El oficial holandés que se negó a entregar judíos

por 80rebecca

Por Silvia Schnessel el 10 March 2016

El policía holandés Henk Drogt se unió a la resistencia, ayudando a los judíos y soldados aliados

Henk-Drogt.jpg

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – El 9 de marzo de 1943 el policía holandés Hendrik “Henk” Drogt se negó a cumplir una orden de detener a siete judíos en Grootegast. Los nazis dieron órdenes a los oficiales locales de Marechaussee de llevar a los judíos a la cercana ciudad de Groningen, pero los 11 agentes encargados de la tarea se negaron a obedecer. Al principio dieron excusas, diciendo que los judíos de la zona estaban enfermos, incluso llevaron a un médico para autenticar la historia en su nombre.

Al no haber convencido a sus superiores, los comandantes comenzaron a presionarlos a uno a uno, amenazando incluso a los parlamentarios con deportarlos a campos de concentración.

Ni se inmutaron. Todos se negaron y fueron llevados al campo de concentración de Kamp Vught (también conocido como campo de concentración Herzogenbusch). Todos excepto uno. Después de abandonar la unidad de policía, Drogt logró escapar y posteriormente se unió a la resistencia holandesa. Durante el tiempo que permaneció en la lista de personas buscadas por los nazis fue capaz de ayudar a pasar de contrabando pilotos aliados derribados a la frontera belga desde donde podían escapar a Gran Bretaña. Además, trabajan por la noche por las ciudades de Grijpskerk, Kommerzijl y Pieterzijl – entre las principales ciudades del norte Groningen y Leeuwarden – Drogt ayudó a poner judíos a salvo llevándolos de un lugar de escondite a otro.

No mucho tiempo después, sin embargo, los nazis rastrearon y localizaron a Drogt y otros miembros de la resistencia en agosto de 1943. Después de estar detenido en la prisión de Scheveningen Oranjehotel, con 24 años, fue llevado a juicio y condenado a muerte.

Antes de su ejecución el 14 de abril de 1944, escribió a su familia: “Hola a todos, tengo que decirles lo peor – hoy mis amigos y yo recibimos la pena de muerte. Es terrible que tengamos que separarnos de todos aquellos que nos son queridos de esta manera … Siempre he tenido la esperanza de que pudiera estar con ustedes una vez más, pero el Señor lo quiso de otra manera … ”

Décadas después de la guerra, en 1988 Yad Vashem reconoció a los agentes como Justos entre las Naciones pero dado que Drogt había logrado escapar su nombre no estaba en la lista presentada a la Comisión para la Designación de los Justos.

Veinte años más tarde, el piloto Marcos Bergman conoció al hijo de Drogt, Henk Brink, en un vuelo a Sudáfrica. Brink contó a Bergman las historias que había oído de su madre sobre el padre, a quien nunca había conocido, y Bergman, a su vez relató a Yad Vashem los valerosos actos del ex oficial de policía militar.

Finalmente, el lunes 22 de septiembre de 2008 Yad Vashem póstumamente nombró a Drogt como Justo entre las Naciones, en reconocimiento de los actos valientes que había hecho para salvar miembros de la fe judía.

Según el historiador del Holocausto Mardoqueo Paldiel de “Las Iglesias y el Holocausto: enseñanzas profanas, buenos samaritanos, y la reconciliación”, en su juicio en la posguerra el jefe de la Gestapo Willi Lages explicó que sin la cooperación de la policía holandesa los nazis no habrían sido capaces de localizar ni siquiera al 10 por ciento de los judíos holandeses.

A pesar de la colaboración nazi-holandesa, incluida la Columna Henneicke, que recibía un bono monetario por cada judío que entregaba, los Países Bajos cuentan con 5.516 Justos reconocidos por Yad Vashem, el segundo más alto después de Polonia con 6.620.

Fuente: The Jerusalem Post / Benjamin Glatt – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMé

logo_enlace_judio

Etiquetas:

2 comentarios to “El oficial holandés que se negó a entregar judíos”

  1. Cuando un malvado surge nunca va solo, tampoco los justos.

    Le gusta a 1 persona

  2. afortunadamente asi es

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: