos, en serio, hacer frente al sistema de justicia en lo que respecta a los asentamientos, no hay otra alternativa que dotarnos de una excavadora legal y comenzar a romper”, dijo. “Tenemos que establecer un fundamento jurídico totalmente diferente que permitirá que los asentamientos judíos puedan respirar, combatiendo la deslegitimación legal, convenciendo al público que los asentamientos son legítimos”.

“El nuevo libro que publicó nuestro centro, que ya está haciendo olas a través de los pasillos del poder, es sólo la punta del iceberg”, dijo. “Habrá más libros, conferencias, cursos académicos, becas y más. Uno puede decir: “Es demasiado tarde”, y alzar las manos de forma desesperada y volver a casa, al igual que [lo que hemos hecho] en el Neguev. No estoy dispuesto a renunciar, no al Neguev y no a Judea y Samaria. Durante años, una cierta escuela legal ha estado a cargo y muchos académicos y juristas tenían miedo de hablar. Ahora, quiero que sepan que no están solos“.

HatzadHasheni

PNG_zps1ed15660Zorrete - copia

7 comentarios to “Los derechos Legales de Israel de Judea y Samaria”

  1. ISRAEL es la nación más antigua siempre cremos la verdad es que ISRAEL tiene que aclarar sin ningún temor de una vez apollamos a ISRAEL Hashem es nuestro defensor shalom nación KADOSH ISRAEL

    Le gusta a 1 persona

    • Si no le queda otra y que los árabes lo superen de una vez. Nunca más desaparecerá Israel como estado judío. Estaría bueno que Judea y Samaria se pretenda ahora que son y han sido árabes (llamar árabe a Judea es de chiste malo). Saludos Josue isaias dubon.

      Me gusta

  2. Israel tiene que defenderse apoyamos sus deciones

    Le gusta a 1 persona

  3. Excelente articulo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: