Ningún nuevo amanecer en Irán

por 80rebecca

or Silvia Schnessel el 02 March 2016

RUTHIE BLUM

Durante los últimos tres años, Occidente se ha estado engañando a sí mismo al ver a la República Islámica de Irán como un país sometido a un proceso gradual de reforma. El resultado de las dos elecciones del viernes – una para el Majlis (Parlamento) y la otra para la Asamblea de Expertos – estáresultando ser el último espejismo en el engaño.

Rouhani-elecciones

Hassan Rouhani, presidente de Irán, en un acto público

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – En 2013, cuando Hassan Rouhani sustituye a Mahmud Ahmadineyad como presidente de Irán, Estados Unidos y Europa lo tomaron como una señal de un nuevo amanecer. Incluso el líder supremo Ali Jamenei, el jefe mulá que controla al líder “elegido” de Irán, llegó a entender que Rouhani era preferible al volátil y fanático de Ahmadineyad, cuyas declaraciones repetidas sobre borrar a Israel del mapa antes de asistir a los Estados Unidos no dejaron a Teherán en una buena posición.

La aparición de Rouhani en el escenario internacional proporcionó una particular cobertura de fantasía a los partidarios de una solución diplomática al problema de la carrera de Irán por obtener armas nucleares y garantizar su hegemonía en la región, y eventualmente mundial.

Esas personas hoy se sienten reivindicadas por dos razones. La primera es que las potencias mundiales finalmente llegaron a un acuerdo nuclear con Irán. La segunda es que el campamento “pro-acuerdo” de Rouhani salió victorioso en las últimas elecciones parlamentarias, y dos de los ayatolás de línea más dura fueron dejados de lado en la Asamblea de Expertos, el órgano encargado de nombrar al líder supremo. Y teniendo en cuenta la edad avanzada de Jamenei y la cuestionable salud, este montaje clerical, que existe desde hace ocho años, es probable que acabe eligiendo a su sucesor.

Para entender por qué lo anterior no es motivo de celebración, dos cosas cruciales se debe tener en cuenta: lo único que el acuerdo nuclear logró fue permitir a Irán intensificar su programa nuclear, pero con mucho más dinero a su disposición; y Rouhani no es ningún moderado.

De hecho, Irán sigue afirmando su derecho a la energía nuclear, mientras flexiona sus músculos militares casi a diario haciendo pruebas de misiles y amenaza a Occidente que no intervenga. Además, celebraciones de hace menos de tres semanas que marcaban el aniversario de la revolución de 1979 que convirtió a Irán en estado islámico incluyeron gritos de “Muerte a Estados Unidos”, “muerte a Israel” y una recreación de la humillación de los marineros de la Marina de Estados Unidos que se habían perdido en las aguas territoriales de Teherán por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán.

Una revisión del historial de Rouhani también deja poco espacio para el optimismo. Aunque el clérigo chií no era la opción preferida de Jamenei, nunca habría sido aprobado como candidato en primer lugar si sus credenciales revolucionarias no hubieran sido impecables. Y ciertamente lo eran.

Rouhani fue mucho tiempo leal al ayatolá Jomeini, que siempre ha apoyado y liderado la represión de las protestas populares, empleando cualquier medio sangriento para cortarlas de raíz. La única diferencia real entre él y su predecesor es su comprensión estratégica de cómo lograr los objetivos de Irán presentándolos como más aceptables para Occidente.

En 1992, su hijo mayor se suicidó, dejando una nota a este mismo efecto, diciendo: “No me gusta tu gobierno, tus mentiras, tu corrupción, tu religión, tu doble juego y tu hipocresía. Me da vergüenza vivir en un entorno en el que me veo obligado a mentir a mis amigos todos los días y les digo que mi padre no es parte de todo esto -. decirles que mi padre ama a la nación y saber la realidad dista mucho. Tengo náuseas cuando te veo, padre, besando la mano de Jamenei”.

Pero fue su hoja de vida lo que hizo de Rouhani un negociador nuclear tan apropiado, un papel que cumplió durante años. Dirigiéndose al Consejo Revolucionario Cultural Supremo de Irán en septiembre de 2005, explicó el propósito de ser un lobo con piel de cordero: “Mientras hablábamos con los europeos en Teherán, instalábamos equipos en partes de las instalaciones de Isfahan”, dijo. “Creando un ambiente de calma, hemos sido capaces de completar el trabajo”.

Es esta táctica lo que pone a Rouhani en el campo “pragmático”.

En julio, después de anunciarse por primera vez que el acuerdo nuclear se había acabado – y luego se discutió su contenido, percibido de manera diferente en Washington y Teherán – Rouhani dio un discurso al público iraní.

“Paz y bendiciones sobre las almas puras de los profetas y los santos, el gran profeta del Islam [Muhammad], los imanes, el imán de los mártires [Khomeini], y los mártires exaltados, especialmente los nucleares [científicos], y paz y bendiciones sobre el Imam Oculto”, comenzó.

“Aspiramos a alcanzar cuatro objetivos:.. El primero era continuar las capacidades nucleares, la tecnología nuclear, e incluso la actividad nuclear. El segundo era eliminar las sanciones erróneas, opresivas, e inhumanas. El tercero era eliminar las resoluciones del Consejo de Seguridad que vemos como ilegítimas. El cuarto quitar el expediente nuclear del Capítulo VII de la Carta de la ONU y el Consejo de Seguridad en general. Hoy se han alcanzado los cuatro objetivos”.

Se refirió luego a las advertencias de Israel sobre el acuerdo. “La gente en Gaza, Cisjordania, Jerusalem y el Líbano están contentos, también, porque los esfuerzos huecos del régimen sionista opresivo para frustrar las negociaciones durante los últimos 23 meses han fracasado”, dijo, terminando con un mensaje a los países árabes de la región.

“No se dejen engañar por la propaganda del régimen sionista y los malvados traficantes de esta nación [iraní]”, advirtió. “Irán y su poder son siempre su fuerza. Vemos la seguridad de la región como nuestra seguridad y la estabilidad de la región como nuestra estabilidad”.

No nos engañemos. La presencia de Rouhani en las elecciones no significa una nueva era de libertad para el pueblo iraní. Tampoco indica un alejamiento del patrocinio por parte del régimen del terrorismo global. Por el contrario, en todo caso, podría proporcionar a los votantes estadounidenses un falso sentido de seguridad nacional – e internacional – totalmente injustificada.

Ruthie Blum es el editor web de la Algemeiner (algemeiner.com).

Fuente: Israel HayomTraducción: Silvia Schnessel

logo_enlace_judio

Etiquetas:

2 comentarios to “Ningún nuevo amanecer en Irán”

  1. Gracias por compartir el enlace, me lo he leído y no te falta razón. Un abrazo a todos y buenas noches.!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: