Erase una vez una reina judía y no se llamaba Ester.

por 80rebecca

Por Pedro Huergo el 20 March 2016

Erase una vez una reina judía y no se llamaba Esther. Se llamaba  Shlomtzión (Shalom y Sión) O si se castellaniza, Salomé Alexandra.

Salome_Alexandra

P HUERGO CASO PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Todo ocurrió seis décadas después de que los Hasmoneos se independizaran del Imperio Helenista de los Seléucidas (una de las cuatro partes en que se dividió el Imperio de Alejandro Magno, tocándole al diádoco Seleuko lo que hoy conocemos como el Oriente Medio)  Todo ocurrió  unos años antes de que apareciera en escena el rey idumeo de los judíos :  Herodes.

Ocurrió y tardó en volver a ocurrir: No hay otra mujer con el gobierno del Pueblo de Israel entre sus manos hasta Golda Meir.

Shlomitzion reinó oficialmente en Judea -y sobre los judíos- desde el año 76 al 67 a.e.c.;  su reinado fue pacífico y próspero. La leyenda de la prosperidad de su reinado se ilustra contando que por aquellos entonces sólo llovía durante las noches de Shabat, para que los oprimidos no tuvieran que dejar de trabajar por inclemencias climatológicas.

Accedió al trono cuando falleció su esposo, el rey Alejandro Janeo (El Rey Ianai según las fuentes rabínicas) Pero de hecho, ella ya reinaba al cincuenta por ciento -incluso más- con su real esposo en vida. Alejandro Janeo extendió el reino de los Hasmoneos a su mayor extensión, más allá de lo que hoy es Amán (Jordania)

Se desconocen datos biográficos de sus ancestros -las fuentes a este respecto están secas como los arroyos en verano en Ein Gedi- pero se suele admitir que era hermana de Simón Ben Seta, líder de los fariseos a los que ella, por mandato de su esposo, siempre benefició. Tal era el apego que les tenía que a su hijo lo hizo Sumo Sacerdote y se reformó el Tribunal Supremo, el Sanedrín.

300px-JanaeusCoinPhoto

Monedas de Alejandro Janeo

Casada con Aristóbulo I, la Enciclopedia Judía dice que Salomé fue instigadora del asesinato de su cuñado, Antígono, diciéndole a su esposo que quería asesinarle. Cuando muere Aristóbulo, por la Ley del Levirato (la viuda pasa a ser esposa del hermano del difunto) se desposa con Alejandro Janeo. Tuvieron dos hijos, Aristóbulo , apartado del gobierno, e Hircano, Sumo Sacerdote, pero el rey no quiso dar el reino a sus hijos, sino a su esposa. No obstante, cuando la reina cayó enferma, Aristóbulo dio una especie de golpe de estado, escapando de Jerusalén y haciéndose con 22 fortalezas en quince días.

Reproducción autorizada: P Huergo Caso

logo_enlace_judio

Etiquetas:

One Comment to “Erase una vez una reina judía y no se llamaba Ester.”

A %d blogueros les gusta esto: