No se trata sólo de Israel. BDS nos amenaza a todos

por 80rebecca

Por Silvia Schnessel el 18 January 2016

Una campaña de odio se extiende por toda Norteamérica. El Movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) – con una agenda para demonizar a los judíos y destruir el Estado de Israel – se está moviendo desde la periferia de la sociedad y en la corriente principal.

bds_0801141.jpg

EPA/CHRISTOPHE KARABA

DAM MILSTEIN

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Las iglesias, los sindicatos y las asociaciones han votado para desinvertir de compañías israelíes. Tan sólo en el año pasado, más de 30 gobiernos estudiantiles en universidades estadounidenses han considerado resoluciones que piden la desinversión del Estado de Israel. Más de una docena de asociaciones profesionales académicas han seguido su ejemplo, votando impedir que sus miembros tengan cualquier contacto con instituciones israelíes de educación superior, lo que impide el libre intercambio de información e infringir la libertad académica.

Los que creen que esto es sólo un problema para Israel o la comunidad judía están muy equivocados. Estos acontecimientos ponen en peligro el futuro de América. Como un reguero de pólvora se expande fuera de control, BDS es una amenaza que debe frenarse hoy, antes de que se altere la brújula moral de nuestra sociedad y amenace los valores y las libertades en el corazón de nuestra propia forma de vida.

¿De qué se trata el BDS? En resumen, qué enseña y qué busca.

¿Qué enseña? Crecientes legiones de estadounidenses están recibiendo lavado de cerebro por el BDS para unirse a un ataque al único oasis de Oriente Medio de democracia y derechos humanos, mientras que hacen la vista gorda a brutales dictadores y terroristas que dominan el resto de la región. Irán cuelga gays y tortura a los disidentes políticos. ISIS esclaviza niñas y asesina a las minorías. El régimen de Assad es responsable de la masacre de 500.000 civiles. Líbano oprime brutalmente a los palestinos, negándoles el derecho a poseer tierras o convertirse en abogados y médicos. Sin embargo, en el universo moral retorcido del BDS, ninguno de estos abusos merece mención, mientras la vibrante democracia de Israel – que comparte nuestros valores, los avances de nuestros intereses, y salvaguarda los derechos de las mujeres, los homosexuales, las minorías – es el enemigo público número uno.

¿Qué busca el BDS? Este movimiento quiere hacer mucho más que el boicot a Israel. Su objetivo es destruirlo. El cofundador del BDS Omar Barghouti, ha dicho públicamente que está trabajando para la “eutanasia” de Israel. Los mapas que publican los grupos BDS de la región lo dejan claro, representan a un solo estado palestino que se extiende desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo, sin rastro de Israel.

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Las iglesias, los sindicatos y las asociaciones han votado para desinvertir de compañías israelíes. Tan sólo en el año pasado, más de 30 gobiernos estudiantiles en universidades estadounidenses han considerado resoluciones que piden la desinversión del Estado de Israel. Más de una docena de asociaciones profesionales académicas han seguido su ejemplo, votando impedir que sus miembros tengan cualquier contacto con instituciones israelíes de educación superior, lo que impide el libre intercambio de información e infringir la libertad académica.

Los que creen que esto es sólo un problema para Israel o la comunidad judía están muy equivocados. Estos acontecimientos ponen en peligro el futuro de América. Como un reguero de pólvora se expande fuera de control, BDS es una amenaza que debe frenarse hoy, antes de que se altere la brújula moral de nuestra sociedad y amenace los valores y las libertades en el corazón de nuestra propia forma de vida.

¿De qué se trata el BDS? En resumen, qué enseña y qué busca.

¿Qué enseña? Crecientes legiones de estadounidenses están recibiendo lavado de cerebro por el BDS para unirse a un ataque al único oasis de Oriente Medio de democracia y derechos humanos, mientras que hacen la vista gorda a brutales dictadores y terroristas que dominan el resto de la región. Irán cuelga gays y tortura a los disidentes políticos. ISIS esclaviza niñas y asesina a las minorías. El régimen de Assad es responsable de la masacre de 500.000 civiles. Líbano oprime brutalmente a los palestinos, negándoles el derecho a poseer tierras o convertirse en abogados y médicos. Sin embargo, en el universo moral retorcido del BDS, ninguno de estos abusos merece mención, mientras la vibrante democracia de Israel – que comparte nuestros valores, los avances de nuestros intereses, y salvaguarda los derechos de las mujeres, los homosexuales, las minorías – es el enemigo público número uno.

¿Qué busca el BDS? Este movimiento quiere hacer mucho más que el boicot a Israel. Su objetivo es destruirlo. El cofundador del BDS Omar Barghouti, ha dicho públicamente que está trabajando para la “eutanasia” de Israel. Los mapas que publican los grupos BDS de la región lo dejan claro, representan a un solo estado palestino que se extiende desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo, sin rastro de Israel.

Sin embargo, muchos no logran reconocer que los que conducen la agenda BDS tienen ambiciones que se extienden mucho más allá de Israel. Para ellos, Israel es el pequeño Satanás. Estados Unidos es el gran Satán. Odian la creencia de Estados Unidos en las libertades individuales y la democracia, nuestro sistema capitalista, y nuestra influencia en el mundo.

En la estela del BDS, hemos visto en otras resoluciones quitar la bandera americana en la UC Irvine y cancelar la conmemoración del 11/9 en la Universidad de Minnesota.

Hatem Bazian, el fundador de la mayor organización de BDS en el campus – Estudiantes por la Justicia en Palestina – ha llamado a un levantamiento violento – en sus palabras “una Intifada”, aquí en Estados Unidos contra Estados Unidos. Al igual que muchos otros líderes BDS, Bazian ha estado conectado a una serie de grupos cerrados por el Departamento de Justicia por recaudar dinero en nombre de la organización terrorista Hamas y otros grupos islamistas radicales.

No debería ser ninguna sorpresa que los principales activistas de BDS son recaudadores de fondos y animadores de terroristas. El firmante superior que aparece en el documento fundacional del Movimiento BDS de hoy – una declaración emitida en 2005 – es el Consejo de Fuerzas Nacionales e Islámicas en Palestina, que incluye representantes de organizaciones terroristas como Hamas y la Jihad Islámica Palestina.

Aceptar a estos grupos como voces legítimas en el discurso público es peligroso. Los que justifican los atentados suicidas en Tel Aviv o puñaladas en Jerusalem, también encontrará raz

ones para respaldar el brutal asesinato de civiles estadounidenses en el World Trade Center, apuñalar estudiantes en la Universidad Merced de California e inocentes en Londres, y explotar viajeros en los trenes en España y turistas en un avión ruso en Egipto. De hecho, los mismos grupos islamistas radicales que protagonizaron violentas protestas en contra de Israel en las calles de Europa en el verano de 2014 han proporcionado un terreno fértil para que ISIS y otros recluten a los terroristas que han cometido la reciente ola de ataques en Bruselas, París, Londres, Chattanooga, Tennessee, y San Bernardino, California, que se han cobrado cientos de vidas.

El pueblo judío ha aprendido que cuando se nos dirigen sanciones económicas, cosas más peligrosas están a menudo en el horizonte – y las consecuencias a menudo se extienden mucho más allá de nuestra comunidad.

Alemania organizó boicots económicos de todos los negocios judíos antes de que Hitler y los nazis enviaran a los judíos de Europa a campos de exterminio. Más de 60 millones de personas murieron en la guerra que siguió.

El gobierno zarista en Rusia emitió las “Leyes de Mayo” – que imponían severas sanciones económicas a la población judía de Rusia – en los años previos a que los judíos fueran asesinados en masa en pogromos por todo el país. Nueve millones de personas murieron en la guerra civil rusa que siguió.

La Liga Árabe practicó un boicot oficial a las empresas de propiedad judía muchos años antes de que la gran mayoría de los judíos en tierras árabes fueron expulsados ​​o asesinados sistemáticamente a raíz de la independencia de Israel. Desde el éxodo en masa de judíos en todo Oriente Medio, la región ha estallado en llamas, con los cristianos, los Ba’hai, los yazidis y otras minorías siguieron en la línea de persecución.

Lecciones de historia se ciernen sobre nuestro momento. Lo que comienza con los judíos nunca termina con los judíos. Ahora es el momento para que los estadounidenses tomen medidas. Por el bien de Israel y Estados Unidos, por el bien de nuestros valores compartidos y nuestro futuro común, debemos frenar al BDS en seco. Nada menos que nuestro modo de vida está en juego.

*Adam Milstein es un activo filántropo y Presidente Nacional del Consejo israelí-estadounidense

Fuente: Huffington Post Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

logo_enlace_judio

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: