Una niña perdida

por foxylady

Amina-Ali-Nkeki-Boko-Haram_917920558_105455322_667x375

Fuente: lainformacion.com

¿Quién es Amina Ali Nkeki? La esperanza para las familias de las niñas de Boko Haram

Por Susana Campo  18/05/2016-18:15

 

Amina Ali Nkeki tenía 17 años cuando varios hombres armados irrumpieron en su aldea el 14 de abril de 2014 y la secuestraron junto con otras 274 niñas. Los militares la encontraron con un bebé en sus brazos, aunque esta versión no fue confirmada por fuentes oficiales o por algún familiar.

Amina Ali Nkeki ha vuelto a la vida después de dos años en el infierno. Tenía 17 años cuando un grupo de hombres armados, subidos en camionetas, irrumpieron en su aldea y la secuestraron junto con otras 274 niñas.Era el 14 de abril de 2014 y el grupo Boko Haram firmaba el secuestro masivo de las jóvenes, una acción con la que conseguía aparecer en todos los medios de comunicación y que todo el mundo hablaran de ellos. Hoy, poco más de dos años después de su secuestro, se ha convertido en la primera de las niñas de Chibok rescatada con vida de las garras de Boko Haram. La joven caminaba por la jungla de Sambisa, en el norte de Nigeria. Con la mirada perdida y sin rumbo, fue hallada por miembros del Ejército de Nigeria que la encontraron en el interior del bosque que sospecharon y confirmarían horas después: era una de las jóvenes raptadas hacía dos años. “Fui a buscar leña”, asegura la BBC que dijo la joven. Desde el bosque fue trasladada hasta Chibok, donde se reencontró con su madre, quien pudo identificarla dos años después del secuestro masivo. Su tío, Yakubu Nkeki explicó que su sobrina está bien. “Embarazada pero sufriendo”, añadió. Sin embargo, varias agencias señalan que los militares la encontraron con un bebé en sus brazos, aunque esta versión no fue confirmada por fuentes oficiales o por algún familiar. Amina Ali Nkeki regresa a su hogar pero las cosas en su familia ya no son como eran: su padre murió mientras ella permanecía bajo el poder de Boko Haram. Hosea Abana, jefe de la Asociación de Padres de Chibo, explicó que los soldados que rescataron a Amina fueron afortunados: “Ella decía que había salido a buscar leña. Es por eso que los vigilantes la interceptaron. Les dijo que el Ejército Nigeriano no podía penetrar la jungla para dar con ellos porque estaban muy seguros en Sambisa, que todas las demás adolescentes estaban allí, excepto por seis que ya habían muerto”. La joven ha indicado que el resto de las niñas están bien y se les ha protegido de las operaciones del Ejército en el bosque de Sambisia, si bien seis de ellas han fallecido.

La estigmatización y la sospecha planearán sobre la joven

La vuelta a casa de Amina no será fácil. La estigmatización y la sospecha que haya sido convertida en terrorista planeará sobre ella. Sus vecinos pensarán que, quizás, sea una niña suicida como las que han sembrado el terror en el país en los dos últimos años. El grupo terrorista Boko Haram no tiene piedad de los más débiles y por eso lleva más de un año utilizando a niñas y mujeres como terroristas suicidas, sabedores que despiertan menos recelos en las fuerzas de seguridad. Desde junio de 2014 se contabilizan 113 mujeres y niñas enviadas como terroristas suicidas por Boko Haram. Amina es también el rostro de la esperanza para las más de 200 familias que siguen esperando a sus hijas. Ellas han visibilizado el conflicto al que se encuentra Nigeria, un país amenazado por el grupo islamista Boko Haram que en el último año ha jurado lealtad a Estado Islámico y ha puesto en marcha su sangrienta campaña para establecer un califato. Se calcula que desde 2009, Boko Haram es el responsable de la muerte de más de 20.000 personas y del secuestro de, al menos 2.000. El conflicto ha provocado más de 2,6 millones de desplazados.

A %d blogueros les gusta esto: