“Moisés y Aarón”, de A. Schönberg, estreno en el Teatro Real de Madrid

por franny

La gran ópera “Moisés y Aarón”, de Arnold Schönberg, se estrena en el Teatro Real de Madrid con la colaboración de la Opera de Paris,  escenografía vanguardista de Romeo Castellucci y dirigida por Lothar Koenigs.

P HUERGO CASO PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO

El Teatro Real de Madrid , en colaboración con la Opera de Paris, sube a escena la decisiva ópera de Arnold Schönberg, basada  en el libro del Exodo , escenifica líricamente la  historia sobre el amor hacia aquello que solo podemos imaginar. Esta ópera, inacabada,  pone en jaque a todo un pueblo, enfrentando sus implicaciones religiosas y la “verdad desnuda”. Se estrenó el 6 de junio de 1957 en el Stadttheater de Zúrich.

1461606454_273540_1461607881_miniatura_normal.jpg

Uno de los actores de la ópera es EasyRider, un morlaco de 1.500 kgs.  que ya ha actuado en la Ópera de la Bastilla de París y que emula al Becerro de Oro en la polémica obra lírica  Moisés y Aarón.  Y además, en  escena, el montaje de Castellucci exige la implicación de 400 profesionales: incluidos los músicos (110), los miembros del coro (80), los bailarines (40), los figurantes (una veintena), así como un equipo de seis alpinistas y tres submarinistas.

“Soy por tres veces apátrida: como un bohemio entre los austríacos, como un austríaco entre los alemanes, y como un judío en el mundo entero. Soy un intruso en todas partes, bienvenido en ninguna.”

A. Schönberg, Viena 1874,  creador de la tonalidad dodecafónica, era hijo de un zapatero vienés y una judía  praguense, que como tal, con la llegada al poder del nazismo emigró a los Estados Unidos.

Schoenberg_1900 (1).jpg

La trama de la ópera, basada en el relato bíblico, como no podía ser de otra manera, gira alrededor del total antagonismo entre la religión del pueblo (que siempre posee una vertiente más o menos de idolatría) y la Verdad desnuda y pura (que  con frecuencia puede dar lugar a una peligrosa idolatración del concepto). Ambos polos están simbolizados en Moisés y su hermano.  En gran parte, Moisés y Aarón fue una respuesta provocativa a los movimientos antisemitas centro europeos y una expresión personal de su propia crisis de “identidad judía” en la misma época en que en el mundo germano parlante se empezaban a notar ostentosamente los primeros indicios de crueldad del sistema político nacionzalsocialista.

enlacejudio

A %d blogueros les gusta esto: