La muerte y la vergüenza: El Fin de la Línea de Nasrallah?

por goal

La muerte y la vergüenza: El Fin de la Línea de Nasrallah?

nasrtallah-cropped

En la cultura de Oriente Medio, el concepto de honor lleva mucho peso. Se espera que todos se comporten de una manera que honre a sí mismo, su familia inmediata y extendida, su comunidad y todos los ámbitos de la política o social a la que pertenece. No hace falta decir que una persona debe abstenerse de realizar acciones que traen vergüenza sobre sí mismo, porque los conectados a él de alguna manera también sufren de esa vergüenza.

Por

El hombre el más alto honor que puede lograr es eligiendo bien la forma en que sacrifica su vida, porque si él está dispuesto a renunciar a su posesión más querida, la vida, para hacer honor a su entorno, el grupo del que forma parte con la opción de otorgarle todo lo que puede dar a cambio: el honor, la alabanza, poemas, apoyo económico para su viuda, sus afligidos padres y los niños pequeños.

Por otro lado, si un hombre muere en circunstancias vergonzosas, sus familiares se gastan mucho esfuerzo para ocultar la causa de su muerte, para no sufrir los resultados de sus actividades deplorables. Ellos conforman una historia honorable de cómo murió, tal vez reclamando que ha ocurrido durante la batalla con un enemigo, esto con el fin de ser elegible para la sociedad otorga recompensas a los familiares de un mártir. El esfuerzo para ocultar la verdadera historia de una muerte vergonzosa crece exponencialmente con el estatus social de los padres del fallecido, ya que tienen mucho que perder, especialmente en términos de estatus.

El problema se agrava si y cuando historia inventada de la familia es expuesta como una mentira, porque el pecado de la mentira se suma a la vergüenza causada por la muerte abyecta de su hijo. Esta situación se conoce como fadikha, para la difamación de los rivales políticos, nacionales, tribales, religiosos y étnicos y para poner en duda su legitimidad.

Recientemente, el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, fue el objeto de una deslegitimación y campaña liderada para avergonzarle por sus oponentes en el mundo árabe. Su hijo, Muhammad Hadi, fue muerto en 1997, y desde entonces, Hezbolá relata la historia de cómo él cayó en la batalla como un mártir. Excepto que hace aproximadamente dos años, un periodista argelino Anwar Malakh, reveló que de acuerdo a los documentos de inteligencia sirios, Hadi, hijo de Hassan Nasrallah, no murió la muerte de un mártir en una batalla contra las fuerzas israelíes, sino que fue asesinado en una pelea que se desató entre los asistentes a una fiesta en una discoteca de Beirut. Una discoteca es el último lugar en el mundo que Nasrallah querría que su hijo incluso hubiese entrado. El Licor fluye como el agua en estos locales nocturnos y los altos estándares morales del Islam no son evidentes. Por lo que se refiere a Hadi, se dice que han muerto en una pelea de bar.

El problema agudo de Nasrallah es que si esto es realmente lo que pasó con su hijo, su propia legitimidad como líder se verá afectada, así como la integridad moral que debe poseer el fin de enviar a sus hombres a la batalla y a la muerte por los ideales e intereses de los chiíes libaneses, sobre todo entre ellos la voluntad de sobrevivir los embates sunitas Jihadistas de los rebeldes sirios y el Estado islámico. La historia de su hijo fadikha y las mentiras difundidas acerca de cómo murió son evidencia dolorosa de que Nasrallah esta de bajada de estatus, sobre todo en comparación con las cotas de popularidad que llegó a tener en 2006 después de los sacrificios gloriosos de sus soldados en la Segunda Guerra del Líbano.

Durante un tiempo, Hassan Nasrallah no aludió a la supuesta “denuncia” de las circunstancias reales de la muerte de su hijo, al menos no directamente, sin duda temiendo que cualquier mención de él – incluso una negación – serviría para avivar las llamas y de vuelta en un tema de discusión. Nasrallah cambió de parecer el mes pasado, sin embargo, y negó rotundamente los “informes” en un discurso que pronunció en la memoria de uno de los líderes chiítas, Mahmud Khaton, con cuya hembra se suponía que Hadi habría tenido un romance.

Ese cambio en la costumbre de Nasrallah sea conducta en relación con los rumores llevó a los medios de comunicación social que se inundaron por las historias sobre él y su hijo. Sus oponentes no han renunciado a todo tipo de epítetos, incluido el de ser “el líder del partido de Satanás” y “el vencedor de Satanás” (en lugar del vencedor de Dios). Los chiítas se presentan como “Abna Alm’uta”, hijos de las mujeres a las que pagan para “casarse” para un acordado período limitado (una práctica permitida en el Islam chiíta.) Los combatientes de Hezbolá se están describiendo como ratas en colapso en masa en los campos de batalla de la Yihad Siria, durante la defensa de Bashar  y tratando de complacer a los persas (considerado un nombre insultante para los iraníes).

A Nasrallah se le describe como un vampiro chií sediento de sangre sunita, que mintió acerca de la preparación para la lucha contra los sionistas para explicar su necesidad de armas y cohetes, pero que en realidad estaba acumulando depósitos de armas para atacar a los árabes y musulmanes en Siria. Incluso ha sido llamado “Guardián de Israel.”

Esta acusación se ha vuelto más grave en los últimos días, con fotos y vídeos que están siendo filtrados que muestra a hombres, mujeres y niños que mueren de hambre en ciudades como  Madaaya (cerca de Damasco), Foua y Kefraya (cerca de Alepo) porque ellos y otros pueblos están bajo un asedio de largo plazo mantenida tanto por Hezbolá y los rebeldes anti-Assad. Las fotografías horripilantes han conmocionado a todo el mundo árabe y musulmán, la colocación de los delitos de Hezbolá contra los niños inocentes y muertos de hambre, las mujeres y las personas mayores bajo una lupa.

Para la guerra en Siria y el conflicto entre chiíes y suníes ahora se ha agregado grueso, grosero, la retórica exasperante que cumple una función similar a la del poeta en el período pre-islámico cuya misión era calentar a los guerreros para que lucharían más duro, unidos en una causa común. La batalla a muerte que está pasando en Siria ha traído a sus participantes a mínimos sin precedentes en la depravación moral, pisoteando todas las leyes de la civilización, ya que ambas partes se convierten en bestias de presa que carecen de toda restricción.

Es casi cinco años desde que comenzó la guerra civil de Siria en marzo de 2011, y la situación se pone cada vez peor, la crisis se profundiza, caracterizada por actos horrendos que la mente no puede absorber. Mi temor es que la guerra química pronto hará su aparición una vez más, con cada lado acusando al otro de hacer uso de ella.

No hay compromiso en el horizonte, ambos lados están luchando con la esperanza de destruir totalmente al otro lado. La intervención de Rusia, Irán, Turquía y Arabia añade combustible para aviones a los fuegos del conflicto, y una solución esta tan lejos como siempre.

Los ciudadanos comunes, como rocas molidas en polvo en un molino gigante, no tienen influencia en lo que está sucediendo. Deben tratar de aferrarse a los vestigios de su humanidad, de manera que tal vez sea las plantas de semillero de la que podría surgir un día a la nueva sociedad en Siria, que recuerda la lección que aprendan de lo que han sido objeto.

El fadikha que Nasrallah está sufriendo a causa de su hijo no es más que el consuelo de un hombre pobre en comparación a los suníes que sufren de la mayor crisis humanitaria que el mundo ha visto desde la Segunda Guerra Mundial.

Israel debe estar alerta para evitar ser arrastrados a las aguas que hierven pantanosas de la tierra una vez llamada Siria, un país que ha dejado de existir.BREAKINGISRAELNEWSPNG_zps1ed15660Zorrete - copia

A %d blogueros les gusta esto: