El enlace que a menudo se pasa por alto entre los beneficios de la droga y el terror

por franny

ROBERT ROTBERG

Los terroristas se dedican al terror tanto por el botín como por la ideología

Boko-Haram-1

Boko haram

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – El Estado Islámico, o ISIS, difícilmente podría existir, sea cual sea su fervor islamista, sin el dinero en efectivo de las ventas de petróleo robado, los impuestos sobre la población y los secuestros para pedir rescate.

Del mismo modo los grupos vinculados a ISIS y al-Qaida prosperan en África mediante el tráfico de drogas a través del Sahara y ofreciendo “protección” a los contrabandistas que llevan mucho tiempo intercambiando mercancías ilícitas en todo el continente. A pesar de que los occidentales tienden a pensar en estos grupos están impulsados por una ideología, los nuevos reclutas pueden sentirse más atraídos por las oportunidades de ganar dinero.

El terror es un gran negocio, especialmente en las partes débiles y frágiles del mundo.

Un mercado en crecimiento

El mercado de las sustancias estupefacientes está creciendo sustancialmente dentro de la propia África.

Hasta hace poco, la mayoría de las drogas potentes en África pasaba sólo en su camino a Europa y América del Norte.

África Occidental, por ejemplo, proporciona un acceso directo y conveniente punto de parada para la cocaína destinada a los mercados de Europa. África oriental envía la heroína asiática tanto a Europa como a América del Norte. Es probable que el hachís crezca a nivel local en África, pero grandes cantidades terminan en Europa, junto con el khat, una de las favoritas de la comunidad somalí.

Muy pocos científicos sociales han estudiado el tráfico de estupefacientes, en particular, cómo influyen los beneficios de la droga y alimentan movimientos insurgentes radicales y terroristas. Mi trabajo sobre los estados fallidos, la gobernabilidad y el conflicto civil conduce naturalmente a una consideración de este tipo de asociaciones y relaciones.

En mi opinión, comprender cómo el saqueo hace posible el terror es fundamental para entender cómo algunos actores no son más que mercenarios servidores de una causa.

En otras palabras, la derrota de ISIS, al-Qaida y sus vástagos, dependerá más de cortarles las riquezas que de contrarrestar su atractivo para posibles ávidos fundamentalistas
Varios servicios de inteligencia de las grandes potencias están investigando cómo funciona el tráfico de drogas en África, y las interconexiones de las rutas de la droga y la militancia. El trabajo más completo lo está haciendo la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), que tiene agentes en África y emite señalados informes sobre el tráfico.Las drogas y la militancia

No obstante, dada la naturaleza clandestina de los narcóticos y el tráfico de los mismos, las conjeturas y especulaciones abundan. Con grandes cantidades de dinero en juego, los operarios tienen todas las razones para cubrir sus huellas.

Gracias a la investigación realizada por el Instituto de Estudios Estratégicos del Colegio de Guerra del Ejército, sabemos que la cocaína llega a África desde América del Sur sobre una base casi diaria.

Partiendo de los cultivadores en Perú y Colombia, algo de cocaína sale de Venezuela y Brasil por avión en jet privado con destino a campos de aviación secretos en Guinea-Bissau. Este pequeño país de África occidental es ampliamente considerado como narcoestado primario de África. En los últimos años, los golpes militares y otros cambios forzados en el débil gobierno de Guinea Bissau han reflejado directamente la competencia por el control de las ganancias por la droga.

Otras cargas de cocaína desde Colombia llegan a los aeropuertos internacionales adecuados en Nigeria, Benin y Ghana, escondidos en envíos de plátanos o café. Corruptos funcionarios del aeropuerto y de aduanas y policías aseguran que los valiosos envíos pronto estén en su camino vía aérea o por carretera a Europa.

El hecho es que actualmente alrededor del 40 por ciento de la cocaína que llega a Europa llega anualmente a través de África.

Ahí es donde se introducen al-Qaida en el Magreb Islámico (AQMI), o varios de los grupos islamistas que han estado activos asaltando y desestabilizando Mali, Mauritania, Níger y Burkina Faso. Quieren su parte de las ganancias, ya sea siendo los principales transportadores de cocaína a través del Sahara a Europa o facilitando el tráfico por una tajada considerable de los beneficios.

Los grupos que compiten pelean entre sí, como han hecho los últimos dos años en Mali, por la primacía y el control. Esa competencia también conduce a la afirmación del ‘macho‘ de la proeza, al igual que en las incursiones en Tombuctú y, en enero, en Ouagadougou, capital de Burkina Faso. Personas inocentes pierden la vida cuando los traficantes de drogas invaden hoteles al azar para aumentar su poder y permanecer. Además, el desarrollo sufre cuando los narcotraficantes amenazan gobiernos frágiles.

Nigeria y sus vecinos

La mayoría de los analistas no están seguros hasta qué punto Boko Haram, elmovimiento rebelde islamista local ahora ligado a ISIS,  en el noreste de Nigeria y el vecino Camerún, Chad y Níger, trafica con estupefacientes, y también los usa.

decomiso-droga-en-tijuana

Lo que está claro es que Boko Haram controla una de las rutas comerciales tradicionales de larga distancia hacia el norte hasta el Mediterráneo. También requiere dinero para comprar las armas y municiones que no puede obtener subyugando a los militares nigerianos o buscando en sus cuarteles. La sospecha, por lo tanto, es que Boko Haram, después de matar a miles, secuestrar a cientos y destruir 70 aldeas o más, alimenta su crecimiento y paga a sus nuevos reclutas con los beneficios derivados del tráfico de drogas.

En el otro lado del continente, la heroína refinada de Asia derivada de las semillas de amapola de Afganistán o Birmania fluye en veleros dhow y por aire hacia Etiopía, Kenia y Tanzania. Allí se redirige a Europa, y, a veces, a través de Nigeria, para México y América del Norte.

Al-Shabaab, el movimiento terrorista islamista afiliado a Al Qaeda de Somalia, deriva gran parte de sus ingresos depredadores del movimiento de la heroína de Asia y el qat de producción local.

Seleka, el grupo insurgente musulmán que capturó y fracturó la República Centroafricana, antes de ser expulsados ​​por las milicias francesas y otras, hizo dinero mediante el transbordo de drogas de sur a norte. El grupo libanés Hezbolá, que siempre ha tenido operaciones secundarias en África occidental entre la diáspora libanesa, también se beneficia del negocio de narcóticos en la periferia del Sahara.

Si al-Shabaab, o cualquiera de los otros movimientos asociados a ISIS y al-Qaida en África, continuarán constituyendo graves amenazas para los abundantes ingresos de orden local y mundial derivados del contrabando de drogas y otras mercancías como el carbón y el hachís no se sabe con certeza. Pero, sin duda, la especulación de las drogas es una búsqueda oportunista que impulsa las actividades terroristas.

Haciendo el tráfico más costoso

Las intervenciones de las fuerzas francesas y locales, apoyadas por Estados Unidos y Gran Bretaña, han hecho el tráfico de drogas más costoso en África. También han amenazado la búsqueda de rentas a partir de la cual los diversos grupos insurgentes islamistas obtienen ingresos estables controlando los movimientos de la droga en puertos y ciudades como Kismayu y Merca en Somalia y Tombuctú y Gao en Mali. EE.UU. y sus aliados también garantizan la seguridad de las administraciones locales en lugares sitiados como Somalia, Mali y Níger, contrarrestando así a los insurgentes.

Pero otra forma, a más largo plazo, de privar a los grupos terroristas de su dinero e influencia es legalizando el mercado de la cocaína y la heroína en Europa.

Organizaciones-terrristas

Organizaciones terroristas millonarias mediante el rescate y el tráfico de drogas. Su objetivo, la jihad global contra cristianos y judíos y formular un frente islámico unificado.

La Comisión Global del ex secretario general de la ONU sobre Políticas de Drogas está luchando para hacer que esa obvia propuesta de despenalización sea tomada en serio, pero hasta ahora con poco resultado. Su propuesta, en caso de adoptarse, reduciría los precios al consumidor, el producto estaría sujeto a impuestos y eliminaría gran parte del incentivo de traficar con narcóticos clandestinamente. En resumen, socavaría a los movimientos terroristas. Pero, hasta ahora, no hay apoyo de las Naciones Unidas ni nacional para su sensata, aunque controvertida, propuesta.

La lucha contra el terrorismo en África, al menos, ahora depende tanto de cortar a los insurgentes sus fuentes de ingresos como de derrotarlos en el campo de batalla – una búsqueda mucho más dura y más costosa.

Robert Rotberg es el Director Fundador del Programa sobre Conflicto Interestatal en la Kennedy School de la Universidad de Harvard.

enlacejudio

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: