Los sastres del Estado Islámico

por 80rebecca

La incautación de 20.000 uniformes en el puerto de Valencia deja en evidencia la red de apoyo logístico al ISIS

11 ABR 2016

MIGUEL GONZÁLEZ
PATRICIA ORTEGA DOLZ
1460310288_199851_1460311246_noticia_normal_recorte1.jpg
Uniformes del Estado Islámico incautados en el puerto de Valencia. Policía Nacional EL PAÍS

El ISIS no es sólo un grupo terrorista, es un protoestado, en palabras del ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. Y por eso, además de reclutar combatientes extranjeros, necesita armarlos, equiparlos, vestirlos y calzarlos, para que ofrezcan la apariencia de un verdadero Ejército.

¿De dónde salen los flamantes todoterreno que circulan en caravana por senderos polvorientos en los vídeos del Estado islámico? ¿Quién les facilita los fusiles y ametralladoras que enarbolan? ¿Cómo obtienen los impolutos uniformes? ¿Quién se los suministra y cómo los pagan?

El pasado 15 de marzo la policía incautó un contenedor en el puerto de Algeciras(Cádiz) y dos más en el de Valencia.El primero contenía ropa de segunda mano, como se había declarado a aduanas, pero en los dos últimos había una máquina de embalar y, ocultos bajo montones de ropa usada, cinco toneladas de fardos, perfectamente empaquetados y marcados, con unos 20.000 uniformes militares sin estrenar: suficientes para equipar a todo un ejército.

El contenedor había llegado desde Arabia Saudí —aunque los uniformes parecen proceder de algún país de la OTAN— y estaba preparado para embarcarse rumbo a Turquía: primero al puerto de Mersin, frente a Chipre; y luego, ya por carretera,a la localidad de Bad al Hawa, al otro lado de frontera siria.

La operación, ordenada por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco,era continuación de la realizada el 7 de febrero,  cuando fueron detenidos siete presuntos integrantes de una red de apoyo al Estado Islámico en Ontinyent (Valencia), Ceuta y las localidades alicantinas de Crevillent, L’Alqueria d’Asnar, Muro d’Alcoi y Alicante.

1460310288_199851_1460313650_sumario_normal_recorte1

El presunto cabecilla de la trama era Ammar Termanini, nacido en Alepo (Siria) en 1972, y desembarcado en España en 2012, tras haber vivido en Holanda, Bélgica y Reino Unido. En España, montó una empresa, Tigre Negro S.L., de la que era administrador único, dedicada a la exportación e importación de productos textiles. Bajo la cobertura de llevar ayuda humanitaria, hizo varios envíos a Siria, a donde viajaba con frecuencia.

Termanini no ocultaba de qué lado estaba: en Facebook colgó fotografías suyas con armas automáticas en el paso de Bad al Hawa y en la ciudad siria de Idlib, bajo control de Al Nusra. Las escuchas telefónicas revelaron cómo, al igual que muchos yihadistas, había mudado de lealtades, pasando de trabajar para la filial siria de Al Qaeda a servir al autodenominado Califato. En el registro se le incautó una pistola de calibre 22 Long Rifle, obviamente ilegal.

El financiero de las operaciones de Termanini era, supuestamente, Mohamed Abu El Rub Karima, nacido en Jordania en 1960 y vecino de Ontinyent. En su nave del polígono industrial de L’ Altet se hallaron uniformes como los incautados luego en el contenedor de Valencia. Para recaudar fondos y efectuar pagos,

recurría a la hawala, el sistema tradicional musulmán basado en la confianza que permite mover dinero entre distintos países sin dejar el rastro de las transferencias bancarias.

El ideólogo del grupo era supuestamente Nourdine Chikar Allal, empresario marroquí residente en Muro d’Alcoi y presidente de la mezquita de Cocentaina quien se encargaba, gracias a sus contactos en Turquía, de despejar los obstáculos con los que tropezaban los envíos hasta llegar a su destino final.

Como en muchas otras ocasiones, alguno de los implicados es un viejo conocido de los servicios de información españoles: Hitham Sakka Al-Kasim, nacido en Homs (Siria) y detenido en Ceuta, fue investigado por la Audiencia Nacional en relación con los grupos vinculados al 11-S; mientras que su hermano lo fue por los atentados del 11-M.

Otros dos detenidos, un marroquí y un sirio, eran los empleados de confianza de Termanini en Tigre Negro, pero entre los presuntos implicados hay también un español: Simón Richart Lucas, nacido en Muro d’Alcoi y residente en L’Alqueria. No se trataría de un converso ni de un fanático yihadista, sino de un empresario

escaso de escrúpulos dispuesto a no hacer ascos a ningún negocio, según quienes le conocen.

La red no solo enviaba uniformes al Estado Islámico, sino que gestionaba cualquier clase de pedido. Por ejemplo, un tipo de fertilizante que no se vende en España y sirve para producir explosivos que Termanini habría encargado adquirir a Hitham.

La madeja de la trama de apoyo al Estado Islámico es muy compleja y tiene ramificaciones en múltiples países. Los investigadores sólo empiezan a desentrañarla ahora, pero están seguros de que —como sucedió con ETA en su día— para vencerlo no basta con detener a los combatientes: hay que cortar su financiación, cegar las vías de aprovisionamiento logístico.

EL PAIS

Etiquetas:

2 comentarios to “Los sastres del Estado Islámico”

  1. Es curioso que siendo Al Andalus un territorio que los arabes mahometanos consideran tan suyo como “palestina” no hayan habido tantos operativos como en Reino Unido,Belgica, Francia o tanto riesgo de atentado como en Alemania.

    Por que sera?

    Sera por que el gobierno ha decidido segregar en los colegios publicos a los alumnos musulmanes para enseñarles el Islam? Sera por que Al Andalus siempre ha sido un refugio para los terroristas islamicos? Sera por que el gobierno siempre vota en favor de los intereses mahometanos en general y de los yihadies “palestinos” en particular en contra del estado democratico de Israel? Sera por que el rey emerito de los espanyoles tiene unas excelentes relaciones (de subordinacion personal y comercial) con el rey de Arabia Saudi al que llama “hermano mayor”?

    Pues no va a ser suficiente…

    Le gusta a 1 persona

  2. si,aun con todo eso,tampoco es improbable un ataque

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: