La difusión de olor de Colonia

por goal

La difusión de olor de ColoniaIslamistas en Colonia

Una escena de la víspera de Año Nuevo en frente de la estación central de Colonia, cuando cientos de niñas y mujeres fueron agredidas sexualmente, la mayoría por los migrantes.

Lo que horroriza a muchos espectadores es que este daño a las sociedades europeas se está haciendo con los ojos abiertos y los oídos atentos, y que muchas lecciones no han sido aprendidas.

Las agresiones sexuales masivas en la víspera de Año Nuevo, y muchos a través del año, son claramente el trabajo de los hombres individuales, principalmente jóvenes. En los grupos, la gente puede darse más fácilmente en las tendencias antisociales, pero estos hombres del norte de África y Oriente Medio parecen traer consigo las actitudes sociales que hacen que sea difícil para ellos cumprir con las nociones europeas de lo que es Si, y lo que es No, penal o decente.

Altavoces de odio musulmanes se les da rienda suelta para hacer frente a los estudiantes en muchas universidades británicas. El doble estándar es que las mismas universidades han prohibido altavoces controversiales pero importantes a casi todo el mundo que apoya el estado de Israel. Y si los altavoces no están realmente prohibidos, hordas de estudiantes y personas ajenas ideológicamente inspiradas a su vez, logran hasta interrumpir sus charlas con gritos, gritos y amenazas.

La ciudad de Colonia, siendo famosa por sus aguas perfumadas, se ha convertido, desde la víspera de Año Nuevo pasado, más conocido por la depredación y la misoginia de una creciente población de inmigrantes del norte de África, Oriente Medio y otros lugares. Los acontecimientos de aquella noche, cuando fueron agredidas cientos de mujeres, maltratadas, e incluso violadas por miles de recién llegados inmigrantes que no pudieron ser contenido por la policía [NT. Goal: Falso de toda falsedad, la policía no intervino porque no quiso, (¿esas eran las ordenes?), según su destituido y posiblemente con posterioridad premiado Jefe de Intervención de aquella tarde-noche por miedo], que se distribuyen en todo el mundo en los días, si no en horas.

Al principio, la policía minimizó la gravedad de los incidentes, pero al 10 de enero ª, la BBC informó que el número de casos penales se había elevado a 516, el cuarenta por ciento de los cuales estaban relacionados con asalto sexual. De acuerdo con la policía alemana, “Los solicitantes de asilo y los inmigrantes ilegales del norte de África constituyen la mayoría de los sospechosos.” Esto ha sido confirmado por el Ministerio del Interior de Alemania, que ha declarado que casi todos los participantes eran migrantes. [NT. Goal: Al principio trataron de engañar a la población ocultando el sol con un dedo. Parecen imbéciles desde sus torres de marfil, no se dan cuenta como le ocurre a los muslim, que hoy día cualquier bobo con un celular barato lo envía al mundo entero por las redes sociales en tiempo real, las mentiras siempre han tenido las patitas cucarachiles muy cortas, hoy día mucho mas].

Por supuesto, Colonia era sólo la ciudad más prominente en someterse a semejante prueba: De acuerdo con el Washington Post, “Ninguna ciudad fue golpeada más duro que Colonia, donde se alega bandas de hombres en su mayoría jóvenes que han ‘cazado’ a las mujeres, acorralando a ellas antes de andar toqueteandolas , asaltandolas y robandolas. “Un número menor de incidentes ocurrido  en otras ciudades alemanas como Hamburgo, Stuttgart y Frankfurt. En la ciudad de Bielefeld del siglo XIII, más de 500 presuntos solicitantes de asilo atacaron el Elephant Club, un centro nocturno, y agredieron a algunas de las mujeres allí. Hubo casos similares en la misma tarde en Alemania, Austria, Suiza, Finlandia y Suecia.

Los lectores habituales de artículos de autores como Soeren Kern o Ingrid Carlqvist en el Instituto Gatestone serán plenamente conscientes de la degradación generalizada de varios países europeos como consecuencia de la inmigración incontrolada. Eso incluye no sólo la ola masiva de inmigración durante el 2015, sino por la caída constante de la ley y el orden generada por las afluencias anteriores de inmigrantes musulmanes, sobre todo en Alemania, el Reino Unido y Francia. Esto se ha visto agravado por el problema de que, mientras que muchos ingresantes de primera generación poco a poco encontró la manera de integrar en la sociedad en general, hay una tendencia entre los niños de tercera generación para exigir derechos y concesiones superiores a las concedidas a los demás ciudadanos.  Se estima que hay 750 zonas urbaines sensibles (“zonas urbanas sensibles”) en Francia; muchas ciudades de Europa tienen niveles tan altos de exclusividad musulmana que se han convertido en zonas prohibidas para la policía, los bomberos, los trabajadores sociales y otros. De acuerdo con un reporte

“No es Noruega o Europa más, excepto cuando hay dinero de bienestar que ser recogidos. La policía se les ha dado en gran parte. A principios de 2010 Aftenposten dijo que hay patrullas de la sharia en esta área, y las parejas homosexuales son agredidos y expulsados. Fátima tetouani dice que en ‘Grønland es más de los inmigrantes musulmanes de Marruecos que de los Groenlandeses.’ “

Tres meses antes, el policía jubilado superintendente jefe Torsten Elofsson de Malmö, la tercera ciudad de Suecia, declaró que la tasa de criminalidad en la ciudad se ha disparado debido a la influencia de la inmigración incontrolada y la presencia de no-go áreas. La ciudad francesa de Marsella, con un 30% -40% de la población musulmana, se ha declarado “la ciudad más peligrosa de Europa” a causa de un creciente nivel de extrema violencia, disturbios y violaciones.

Lo que espanta a tantos espectadores es que este daño que se está haciendo con los ojos abiertos y los oídos que escuchan y que muchas lecciones no se han aprendido, no sólo en el pasado año, sino en las últimas décadas. Lo que en la tierra, muchos de nosotros nos preguntamos, podría haber impulsado tantos líderes europeos – entre los cuales la canciller alemana, Angela Merkel, se destaca – que han abierto sus brazos a potencialmente millones de inmigrantes sin imponer controles, la inscripción en el punto de entrada, u otros controles legales?. [NT. Goal: No, porque se trata de aguar el vino europeo judeo-cristiano hasta hacerlo moldeable conforme a los intereses de burócratas, ricos sin industria y politicuchos que no estadistas de alquiler].

Toda la situación fue provocada, por supuesto, por el escalonamiento desintegración de Siria durante tantos años. Esta ruptura ha provocado la huida de un gran número de los verdaderos refugiados, muchos de ellos arriesgan sus vidas para llevar a sus hijos a través del Mediterráneo con la esperanza de encontrar la seguridad en la Unión Europea.

Si vamos a analizar lo que ha pasado, no podemos hacer nada mejor que empezar con este hecho. Hay en todo esto una ironía de proporciones gigantescas. Gente acogedora que temen por sus vidas y el futuro de sus hijos es un fuerte rasgo de la civilización occidental. A diferencia de muchas otras culturas, la judeo-cristiana y posterior a la Ilustración occidental tiene un compromiso muy arraigada a los derechos humanos, y esos derechos no se limitan a nosotros mismos, sino a toda la humanidad. Tanto el judaísmo y el cristianismo están impregnados de un sentido de la fraternidad humana, y ese sentido ha llevado a los ideales modernos de derechos para las mujeres, las personas de todas las razas, los homosexuales, los discapacitados, las minorías religiosas, y las víctimas de la violencia. En ninguna parte, quizás, ha sido esto más visible que en los Estados Unidos, un país que fue construido sobre las espaldas de los inmigrantes.

Con esta perspectiva, y con la memoria del Holocausto y el fracaso de Europa para evitarlo en la mente, era inevitable que los países europeos en un primer momento dieran la bienvenida a los pobres, hambrientos y afligidos de Siria y otros lugares.

Pero aquí está la ironía. Nuestra bienvenida indiscriminada nos está llevando a la bienvenida a las personas muchos de los cuales parecen estar dedicadas a traer mas cerca nuestro colapso interno. Este colapso puede ser el momento total ahora, pero hay serias dudas sobre cómo Europa se verá en el futuro, y desde luego a finales de siglo. Los políticos, los líderes de la iglesia, y los jefes de caridad han estado buscando en un solo lado de la ecuación.

Puede que no haya un “choque de civilizaciones” huntingtoniano en la actualidad, pero los choques culturales han estado dominando el debate, aunque muchas personas y organizaciones dignas prefieren hacer la vista gorda a sus consecuencias.

Ha habido choques culturales a lo largo de la historia, pero en los últimos doscientos años, han crecido en tamaño e intensidad. En virtud de los grandes imperios islámicos, se suelen celebrar los enfrentamientos entre las clases dirigentes musulmanes y las minorías religiosas en jaque por el cumplimiento de las normas islámicas. Las potencias imperiales occidentales también rigen por una combinación de fuerza, el derecho y la administración burocrática.

Las democracias modernas, sin embargo, son poco dispuestas para controlar el comportamiento de los individuos y grupos. Prefieren dar a los ciudadanos la libertad de actuar y hablar dentro de la ley. Las sociedades se han vuelto multiculturales, con la tolerancia de las diferencias como una fuente de orgullo. El racismo ha, por suerte, dado paso en la mayoría de lugares a la aceptación mutua. En Estados Unidos, Irlanda, Polonia y los católicos italianos se instalaron dentro de una generación o dos para convertirse en ciudadanos leales con un mínimo de rasgos culturales extranjeros.

Este es el lado positivo de la multiculturalidad. La presencia de diferentes tipos de cocina, música, y el arte, por supuesto, enriquece la sociedad, pero hay un lado negativo también. Y ahí es donde esta ironía pasa a primer plano. Un amplio valor occidental es que los individuos pueden, dentro de los límites de la decencia, vestir tanto como les plazca. Con la excepción de Francia, las mujeres musulmanas son libres de llevar el hiyab u otras cubiertas. El aumento de mujeres con velo en, por ejemplo, Gran Bretaña, ha sido sorprendente, dado que el uso del hijab se asocia ahora con la autoafirmación musulmán. Otros, sin embargo, encuentran el hijab y otros estilos de símbolos como el del velo como la opresión de las mujeres. En países como Arabia Saudí o Irán,  mujeres con velo “indebidamente según la shariá” pueden ser multadas, azotadas, o, en algunos casos, ejecutadas por cargos de prostitución. En muchos casos, los transeúntes pueden atacarlas, como en los ataques con ácido tirados por las bandas Ansar-e Hezbollah el año pasado en Irán.

En los países occidentales, la libertad de palabra y de expresión se supone que es un valor no negociable de la vida pública, con comentario y debate abierto considerada como la sangre vital de una sociedad abierta (como se define, por ejemplo, por el difunto Sir Karl Popper ). Pero, como un caso tras otro ha demostrado en Europa y los Estados Unidos, la libertad de este tipo es un anatema para todos los musulmanes devotos. Novelas han sido prohibidas; autores y traductores atacados, azotados y asesinados; caricaturas han dado lugar a disturbios, un cineasta fue apuñalado en el corazón – todo por haber dicho o ilustra algo que supuestamente ofendió a algunos musulmanes. Mientras tanto, los radicales musulmanes hacen uso de su libertad de escribir, publicar y publicar en Internet las vastas cantidades de incitación al odio, que a menudo incluye una negación del derecho a las libertades occidentales, no sólo para sí mismos, sino a todo el mundo. ¿Qué es la salsa para el ganso se ha convertido no salsa para el ganso?.

Si bien se hacen intentos serios esfuerzos para eliminar sitios web islámicos terroristas vinculados a partir de internet, todavía hay cientos si no miles de sitios web que presentan una forma no-terrorista de extremismo. Tan recientemente informó de Londres Daily Mail, los altavoces de odio musulmanes se les da rienda suelta para hacer frente a los estudiantes en muchas universidades británicas. El doble rasero y la hipocresía es que las mismas universidades han prohibido altavoces controversiales pero importantes, como la feminista  Germaine Greer, el historiador David Starkey, o casi todo el mundo que apoya el estado de Israel. Y si los altavoces no están realmente prohibidos, hordas de estudiantes y personas ajenas ideológicamente inspiradas a su vez, logran interrumpir sus charlas con gritos, gritos y amenazas. Esto sucedió el 19 de enero, cuando una multitud de activistas anti-Israel en el Kings College de Londres , atacó una charla dada por Ami Ayalon, ahora un activista por la paz y el ex jefe de Israelí servicio secreto Shin Bet y comandante en jefe de la Armada. La reunión fue perturbada por los manifestantes, que se cree que desde el grupo de estudiantes KCL Acción Palestina, que lanzaron sillas, rompieron ventanas y activar las alarmas de incendio.

No todas estas prohibiciones han sido a los musulmanes, pero muchos – incluyendo a los activistas anti-Israel – han incluido una gran presencia musulmana. Cualquier persona que habla en contra del choque entre Islam extremista y la cultura europea está destinada a ser condenado como “racista” o un “islamófobo”. Tal es la cultura liberal “liberal” que ve incluso el interés más leve que se opone a la “justos “tendencias de nuestros guardianes de la moral – como cristianos muy conservadores como intolerantes de Gran Bretaña Maria Whitehouse.

La ironía de la situación actual no sólo se relaciona con nuestra tolerancia de la intolerancia islámica, pero a un choque más visceral de las culturas basadas en las expectativas y hábitos sociales. Cuándo Judios, irlandeses, polacos y católicos hispanos fueron lanzados por primera vez en el crisol americano, junto con los protestantes conservadores, el dolor de la integración fue disminuido porque tenían ampliamente actitudes similares en los valores morales y sociales. Opiniones religiosas a un lado, se trataba de personas capacitadas en la tradición judeo-cristiana, que aspiran a, o conoce, la democracia, el respeto de las mujeres (si todavía no creen en la igualdad sexual), y, en general, contrarios a la delincuencia (si dejamos de lado las turbas de cada grupo étnico). Encontrar un terreno común no siempre es fácil, especialmente para los Judios, pero no había una base sobre la que forjar alianzas, no menos importante el concepto de ser ciudadanos de un nuevo país en el que había, en principio, las oportunidades para todos.

Los inmigrantes ahora inundando a Europa a menudo se puede sentir lo mismo, pero los acontecimientos de la víspera de Año Nuevo, tomadas con las zonas no-go y las actitudes anti-occidentales en general, sugieren que a medida que muchos de ellos albergan actitudes que son de hecho ajeno, ya menudo antítesis, normas occidentales modernas. Sólo la mitad de los inmigrantes recién llegados son refugiados sirios desesperados por escapar de un paisaje de ciudades en ruinas y la lucha diaria.

En octubre pasado, el New York Times escribió:

Los grupos de ayuda dicen que la naturaleza caótica del tráfico humano los ha dejado sin un cuadro completo de la actual ola de personas que llegan a Europa. La agencia de refugiados de las Naciones Unidas dice que más de la mitad son sirios, seguidos por grupos más pequeños de Afganistán, Eritrea, Irak y otros lugares. Sesenta y nueve por ciento son hombres, 13 por ciento mujeres y 18 por ciento de los niños.

El grupo más grande parece ser hombres jóvenes, abierto a la aventura, pero lamentablemente mal informados acerca de lo que se están metiendo. Entre las decenas de ellos entrevistados recientemente en Turquía y Grecia, sólo unos pocos hablaban algunas lenguas distintas de la lengua materna, y la mayoría sabía poco acerca de los países que les esperaban para hacer su nuevo hogar. Algunos se sorprendieron al enterarse de que la cerveza y la carne de cerdo son prominentes en la cocina alemana.

Durante 2015, las solicitudes de asilo en la UE proceden de un total de treinta países, con sirios, afganos e iraquíes en la parte superior. Eritreos también compone una parte sustancial. Pese a las afirmaciones de que la gran mayoría son inmigrantes económicos y no refugiados de guerra genuinos, el economista ha echado agua fría sobre esto en un artículo titulado “¿Cuántos inmigrantes a Europa son refugiados?”. Sin embargo, las estadísticas oficiales no suelen incluir los refugiados ilegales. Las condiciones caóticas de 2015 hacen que sea mucho más fácil para los ilegales para entrar, y la trata de personas, el contrabando se sabe que es inmensa.

Las agresiones sexuales masivas en la víspera de Año Nuevo, y muchos a través del año, son claramente el trabajo de los hombres individuales, principalmente jóvenes. En los paquetes, la gente puede dar más fácilmente en las tendencias antisociales, pero estos hombres del norte de África y Oriente Medio parecen traer consigo las actitudes sociales que hacen que sea difícil para ellos cumplen con las nociones europeas de lo que es, y lo que es No, penal o decente. En el norte de África y el Medio Oriente, el sexo fuera del matrimonio es un riesgo para ambas partes, sobre todo en las sociedades donde los crímenes de honor ocurren. La experiencia romántica abierto que es común en los países occidentales no está abierto a hombres árabes y sólo puede llevarse a cabo en Irán a través de la institución de la (temporal mut’a) matrimonio. Para la satisfacción sexual en esas sociedades, el matrimonio, o las opciones alternativas, son esenciales. En 2007, Navtej Dhillon, del Instituto Brookings, escribió:

El matrimonio, durante mucho tiempo la pieza central de la vida del Medio Oriente, está en crisis. La razón: una nueva generación de jóvenes no puede permitirse el lujo de casarse, un hecho que está destinado a exacerbar muchos de los problemas sociales y políticos de la región. Hace poco más de una década, el 63 por ciento de los hombres de Oriente Medio casadas por sus 20s. Hoy la cifra es de poco más del 50 por ciento. Irán nos lleva a la parte trasera, en un 38 por ciento, con la franja de Magreb entre el Levante y Marruecos apenas un poco mejor. Compárese eso con Asia, que lidera la carrera nupcial con el 77 por ciento de los hombres de entre 25 a 29 siendo casados, seguido de un 69 por ciento en América Latina y 66 por ciento en África.

Las consecuencias de estas tendencias son profundas. En la mayoría de los países árabes, la vida un título carece de oportunidades económicas y sociales. El matrimonio sigue siendo el camino a la edad adulta, la condición social y las relaciones sexuales legítimas. En contraste con los estadounidenses y los europeos, la mayoría de los hombres árabes en sus 20s no se quedan solo por elección. Se ven obligados a ello por las circunstancias.

A veces los hombres jóvenes en el norte de África molestan las mujeres occidentales, turistas o expatriados, en el deseo de que son tan hambrientos de sexo como ellos mismos son y se someterán a los avances de cualquier hombre. Los estudiantes locales en una universidad de Marruecos (las mujeres como a los hombres) una vez dijo a este escritor que había habido una escasez de hombres en Europa después de la Segunda Guerra Mundial y que, como resultado, las mujeres desesperadas europeos habían invadido a África en busca de la “real “los hombres que podrían satisfacer sus pasiones. Argumentando que esto era una tontería, rápidamente me di cuenta de que sinceramente creían esto. Cualquier mujer occidental que haya sido seguido por los hombres en estos países puede testificar con facilidad a lo desagradable que puede ser tal atención no deseada. Parte de este desagradable es saber que, si una mujer occidental trató de presentar una denuncia ante la policía, es casi seguro que se celebrará el culpable, ya sea por vestirse de cierta manera o simplemente actuar como una persona independiente.

Es por eso que los hombres que vienen directamente de los países con un conjunto completamente diferente de las costumbres sexuales, y que se encuentran en las calles con (a ellos) escasamente vestidas y atractivas mujeres jóvenes, actúan de la manera que lo hicieron en la víspera de Año Nuevo. Aunque las violaciones de mujeres no tienen lugar en el norte de África y Oriente Medio, son raros. Creyendo que las mujeres occidentales están felices de ser violadas o acariciado y que, como no musulmanes, que puede ser considerada como “juego limpio”, es una luz verde para los hombres educados en las sociedades islámicas puritanas.

Afortunadamente, los recientes acontecimientos han sido una especie de alarma de despertador. Noruega ya está  ofreciendo clases para los refugiados en las normas culturales de Noruega, incluyendo las costumbres sexuales. El Parlamento danés ha debatido haciendo lo mismo, y Bélgica ha anunciado que lo hará hace clases en “el respeto a las mujeres” obligatorias para todos los migrantes y los refugiados no europeos. ¿Será Alemania seguir? ¿O será la corrección política insisten en que hacerlo sería de desprecio de la autonomía y los derechos culturales de las personas que no son blancas?

Zorrete PNG

2 comentarios to “La difusión de olor de Colonia”

Responder a goal Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: